Menú
Sociedad / 25 de diciembre de 2015

Venganza narco en San Antonio de Areco

Por

Apriete. Hurtado cargó contra la connivencia política y policial con los narcos.

Quizá la palabra impunidad no alcance para dimensionar lo vivido por el periodista Sergio Hurtado, su pareja Cristina Gauna y los hijos de ella en la madrugada del viernes 11. Fue cuando dos delincuentes irrumpieron en la casa del barrio Plan Federal, en San Antonio de Areco, donde residen Hurtado, Gauna y sus dos hijos. Armados con cuchillos y una pistola, los delincuentes rompieron una ventana de la vivienda y llegaron rápido a la habitación donde dormían el periodista y su pareja. Allí les exigieron dinero, aseguraron que todo era en venganza por las denuncias contra el narcotráfico que había efectuado Sergio Hurtado en la radio local que dirige, FM Luna, y abusaron sexualmente de Cristina dos veces. Uno de los hijos de Gauna se dio cuenta de lo que sucedía. Tuvo que hacerse el dormido mientras era testigo auditivo del desastre.
A pesar de tener los rostros tapados con remeras, Gauna reconoció a uno de sus victimarios en un breve descuido de éste: era su vecino de la casa de enfrente. Al cruzar la calle, la policía encontró los elementos que fueron robados: dinero, celulares, alianzas, electrodomésticos y las llaves del auto de Hurtado, el que no se llevaron. Para sorpresa de todos, uno de los presuntos violadores tiene 18 años y había sido liberado tres días antes del ataque luego de pasar sólo siete horas detenido por otro robo a un hogar de familia. Junto al coautor del hecho, de 21, fueron trasladados a una comisaría en San Andrés de Giles, donde permanecen a disposición de la Fiscalía 2 de Mercedes.
Frente al enemigo. “Son vecinos nuestros”, sostuvo Hurtado en diálogo con NOTICIAS y añadió, preocupado, que “el padre de uno de ellos está preso, también por venta de droga, y estaría a punto de purgar su condena, salir en cualquier momento”.
“Desde la radio, lo que hacemos es denunciar faltas de insumos en los hospitales, falencias en el mantenimiento de la ciudad y también denunciamos el avance de las drogas en San Antonio de Areco, y a esta gente les molestó porque son parte del sistema”, indicó el periodista y contó que, al retirarse, uno de los atacantes le exigió que dejara de hablar “de los vecinos y de las drogas”.
La reacción oficial tras el robo y las violaciones no fue, precisamente, un acto de caballeros: según Hurtado, no hubo ni un llamado de solidaridad de parte de la intendencia a cargo del recientemente reelecto Francisco “Paco Durañona. “Ni siquiera fueron capaces de acercarse para saber cómo está mi señora”, se quejó Hurtado. El periodista ha denunciado en numerosas ocasiones el avance del narcotráfico y el consumo de estupefaciente. Incluso, asegura que parte de la problemática radica en que “hay efectivos policiales y funcionarios de la municipalidad que son consumidores” y que de esta manera “la policía está muy condicionada para atacar el flagelo que hoy existe: desde que este gobierno asumió hace cuatro años, y actualmente reelegido, no han habido operativos antidrogas ni campañas de prevención”.