Personajes / 4 de mayo de 2016

Julia Calvo: “A mí me salvó el trabajo, es sanador”

Protagoniza “Manzi, la vida en orsai” y participa en “La leona”. Devoción por la Virgen, tragedia familiar y pluralidad política.

Es el día de hoy que me siguen saludando en la calle y miro al cielo –no por Dios sino por mis viejos– y digo gracias. En alguien quedé y es bárbaro”, dice Julia Calvo al final de la charla en su camarín del Tabarís. Es muy agradable en el trato y parece sencilla, sin mucha vuelta. Habla de dolores y pasiones, el trabajo, la política y su devoción religiosa.

Esta noche la espera una nueva función de “Manzi, la vida en orsai”, elogiado y premiado musical, que protagonizan Jorge Suárez y ella misma, en la piel de la cantora Nelly Omar, amante del poeta.

Noticias: Da la impresión de ser accesible, fácil de llevar. Copada, para decirlo en lenguaje adolescente.

Julia Calvo: Te agradezco. Soy abierta y accesible salvo cuando me ofusco, que es cuando las cosas son porque sí, no son claras y no hay una explicación. Eso de lo atamos con alambre me saca un poquitito. Y no es porque tenga todo claro en mi vida.

Noticias: ¿Qué pasa cuando reacciona?

Calvo: Me erizo, pero no soy agresiva. Hasta no hace mucho me tildaban de diplomática, de no comunicar lo que pensaba, estando en contra de algo. Pero una tragedia inexplicable hizo que quisiera entenderlo todo. Entonces ahora pido explicación y comunico mis porqués.

Noticias: ¿Una tragedia?

Calvo: Sí, hace unos años falleció mi hermana menor. Una tragedia inexplicable que uno no se espera. Más allá del dolor, uno se cuestiona muchas cosas. A veces me enojo conmigo y me digo: “¿Qué pasó hoy, Julia, qué pasó con la producción?”.

Noticias: ¿Qué la ayudó a salir adelante? Porque en esa época también fallecieron sus padres.

Calvo: En tres años fallecieron los tres. Me salvó el trabajo. Esta profesión es sanadora. Trabajás con las emociones, el cuerpo, la transmisión, la proyección y eso te abre. No hay forma de cerrar ningún conducto y eso hace que se recicle, que vaya y vuelva una fortaleza. Con mi trabajo doy y cuando das, recibís. Parece simple, pero en esos momentos es cuando más se valora.

Noticias: En el camino hizo muchos años de terapia, ¿no?

Calvo: Muchos. Primero con un psicólogo, después, con un psicoanalista-psiquiatra; fue un trabajo interesante, un entrenamiento en el conocimiento de uno, la introspección. Pero fui dada de alta y no porque quisiera.

Julia Calvo convive con la actuación desde que tiene memoria. Actriz profesional desde el ’82, directora y docente, mostró su versatilidad en diversas obras (“Calígula”, “Otelo”, “Casi ángeles”, “Piaf”) y éxitos televisivos (“Soy gitano”, “Padre coraje”, “Mujeres asesinas”). El teatro fue su cuna, pero la televisión le dio trascendencia. Hoy se la puede ver en “La leona” interpretando a una obrera textil. Nunca pasó desapercibida ni para la crítica ni para el público y ganó importantes premios.

Noticias: ¿Por qué eligió actuar?

Calvo: Soy curiosa, quería ser azafata, médica, de todo. Pero la actuación siempre estuvo en mí. A mis viejos jamás les llamó la atención. Después de cenar, se iban todos a sus cuartos y yo me quedaba en la cocina haciendo mi show.

Noticias: Sola, sin público.

Calvo: Uno siempre imagina el público. Genera ese espectador que recibe. Por suerte, casi todos los proyectos que hice tuvieron algo para decir. Rara vez hago algo que no me terminara de convencer. Por plata nada más, creo que no hice mucho.

Noticias: ¿Se entusiasmó enseguida cuando le ofrecieron “Manzi…”?

Calvo: Inmediatamente porque se dio un combo maravilloso. Trabajar con Jorge, mi mejor amigo, casi mi hermano, con Néstor Caniglia, un amigo entrañable, con tres músicos en escena, casi ideal, mágico, y con ese poeta.

Noticias: Y esa cantora.

Calvo: Sí, esa cantora. No llegué a conocerla, pero Nelly estaba al tanto de la obra, de quién hacía de ella, qué ropa se ponía, de las canciones y hasta mandaba amigos. Me gustaba escuchar sus reportajes para ver qué pensaba y tener material para componerla. Era una mujer fuerte e independiente y, a su vez, frágil frente a ese amor tortuoso, lleno de admiración, despecho e imposibilidades. Se separó por Manzi. Fue un gran amor.

Noticias: Siempre habla de Jorge Suárez como su hermano del alma.

Calvo: Sí, nos miramos y sabemos por dónde va el otro. Fuimos compañeros del conservatorio, dimos clases, trabajamos juntos. Además soy madrina de su hija Violeta y su esposa es mi mejor amiga. Imaginate lo que es para mí trabajar con él. Además, contar ahora con la producción de Gustavo Yankelevich y su equipo es un placer. Que Gustavo apostara a Manzi fue conmovedor porque era una reposición. Pero le gustó cuando la vio y a Rottemberg, que volvió hace poco, también. Que nos digan que hace muchos años que no ven algo así es importante. También la reacción de la gente aplaudiendo de pie. Hay un gracias muy especial en ese aplauso. Es mágico.

