jueves, noviembre 14, 2019

TELEVISIóN | 05-11-2019 11:39

Atrapa a un ladrón: Intrigas en Barcelona y Buenos Aires

El numeroso elenco de calidad homogénea, se desempeña con oficio y solvencia, pero la serie decae mucho en los excesos de guiños y modismos porteños.

En la película “To Catch a Thief” (1955) veíamos el glamoroso y sofisticado mundo de millonarios en la Riviera francesa. Con formato de thriller romántico, Cary Grant encarnaba a un elegante ladrón de guante blanco, retirado, conocido por su sigilo y habilidad como “el Gato”, que es buscado por la policía de la Costa Azul debido a una serie de robos, que llevan su sello, en los más elegantes hoteles. Deberá entonces no sólo huir de la policía sino descubrir también quién se está haciendo pasar por él. Una de las siguientes probables víctimas es la madre de una rica heredera americana, interpretada por la bellísima y algo gélida Grace Kelly. Si bien “Atrapa a un ladrón”, su traducción literal, es considerada una de las obras menores del director británico Alfred Hitchcock, ese guión de John Michael Hayes basado en la novela homónima de David Dodge, fue el cimiento de esta costosa serie española-argentina de diez capítulos.

Creada por Javier Olivares y Jordi Calafi los “showrunners” de televisión más conocidos en España, responsables de varios éxitos como “El ministerio del tiempo”, “Isabel”, “Kubala” y “La Riera”; ahora está situada en el presente, entre Barcelona y Buenos Aires, pero aunque se puede apreciar el impactante paisaje de la Costa Brava y un casamiento al aire libre, las similitudes con el film estadounidense terminan ahí.

La trama se inicia en el momento que Juan Robles (Pablo Echarri) galerista argentino, con pasado de ladrón de costosos cuadros y nunca descubierto, se está por casar con Lola Garay (Alexandra Jiménez) una policía barcelonesa, quien llega tarde a su boda por persuadir a un asaltante bancario, a plena luz del día y rodeada de cámaras de noticieros, para que se entregue de forma pacífica. Sin embargo, otro robo y detención en Buenos Aires empañan la incipiente alegría de la pareja.

Sin duda, la serie producida por Viacom y Telecom se distancia del original y hace foco con humor e intriga en la complicidad y amores de los protagonistas amenazados por la escalada de atracos que ponen al descubierto el juego de ocultamientos. Alcanza buen ritmo cuando Robles decide rearmar, a su pesar, la banda criminal y los enredos que eso genera pero decae mucho en los excesos de guiños y modismos porteños. Tampoco ayuda, no obstante lo novedoso, el chisporroteo visual de pantallas múltiples.

De todos modos, el numeroso elenco de calidad homogénea, se desempeña con oficio y solvencia, y es un placer ver a ese actor para el mundo que siempre fue el gran Roberto Carnaghi. Sus escenas son verdaderas lecciones de actuación.

Calificación: *** 

"Atrapa a un ladrón". Serie de ficción. Miércoles a las 23:30 por Telefe y Cablevisión Flow. Con Pablo Echarri, Alexandra Jiménez y elenco. Dirección: Javier Olivares.

Galería de imágenes

Alejandro Ullúa

Alejandro Ullúa

Periodista crítico de televisión.

Comentarios

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario