Menú
Sociedad / 3 de abril de 2018

Jorge Rial y sus mujeres: ellas lo modifican

Cuando se enamora, renueva su estilo. A dieta con la nutricionista, rejuvenecido con su pareja más joven y zen con una fan del yoga.

Por

Jorge Rial es una de las caras más reconocidas de la televisión. Al frente desde hace 18 años de “Instrusos”, supo ganarse un lugar de privilegio dentro del espectáculo nacional. Sin embargo, detrás de la máscara de hombre que conoce todos los secretos de la farándula nacional y al que es mejor no tener en contra, se esconde alguien que cede ante las pretensiones de las mujeres que lo rodean.

Desde las novias mediáticas que conquistó tras su polémico divorcio de Silvia D’Auro, hasta las que él mismo reconoce como las mujeres de su vida y su debilidad, sus hijas Morena y Rocío, terminan siendo siempre ellas las que determinan su ritmo de vida. Desde gustos y estética hasta filosofía e ideología, Jorge Rial se acomoda a las preferencias de sus mujeres. Incluso la dieta, de la mano de su nueva novia, la nutricionista Romina Pereiro.

Giro. “El próximo debate, y yo pongo el espacio, es el del aborto”. Rial sorprendió a muchos cuando convirtió a “Intrusos”, su tradicional show de espectáculos, en el programa abanderado del debate sobre el aborto. “Yo tengo dos hijas gracias a dos mujeres que no abortaron. Sin embargo, tengo una posición tomada: yo estoy a favor”, aseguró.

Precisamente, la bandera pro aborto levantada por Rial es la misma que enarbola Rocío, su hija. Defensor a capa y espada de las dos chicas, el conductor hizo propia la misma causa. En su cuenta de Instagram, “Rochi” no sólo se muestra a favor de la despenalización del aborto, sino que además cuenta los pormenores que enfrenta al plantear su postura en la escuela católica de Belgrano a la que asiste. “Cuando venís así al colegio y se la agarran con vos”, escribió Rocío junto con una foto del pañuelo verde atado a su muñeca.

Mancomunión ideológica entre hija y padre, quien no dudó en defender públicamente a la joven.

Muchos le achacaron al conductor de chimentos que sólo trataba la temática por cuestiones de rating y le señalan que él no era el indicado para hablar de feminismo. “Hoy soy esto. Ayer fui otra cosa. Se llama evolución. Molesta. Perdón”, explicó Rial.

No es la primera vez que Rial “banca” públicamente con dichos y hechos a alguna de sus hijas. El intruso fue uno de los máximos promotores para que, en 2014, se modificara la Ley de Adopción y, en 2016, se sumó a la campaña solidaria para lograr una Ley de Obesidad Infantil, enfermedad que afectaba a su hija mayor, Morena. Además, en las redes sociales se volvió uno de los máximos promotores de la campaña contra el bullying bajo el hashtag #StopBullying luego de que sus hijas fueran atacadas. Al igual que con el aborto en este 2018, en aquel momento, Rial también dejó de lado momentáneamente los chimentos y promovió la discusión sobre esta problemática.

Idas y vueltas. Morena y Rocío, sin embargo, no son las únicas mujeres en la vida de Rial. Tras divorciarse de Silvia D’Auro en 2011, el periodista se volvió un soltero codiciado y pronto encontraría otras mujeres con las cuales mimetizarse.

La primera novia oficial fue Mariana Antoniale. Con esta joven 25 años menor, Rial rejuveneció. Los pantalones chupines y camisas entalladas fueron ganando lugar en su guardarropa y las salidas nocturnas de la mano de la despampanante “Niña Loly” se volvieron moneda corriente. Incluso Rial se animaba a pensar en la posibilidad de tener un hijo con la modelo. Fue en este momento cuando Rial decidió realizarse los primeros tatuajes. El look juvenil en su máximo esplendor.

Pero el amor llegaría a su fin y una nueva mediática se asomaría en el horizonte del periodista: Agustina Kämpfer. Con la colorada, Rial viviría un romance intenso que lo llevaría a explorar su costado más místico. Se contagió de su nueva novia la pasión por el yoga y la espiritualidad oriental. Las fotos del periodista meditando o haciendo alguna postura yogui se volvieron la norma.
Pero además, Kämpfer le inculcó a Rial su amor por el arte. Esa pasión llevó incluso a que el periodista decidiera incursionar en la práctica del collage y realizar “Imperios”, una obra abstracta que incluía las imágenes de Evita y Gardel.

El 2017 traería el fin de esta relación y la llegada a su vida de Romina Pereiro. La nutricionista, de perfil más bajo, redujo drásticamente la exposición del conductor y así los fines de semana en familia (ella es madre de dos nenas) se volvieron moneda corriente.

Debido a la profesión de su nueva conquista, Rial reconoció nuevamente haber cambiado de hábitos. “Como más saludable, Romi está cambiándome un poco el concepto”, aseguró cuando le elogiaron los kilos que había adelgazado.

Pero además, como si se tratara de un guiño del destino, este Rial transformado y que señala a los abusadores y acosadores del espectáculo, encontró en ella a una damnificada. Pereiro aseguró ser víctima de Roberto Pettinato. Justamente fue en el renovado y feminista “Instrusos” donde muchas mujeres salieron con los tapones de punta a señalar a Pettinato como acosador.

De joven canchero a hombre de familia y de periodista chimentero a portavoz de la causa feminista, Jorge Rial ha ido mutando de acuerdo con las mujeres que lo rodean.