Menú
Política / 17 de abril de 2018

Monseñor Aguer, polémico sobre el aborto: “La cosa huele mal”

El arzobispo de La Plata se volvió a meter de lleno en el debate por la despenalización. Y atacó a la “ciencia” de Lino Barañao: “Atrasa bastante”.

Por

El arzobispo de La Plata, Héctor Aguer.

Hasta que se jubile a fines de este año, Héctor Aguer seguirá siendo uno de los pesos pesados de la Iglesia local. Como tal, el Arzobispo de la Plata se volvió a meter de lleno en el debate por la despenalización del aborto que tiene en vilo a todo el clero. “La cosa huele mal. Me excuso por usar estas palabras, pero creo que huele mal porque estas realidades no tendrían que estar sujetas a debate”, dijo el prelado en su columna semanal de los sábados en Canal 9, desde donde hizo una crítica teológica de la interrupción voluntaria del embarazo.

No es la primera intervención de Aguer en este polémico debate. “El cristianismo le da valor a la vida”, había dicho a principios de mes, luego de respaldar públicamente la marcha antiabortista que se realizó el 25 de mayo en varios puntos del país. El arzobispo ahora volvió a la carga, e incluyó una crítica a Lino Barañao. “Desgraciadamente ha cambiado la cultura en cuanto al aprecio de la vida. Hay mucha gente a favor del aborto, gente de la farándula, periodistas, jóvenes universitarios ideologizados en sus respectivas facultades y también alguna gente seria. Me llamó mucho la atención, por ejemplo, que el ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, que es un hombre respetado, esté a favor del aborto, lo cual podría indicar que su ciencia atrasa bastante pues con solo fijarse en los estudios biológicos y genéticos del siglo XX se ve que eso no se puede sostener”.

“Observen qué cosa admirable”, continúo Aguer en su participación en el programa “Claves para un mundo mejor”, “cómo Dios bajó a ser hombre y lo hizo de ese modo. Podría haberlo hecho de otra manera; por ejemplo apareciendo en la Tierra ya adulto, pero no; quiso seguir el proceso que seguimos todos nosotros en la vida. Por eso Él comenzó a existir en el seno de su madre. Hay una razón teológica para decir no al aborto; el aborto no puede ser porque si Jesús ha querido compartir nuestra suerte, vemos que ese niñito que se está gestando en el seno de una madre es una réplica del Hijo Eterno de Dios. Él nos está recordando el valor que tiene la vida humana, así como Jesús la apreció de tal manera que comenzó a existir en el seno de su madre”.

“Se han verificado ciertas coincidencias. Justo cuando celebrábamos, el 9 de abril,  la Encarnación del Verbo, comenzaba el debate sobre la posible legalización del aborto. ¿En qué acabará este debate? No lo sabemos, pero la cosa huele mal. Esto tiene que reforzarnos en nuestra convicción. Por eso no podemos decir que sí, no podemos aceptar, sin ninguna reacción, sin ninguna manifestación que se pueda aprobar este proyecto”, concluyó Aguer, que al día de hoy se encuentra junto al resto del Episcopado en Pilar, en una asamblea plenaria donde se tratará el tema del aborto.

En esta nota: , ,