Sociedad / 18 de marzo de 2018

Con regreso de Verónica Lozano: cuatro mujeres se adueñan de la tarde en la TV

Por primera vez, compiten con un magazine de actualidad en la televisión abierta. ¿Avance feminista o más de lo mismo?

Por

La tarde ahora es más de las mujeres que nunca. Al menos, en la televisión abierta. Con la vuelta de Verónica Lozano a la pantalla de Telefe las conductoras se adueñaron de la hora de la siesta. Mariana Fabbiani en El Trece, Pamela David en América y Maju Lozano en Canal 9 son las figuras que eligieron los canales para conducir el formato estrella de los últimos tiempos: el magazine de actualidad. En tiempos de debate de género, las autoridades de los canales apuestan a sus figuras femeninas. Rodeadas de un ejército de panelistas y con productos similares, tanto desde lo estético como desde el contenido, ellas ganan terreno. Atrás parecen haber quedado las tradicionales duplas de conductores formadas por un hombre y una mujer y mucho más atrás todavía la idea de mujeres que conducen, a la tarde, “programas para mujeres”.

A pesar de que las cuatro conductoras ya estaban al aire, esta será la primera vez que van a compartir horario. Las autoridades de los canales están convencidas de que las conductoras tienen con qué posicionarse en la grilla y por eso, tanto Canal 9 como Telefe adelantaron el horario de sus magazines, “Todas las tardes” y “Cortá por Lozano”, para que pudieran competir directamente con los dos ciclos que lideran la tarde: “El diario de Mariana” y “Pamela a la tarde”.

Herederas del camino que iniciaron Mirtha Legrand y Susana Giménez, la presencia de conductoras mujeres empieza a dejar de ser una excepción. De hecho, en otro horario, este 2018 le da la bienvenida en la tevé abierta a Carolina “Pampita” Ardohain, que trasladó el ciclo que se emitía por el cable a la pantalla de Telefe. Al igual que el resto de sus colegas, la ex modelo será la figura de un magazine de actualidad.

Para algunos, estas presencias confirman que el avance femenino es imparable mientras que para otros, estas figuras, a pesar de ser mujeres, replican modelos del pasado.

Avances y límites. Aunque iban en horarios diferentes, Mariana Fabbiani y Pamela David fueron las primeras de esta nueva camada. Comenzaron centrándose en la farándula pero pronto sus productos fueron virando hacia el magazine. El formato fue exitoso, se instaló y las empresas lo ven provechoso: “Me parece que al haber una conductora mujer se genera empatía con el público, sobre todo en el magazine de la tarde. Ha sido un trabajo de construcción y perseverancia que, de a poco, nos hemos ido ganando las chicas. Y los auspiciantes muchas veces prefieren mujeres para que se vendan PNT y tandas”, cuenta Verónica Lozano, que vuelve al aire el lunes 19.

Maju Lozano coincide con esa mirada y cree que “esta presencia tiene que ver con que hay una necesidad de escuchar a más mujeres y la gente quiere ver a más mujeres en la tele. Eso es bueno y tiene que ver con todo lo que está pasando”. Su programa, que arrancó en noviembre del año pasado, tiene la intención de posicionar a Canal 9, que en los últimos años se había enfocado en enlatados extranjeros, e imprimirle un tinte de actualidad. A la hora del contenido, Maju le insiste a su producción en contar con especialistas de cualquier rubro que sean mujeres.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con que este avance femenino signifique grandes cambios en la televisión. Para Florencia Cremona, licenciada en Comunicación Social y experta en temas de género, “que haya mujeres en la pantalla no significa necesariamente que ellas tengan una perspectiva de género”, y agrega: “Utilísima, por ejemplo, llegaba a toda América latina y las chicas hablaban sólo sobre costura y cocina”.

En la misma línea opina la analista de medios Adriana Amado: “Estas chicas tienen muchísimo carisma, encanto y son muy buenas presentadoras. La pregunta que nos tenemos que hacer como comunicadoras es por qué el rol de la ‘información seria’ sigue siendo responsabilidad del hombre. Hoy hay muy buenas periodistas con micrófono, pero la sociedad busca la referencia sobre algunos temas en los hombres”.

Medios contradictorios. Con el tema de las mujeres presente en la agenda mediática, sobre todo luego de la última marcha del 8M y con el debate sobre el aborto a punto de darse en el Congreso, la discusión sobre la cuestión de género hacia el interior de los medios se vuelve inevitable. Tanto Cremona como Amado coinciden en apuntar a las contradicciones que subsisten en las empresas periodísticas. “En un trabajo que realizamos vimos que, por ejemplo, el diario que menos firmas de mujeres tiene es Página/12. Analizamos 3.400 noticias y sólo una de cada cuatro la firman mujeres y, generalmente, son sobre temas de derechos humanos o cuestiones que, tradicionalmente, se piensan como temas de mujeres”, asegura Amado.

Cremona insiste con que las contradicciones también tienen que ver con cómo se muestra a las conductoras. Hace hincapié en una trama menos visible que tiene que ver con el modo de acceso que, tradicionalmente, permitía a las mujeres ingresar a esos ambientes: a través de la belleza o de un hombre/marido que las ayudaba. “Hay cosas que resisten, hay una tensión entre viejas y nuevas formas. Se ve mucho en el modo estético. No vamos a ver a una presentadora que pese 100 kilos y tenga la cabeza rapada como sí podemos ver a un montón de varones que no cumplen con los cánones estéticos de belleza”, subraya Cremona.

Maju Lozano también cree que sobre los cuerpos de las mujeres hay mayor presión que sobre el de los hombres: “Cuando empecé me podían criticar por mi figura pero eso pasa cada vez menos. Falta muchísimo, pero estamos avanzando y las cosas van a seguir transformándose”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *