Menú
Política / 14 de diciembre de 2017

Reforma previsional: Carrió y Bullrich, las dos caras de Cambiemos

La diputada puso freno a los suyos en la Cámara y la ministra de Seguridad, a los ajenos en la calle. ¿Y la oposición? Mal, gracias.

Por

Elisa Carrió hacia adentro. Patricia Bullrich hacia afuera. Tal pareció ser la lógica del funcionamiento del macrismo en la bochornosa jornada de hoy.

Carrió les puso límites a los oficialistas en el recinto de Diputados. Era la menos convencida del proyecto previsional y forzó a Eugenio Monzó a levantar la sesión. Insinuó con tono de certeza que, cuando vuelvan a sentarse en sus bancas, el plan original habrá cambiado e incluirá alguna compensación a las jubilaciones en baja.

Bullrich, ministra de Seguridad, fue la jefa política de un operativo represivo que incluyó legisladores contusos. Gases, balazos de goma, piedrazos y fogatas estiraron el clima enrarecido al extremo.

La supuesta debilidad de Carrió al darse por vencida, puede ser su fortaleza. La presunta fortaleza policial en la calle, muestra la endeblez de los acuerdos previos y la muñeca del Gobierno.

Carrió rechazó la violencia e hizo lo suyo para frenarla.

Bullrich obró cual brazo armado de la insuficiencia política.

¿Y la oposición? Mal, gracias.