Noticias: ¿Cómo llegó al canto?

Calvo: Me acompaña desde la cocina de mi casa. Repasaba una y otra vez un montón de musicales que veía con mis viejos. Pero nunca lo tuve como oficio ni estudié canto. Soy una actriz que afina bien.

Noticias: ¿Es tanguera?

Calvo: Soy rockera-tanguera. En mi discoteca tengo tango, rock nacional y sinfónico, jazz, blues; soy una compradora compulsiva de discos. Llegué a gastar medio sueldo del San Martín en discos. Cobraba y me iba directamente a Zivals.

Noticias: En “La leona” interpreta a Betty, una obrera textil bastante ingenua. Su marido le es infiel con su mejor amiga.

Calvo: Betty es ingenua y negadora. Básica, en el buen sentido, tan leal al trabajo, a la familia, a los amigos. Desde el principio me pareció un personaje hermoso, pero me daba miedo que al ser tan cándida y tan llena quedara como una tarada. Pero después terminó siendo un personaje muy agradecido. Además, tenía ganas de volver a trabajar con Nancy, con la que habíamos trabajado en “Padre coraje”, y con ese equipo tan lindo.

Noticias: Poco antes de salir al aire la novela sufrió un miniboicot en las redes sociales, que apuntaba esencialmente a Echarri y Dupláa por su militancia kirchnerista. ¿Cómo lo vivió usted?

Calvo: Crucé los dedos para que todo saliera bien. Es bueno que cada uno diga su opinión, pero no como campaña, porque la verdad es que somos todos laburantes. Además, más pluralidad que en la productora El Árbol… Martín y Pablo piensan exactamente lo opuesto en política, pero en el trabajo producen, generan y eso es maravilloso. Yo estoy mucho en Twitter: ojalá hubiera más pluralidad y no tanta pelea. Eso de “porque lo digo yo y punto” es de la época de mis abuelos. Las cabezas y las necesidades son otras.

Noticias: ¿Usted tiene o tuvo militancia política?

Calvo: No, nunca milité. Me parece que desde nuestra actividad no está bueno. Nosotros somos transmisores de cultura, personajes, historias e ideas. La cultura debe bajar una idea, pero la bandera del artista es el material. Estoy en contra de la guerra, pero ensayando una obra sobre Juana Azurduy para colegios secundarios y leyendo sus textos, se me eriza la sangre y me emanan las lágrimas al imaginarme a esa mujer con un rebenque entre los dientes y su hija más pequeña, tratando de matar sargentos que las asediaban.

Noticias: ¿Qué opina de sus colegas que adhieren públicamente a un partido o un gobierno?

Calvo: Todo mi respeto mientras no se anule al otro. Trabajo desde el año ’82 y nunca tomé partido porque mi partido es el laburo. Necesitamos aceptar más para poder seguir generando. El no es una calle sin salida. Y a lo único que digo no es al celular en el teatro.

Noticias: ¿Tiene una opinión, como ciudadana, del gobierno de Cambiemos?

Calvo: Estoy con mucho miedo, como todos, porque el cambio fue muy radical. Pero yo, que no creo en ningún político, les tengo mucha fe a las transiciones siempre y cuando no caigan cabezas. Los cambios y las transiciones dan miedo. Estamos en ese momento donde hay cosas ganadas, cosas perdidas, otras a descubrir y otras a no repetir. Lo que no me va es el porque sí. Eso ya lo conocimos hace cuarenta años y no está bueno. Si hay una explicación, una forma y un mapa para entender, confío y apuesto.

Noticias: En su camarín hay varias estampitas. ¿Es muy creyente?

Calvo: Sí, tengo a San Cayetano, a María del Rosario de San Nicolás y a la Virgen de la Medalla Milagrosa, de la que soy devota. Soy creyente, pero no muy practicante.

Noticias: ¿Cómo es su vida fuera de lo profesional?

Calvo: Estoy bastante tranquila, bastante “om”. Me ocupo de mi casa –no hace mucho me mudé a Olivos– camino, nado, veo a mi familia, mis amigos. Pero no estoy saliendo ni haciendo mucha vida social.

Noticias: ¿No está en pareja?

Calvo: No, después de mi última pareja decidí ni intentarlo por un buen rato. Pero ya va siendo tiempo. Pensé que con el personaje de Nelly Omar iba a tener arrastre, pero no apareció todavía.

Noticias: ¿Estuvo casada?

Calvo: No, pero conviví con todos, salvo con un novio. Tremenda, demasiado. Por eso necesito mi propio espacio. Y si estuviera de novia de vuelta no sería mala idea que cada uno viva en su casa.

Noticias: ¿El no haber tenido hijos fue una elección personal?

Calvo: Una sola vez lo deseé enormemente, pero después la vida, el trabajo, los años, será para la próxima. Igual, no estoy triste ni me quedó como algo pendiente. Si me enamorara de vuelta adoptaría con todo placer, pero tampoco adoptaría a los sesenta, porque ya sería una abuela.

 

Cecilia Escola

Fotos: Juan Ferrari

 

Comentarios de “Julia Calvo: “A mí me salvó el trabajo, es sanador””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *