Personajes / 5 de septiembre de 2013

Sabrina Garciarena: “Con Germán vencimos muchas batallas”

Mientras filma una película y está por estrenar otra, habla de las idas y vueltas con Germán Paoloski, de independencia precoz y desapego.

Parece más chica de lo que es. También se la ve frágil. Pero el adjetivo queda desmentido por su currículum: a los 4 años se armaba ella misma la valija y se iba a pasar unos días a la casa de su madrina; empezó a trabajar a los 15; a los 19 se fue a vivir sola; a los 25 estaba haciendo carrera en Europa. Ahora, Sabrina Garciarena está filmando “Los inocentes”, una coproducción con Colombia, que mezclará el género de época con el de terror; espera el estreno del film de Alberto Lecchi “Sola contigo” para octubre, es la imagen por tercer año consecutivo de la marca de lencería “Sol y Oro” y negocia su posible participación en una nueva tira televisiva.

Se define muy independiente y rompedora de estructuras. Pese a eso, la convocan en forma recurrente para hacer personajes de época. “Vengo de hacer `Felicitas´ (la película de Teresa Costantini), dos miniseries de época para Italia de seis meses cada una y ahora “Los inocentes”. Entonces estoy más tiempo encorsetada y con esas ropas y peinados que hacen a los personajes mucho más fríos, sometidas a sus maridos… ¡con lo que yo soy!Yo era así (hace un gesto de baja estatura), mi papá decía algo y yo contestaba: `no, por tal y tal cosa´”.

Noticias: ¿Les preguntó a los directores por qué la llaman para ese tipo de personajes?
Sabrina Garciarena: Dicen que mi tono de voz es más neutro, un poco la imagen, no sé. Son películas difíciles. En España, por ejemplo, vengo haciendo cosas de comedia que nada que ver, mucho más frescas, tanto que parezco otra persona, desde el look, la energía, todo. Necesitan alguien muy arriba y divertida, y me llaman.

Noticias: ¿Cuál de esos dos estilos tan opuestos es más parecido al suyo?
Garciarena: Yo soy una dualidad. Por momentos soy una persona alegre y voy contenta por la vida y, por otros soy medio melancólica, me meto mucho para adentro.

Sabri-Garciarena-JF-37

Noticias: ¿Cuándo le aparece la melancolía?
Garciarena: El año pasado cuidé mucho a mi abuelo, justo me tocó estar en Buenos Aires, pasé meses cuidándolo y cada vez que me iba del geriátrico en el que estuvo el último tiempo, me iba rota, a un nivel que nunca me pasó en mi vida. Me daba mucha tristeza verlo mal, tenía 98 años pero estaba tan bien y, de un día para otro ví cómo caía. Me lo hubiera llevado a mi casa, lo que pasa es que era una responsabilidad tan grande, no sabía si iba a poder pero te juro que… Cuando se murió, me hice un barquito en la muñera (muestra el tatuaje) porque él era marinero. Pero nostalgia puede ser eso o cosas que me indignan de la vida, tengo mis momentos de reflexión pero como hago terapia desde chica…
Noticias: ¿Desde qué edad?
Garciarena: Catorce, a esa edad empecé a trabajar y tenía muchas preguntas y pocas respuestas y se me ocurrió.

Noticias: ¿Cuál era el rollo principal?
Garciarena: Entenderme con mis papás. Mirá que mi familia es muy típica, almorzamos todos juntos los domingos, son rebuenos trabajan un montón, tengo cuatro hermanos. Pero yo siempre fui la del medio, muy independiente. Mi papá se ríe y me dice que yo me armaba una valija chiquita con mis cosas y me iba a la casa de mi madrina… se re enojaban conmigo, siempre me quería ir.

Noticias: ¡Abandónica desde el principio!
Garciarena: Sí, se ve que es mi esencia y hasta el día de hoy lo hago. Es difícil para la gente que te quiere porque no comprende mucho, es como un desapego, pero el desapego bien visto es algo positivo porque seguís amando y cuidando a todos. Pero a veces no entienden que te vayas tantos meses a filmar, que vayas y vengas. Aunque afuera tengo una vida renormal. Soy muy práctica, yo empecé a trabajar a los 15, mi papá me vio en una publicidad y no entendía nada.

Noticias: ¿Él no estaba al tanto?
Garciarena: No, es que yo dije “voy a un casting” pero fui y filmé. Me adelanté a que vieran el proceso, ya me había hecho un book de fotos con un amigo del barrio, tenía representante.

La proyección internacional fluyó y, según ella, no como estrategia. En el 2007, Sabrina había ido a visitar a su mejor amiga a España. En medio del viaje no pudo con su genio, se puso a hacer castings y quedó para “Cuestión de sexo”, una telecomedia semanal española con Diego Peretti. Luego, una cosa llevó a la otra: en Italia la contrataron para una miniserie de época; después para otra en Túnez y otra en Uruguay (ambas producciones italianas) y en el medio, una película en España y otra miniserie en el mismo país. Mientras tanto, fue y vino en su relación con el periodista Germán Paoloski.

Noticias: A los 25 ya estaba cumpliendo el sueño de hacer carrera en Europa, ¿se llegó a marear?
Garciarena: No, cero. ¿Sabés cuáles eran mis preocupaciones?: a Madrid fui una sola vez, cómo hago para alquilar un departamento si piden una cuenta en el banco, tengo que congelar 8.000 euros, olvidate, cómo lo hago… tengo que sacar el pasaje, decidir cuánta plata me llevo… Para mí era un tema de trámites.

Sabrina Garciarena: “Con Germán vencimos muchas batallas”

Noticias: Durante un impasse con Paoloski, dijo que prefería irse a Europa a no hacerlo y recriminárselo en diez años.
Garciarena: Él también es muy apasionado con lo que hace, entonces nunca me iba a decir “no lo hagas”. Hay un punto en el que los dos comprendemos al otro. No me iba a querer más o menos porque me quedara y esa era una experiencia que no iba a poder repetir. En el medio estuvimos separados.

Noticias: Ha dicho que a la distancia se puede seguir sintiendo amor, pero no sostener una pareja, ¿no?
Garciarena: Yo sí podía… a él le costaba, lo lastimaba, yo soy más independiente, él quiere estar todo el tiempo conmigo. A veces se confunde, porque amor hay, no es que uno quiere más o menos, es diferente la manera de pararte ante la vida. Cuando me fui, hacía muy poquito que estábamos saliendo con Germán. De hecho, yo no quería seguir con la relación porque recién empezábamos, él insistió y la fuimos llevando, pero en un momento…

Noticias: La sensación es que así como no podían terminar de unirse, menos podían terminar de separarse.
Garciarena: Es que nos conocemos desde siempre, tenemos tantas cosas y gente en común, que siempre nos cruzábamos. Si me hubiera querido quedar a vivir en España quizás no volvíamos nunca, pero sabía que yo volvía y ninguno de los dos hacía pareja tampoco… tuvimos mucho tiempo de decir “no, pará, yo me voy a volver a ir”…  Ahora estamos bien, en un buen momento.

Esta es una versión digital adaptada de la nota publicada en Revista Noticias edición 1915. Para adquirir la versión completa haga click aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *