Menú
Sociedad / 26 de febrero de 2017

Calu Rivero: el negocio de ser una IT girl

La modelo fue invitada al Fashion Week de Nueva York, por el diseñador neoyorkino Marc Jacobs. Desde la primera fila, transmitió su experiencia por el Snapchat de Vogue. Cuánto gana.

Por

Calu Rivero, antes de asistir al desfile de Marc Jacobs, se lució caminando por la Gran Manzana.

Quien entiende de moda sabe que Fashion Week, New York y Marc Jacobs son una combinación explosiva. Y eso sucedió hace unos días atrás, en el evento al que acudió la “It girl” Calu Rivero.

Se trató de uno de los acontecimientos más importantes para los amantes de las nuevas tendencias, en una de las ciudades más vanguardistas del rubro y con uno de los diseñadores más prestigiosos y reconocidos a nivel mundial de los últimos tiempos. Cualquiera que quisiera codearse con este círculo expertiz “de lo que se va a usar” debería estar allí. Pero claro, no todos pueden darse el lujo de hacerlo como lo logró la argentina.

Ese encuentro es tan glamoroso y especial que cuenta con apenas unos pocos invitados y, a su vez, seleccionados rigurosamente. En esta oportunidad, por ejemplo, fueron 300 los elegidos para asistir al predio de “The Armony” en Park Avenue, lugar donde se llevó a cabo el desfile. Entre ellos se destacaron celebridades como Katy Perry, Frances Bean Cobain –hija del legendario músico de Nirvana–, Anna Wintour, directora de Vogue, entre otras figuras. Pero ahí, dentro de ese selecto y privilegiado público, estaba la actriz que fue especialmente convocada para presenciar en primera fila una de las pasarelas internacionales más top.

Según fuentes del mercado, la modelo cobraría en los eventos donde la contratan entre 40.000 y 80.000 pesos, dependiendo la marca, el tiempo dedicado y su rol a desempeñar. Por eso, en acontecimientos como el de la Semana de la Moda en Nueva York, el cachet debería haber sido más abultado. Según los expertos en relaciones públicas, un famoso que compromete su presencia allí podría llegar a percibir unos 5.000 dólares.

“En la cuenta de Instagram de Marc Jacobs, Calu Rivero como una de las invitadas vip en la red carpet del desfile en NY”, tuiteó una seguidora de la actriz al advertir sobre su convocatoria en el evento. Entretanto, otra joven fan de la actriz agregaba: “Calu Rivero manejando el Snapchat de Vogue en el desfile de Marc Jacobs, si será crackkk” (sic). Es que la modelo y DJ argentina no sólo ha presenciado, en una ubicación envidiable, la puesta artística del diseñador neoyorquino, sino que también manejó la cuenta de la red social de la revista Vogue, para reportar a la audiencia lo que sucedía en la presentación de la colección otoño/invierno de Jacobs.

 Influencers y cachet

Nadie puede negar que la “It girl” sabe manejar muy bien las redes sociales. La catamarqueña, con más de un millón y medio de seguidores en Twitter e Instagram, es reconocida como una de las “influencers” nacionales más destacadas, convirtiéndose en una referente para muchos jóvenes y, por supuesto, para las marcas que buscan desplegar sobre su imagen toda una estrategia de marketing online.

Por eso, prestigiosos nombres como Jacobs ponen el ojo sobre ella. Como también lo hizo Vogue, que la eligió para animar al público a través de su red social. Y le funcionó muy bien.

Según publicó el diario estadounidense New York Time, los influencers internacionales que tienen entre 3 y 7 millones de seguidores llegan a cobrar alrededor de 75.000 dólares por publicar una foto suya en un evento como el Fashion Week o con un producto vía Snapchat o Instagram. En el caso de Twitter, el monto se reduce a 30.000.

Con lo que respecta a Calu Rivero, algunos expertos en comunicación digital sostienen que la modelo cobraría “hoy un paquete de tuits, para promocionar una marca, entre 10.000 y 20.000 pesos”.

Las redes sociales son la principal herramienta que tienen los influenciadores. A través de ese medio promocionan con textos o fotos a sus clientes y esperan que los followers compartan, retuiteen o indiquen qué les gustó. Por eso, la mayoría de los posteos que la actriz realiza, forman parte de su negocio. Toda una transacción redituable si se tiene en cuenta los números aislados que, entre eventos y publicaciones, surgen.

Fashion números

Este desfile de moda, uno de los que tiene más glamour en el mundo porque convoca a modelos top y profesionales de la moda, mueve más de 900 millones de dólares cada año, según especifica la Corporación de Desarrollo Económico de la ciudad. Además,  agregan que esta industria genera 11.000 millones en salarios de todos los que participan.

Entretanto, la niña mimada del marketing, como la suelen llamar los profesionales del sector, no para de facturar. Ella promociona, sponsorea o simplemente concurre a destacados eventos sociales, cuyos honorarios muchas veces superan ampliamente al que pueden tener consagradas celebridades. Al parecer, si se hiciera una revisión por su currículum actual todo indicaría que la “It girl” argentina encontró con su entusiasmo, frescura y sensualidad una forma de hacer de su propia persona una empresa. Ahora las marcas la buscan y sus seguidores, parte fundamental de esta ecuación, la celebran.