Política / 13 de noviembre de 2017

Luis D’Elía: “A Cristina le dicen lo que quiere escuchar”

Fue condenado a cuatro años de cárcel en suspenso. Critíca a Parrilli, y se siente en un gran momento: “Hace rato no tenía este reconocimiento”.

Por

Foto: Eduardo Lerke

No pudo ni llegar a la esquina de Pueyrredón y Rivadavia. Antes de cruzar la avenida que atraviesa la ciudad, a Luis D’Elía le piden una veintena de selfies, se le acerca gente por los cuatro costados y de los autos que pasan le llega una catarata de saludos. “Estos días me cambiaron la vida, hace mucho tiempo que no tenía este reconocimiento”, explica, y parece lejana la época en la que se cruzaba a las trompadas en plena calle o en las que criticaba a Cristina en cada oportunidad que tenía, algo que caía mal en la tropa K. La entrevista no es la típica, porque tampoco D’Elía entra dentro del común de los políticos: no sólo porque hubo que cortar la nota para salir a buscar comida –al piquetero, que sufre de diabetes, le estaba bajando la presión–, sino porque el dirigente apenas disimula cierta felicidad por haber sido condenado a cuatro años de prisión.

“Si me meten en cana por lo que pasó esa noche en La Boca (D’Elía tomó una comisaria en el 2004, en protesta por el crimen de uno de sus compañeros, Martín Cisneros), a mí no me perjudica, se perjudica Macri. Tenés que tener caca en la cabeza para no darte cuenta de que actuamos correctamente. Lo volvería a hacer”, dice, desafiante. Algunas cosas no cambian nunca.

Noticias: No es poca cosa tomar una comisaría.
D’Elía: ¿Tenés hijos? Imaginate que viene un dealer de droga, que tiene tres capturas en la comisaría, y mata a quien vos más querés y se va. ¿Qué haces ahí?

Noticias: Pero no es lo que a mí me pase o no, sino lo que marca la Justicia.
D’Elía: ¿Está bien que un dealer trabaje para una comisaría? No me importaba si me iba a meter en un quilombo, no soy un pequeño burgués, para mí el bardo es que no esté más Martín. No fue un arrebato lo mío, soy un tipo muy racional, y estuve meses trabajando para que no mataran a nadie, como testimonió Gustavo Beliz (en ese entonces ministro de Justicia). Y los hijos de puta lo mataron igual. Si le pasaba a una familia rica hoy están todos sobreseídos. Me dieron lo mismo que a Agosti: protestar por el crimen de un pibe es igual a haber sido un dictador. El fallo debería pedirles perdón a los vecinos, a la familia, y a mí. El Poder Judicial está hoy totalmente alineado con el Poder Ejecutivo, y con los medios hegemónicos.

Noticias: Como el kirchnerismo durante gran parte de su mandato.
D’Elía: La viví en carne propia. Un día lo voy a ver a Kirchner: yo ya venía medio puteando porque había dado la fusión entre Cablevisión y Multicanal, que no era una medida que desmonopolizara. Ese día Néstor me dice: “Che, Magneto me está pidiendo Telecom”: al final se terminó plantando Kirchner y ahí empezó a imaginar la ley de Medios.

Noticias: ¿Néstor le prestaba más atención? Por qué Cristina parecería que no lo escucha a usted.
D’Elía: Néstor era distinto, me preguntaba qué opinaba de un tema y después les hacía la misma pregunta a 20 más. En cambio… a Cristina hay que decirle lo que quiere escuchar. Tengo muy poco contacto con ella, la última vez que la vi fue hace un año. Con el que hablaba más era con Máximo.

Noticias: Y ahora le piden que no vaya a los actos.
D’Elía: (piensa) Esa noticia es vieja. Ayer La Cámpora salió a apoyarme por la condena. Son buenos pibes. Hubo un cambio de escenario con la injusta detención a De Vido. Fue tan injusta como meter preso a Boudou, un prócer de la Patria a quien quiero. Las causas son truchas.

Noticias: Nadie del bloque K defendió a De Vido en Diputados.
D’Elía: Es un episodio viejo. Ahora muchos se dieron cuenta de que no era algo aislado, que hay una intención del Gobierno de perseguir a la oposición. Hubo cierto retardo en entender lo que significaba la detención: fue un error táctico, no son traidores.

Noticias: ¿De Máximo qué opina? Es el jefe de La Cámpora que tanto critica.
D’Elía: Es un buen compañero, con mucha convicción. Lo que te quiero decir es que estoy a favor de la unidad de todo el campo nacional y popular. Estamos en una etapa de aprendizaje: hoy hay que admitir que no haberle dado la interna a Randazzo fue un error. Pero no voy a hacer ninguna declaración que signifique división y pelea entre los compañeros: eso es una etapa terminada.

Noticias: Pero a usted siguen sin tenerlo en cuenta en la mesa chica.
D’Elía: No lo sé… estos fueron días definitorios para mí. El domingo fui a lo de Lanata, a lo del enemigo, a decir “acá estoy, vengo a dar pelea”: el “Gordo” no supo qué decirme y tuvo que llamar a un corte, aún cuando estaba rompiendo el rating. Le doy la revancha cuando quiera. Al otro día me condenaron, y no por andar con bolsos con guita sino por levantarme contra el crimen de un pibe. Hoy todo el kirchnerismo me ve como ganador (ndR: durante la nota un altísimo dirigente de La Cámpora lo llamó para arreglar un encuentro). Eso te pone en un lugar distinto: estoy en el centro de la escena política. Por eso alguna pregunta tuya me suena extemporánea. El tiempo ordena.

Noticias: ¿Se equivocó CFK al correrlo?
D’Elía: No me corrió ella, sino un sector del PJ, como Parrili.

Noticias: Parrilli es Cristina.
D’Elía: La palabra de él no es la de Néstor ni la de Cristina. Siempre tuve distancias. ¿Sabés cómo le decimos a Parrilli? Gargamel, el de “Los Pitufos”, que lo mandan a hacer una cagada y después lo pegan por las cagadas que le mandaron a hacer. Le puse los puntos más de una vez. Es un personaje menor: no me consta que haya tenido poder. Y lo he visto en situaciones humillantes.

Noticias: ¿Cuáles?
D’Elía: Dejalo ahí.