Menú
Sociedad / 5 de marzo de 2016

La madre de una de las mochileras asesinadas investiga por su cuenta

Gladys Steffanini, la madre de María José Coni, recorre la zona del crimen en Ecuador en busca de más pruebas. Encontró nuevas evidencias y hasta se animó a increpar policías.

Por

Gladys Steffani pareció haber tomado un curso acelerado de detective privado. La madre de María José Coni, una de las mochileras asesinadas en Ecuador, viajó a ese país para cargarse al hombro la investigación del crimen de su hija y de la amiga, Marina Menegazzo, debido a la cantidad de irregularidades que la familia detectó solo con sentido común. Desde el 29 de febrero, es ella junto a su hijo Felipe que la acompañó, la encargada de recolectar pruebas e información. Golpeó puertas, buscó entre pastizales, increpó polícias y preguntó a gente que había conocido a su hija. Hasta encontró nuevas evidencias: pertenencias de las turistas mendocinas que no habían sido recolectadas en el rastrillaje oficial.
“El ministro del Interior ecuatoriano (José Serrano Delgado) llamó y le dijo a mi mamá que los cuerpos habían sido reconocidos, pero sin huellas dactilares. Ella enseguida se dio cuenta que debía ir en persona”, explica a NOTICIAS María Emilia, la hermana mayor de María José.

Con la misma facilidad con la que prende un cigarrillo atrás de otro, la dolida madre increpa a Víctor Aráuz, el jefe seccional de la Dinased (fuerza de seguridad ecuatoriana).

Esta faceta de Steffanini es novedosa. “Ella tiene un pequeño taller donde fabrica ropa”, cuenta a NOTICIAS su esposo, Jorge Coni. Sin embargo canalizó el dolor por la pérdida en búsqueda de Justicia y a través del sentido común de madre ha logrado reconstruir su propia investigación que la lleva a afirmar, cada vez con más fuerzas, que la versión oficial del gobierno ecuatoriano es falsa. Es la nueva Susana Trimarco, la madre de Marita Verón, que hizo historia en la búsqueda de pistas que la lleven a su hija desaparecida.