Sociedad / 30 de marzo de 2017

Desconocían que Prellezo no puede ser abogado

A pesar de contar con sentencia firme desde 2009, en el Colegio de Abogados de Quilmes tomaron por válido un certificado presentado por el asesino de Cabezas.

Este lunes Gustavo Prellezo volvió a ser noticia por lo único que es noticia: sus problemas con la Justicia. El asesino del fotógrafo de NOTICIAS José Luis Cabezas fue liberado en enero de este año al cumplirse 20 años del homicidio por el que fuera condenado. Ya en libertad, decidió ejercer como abogado, título obtenido a lo largo de su condena, por lo que fue a matricularse al Colegio de Abogados de Quilmes.

Si pasa, pasa, pero no pasó: el hecho fue noticia, la noticia fue revuelo y el Colegio de Abogados de Quilmes tuvo que revocarle la autorización a Prellezo para ejercer la profesión de abogado. ¿El motivo? La ley 5177 del ejercicio profesional de los abogados impide el otorgamiento de permisos a condenados con sentencia firme. Prellezo fue condenado a prisión perpetua.

El presidente del Colegio de Abogados de Quilmes, Bienvenido Rodríguez Basalo, sostuvo en declaraciones radiales que le permitieron que jurara como abogado porque Prellezo presentó un certificado de antecedentes penales en el que constataba que su sentencia no estaba firme. Luego “descubrieron” que la apelación había sido denegada y la sentencia estaba firme.

Pero Prellezo fue condenado en el año 2000 a prisión perpetua y la sentencia fue confirmada el 24 de septiembre de 2009 por la Sala II del Tribunal de Casación bonaerense confirmó la condena a reclusión perpetua impuesta a Prellezo por sustracción de persona agravada por la muerte de la víctima, en concurso ideal con homicidio calificado por alevosía.

A pesar de tratarse de un caso de conocimiento público, desde el Colegio de Abogados criticaron al Registro de Antecedentes Penales por su “desactualización” y el presidente del Colegio exigió una explicación del director nacional de Reincidencias.