Menú
Política / 25 de junio de 2018

Lospennato, Macha, Donda y Del Plá: Feminismo Transversal

NOTICIAS reunió a las cuatro diputadas, de distintos bloques, que impulsaron la ley del aborto. Carrió, el Papa y el grupo de WhatsApp “L@s Sororas”.

Por

La palabra “sororidad” no está en el diccionario. Pero quien quiera entender qué significa puede mirar la sesión por la legalización del aborto del pasado 13 de junio en la Cámara de Diputados. Victoria Donda (Libres del Sur) se levantó de su banca y atravesó el recinto para abrazar a Silvia Lospennato (PRO) que acababa de cerrar su discurso entre lágrimas. De pie aplaudían Mónica Macha (FpV-PJ) y Romina Del Plá (Frente de Izquierda), entre otras legisladoras de distintos partidos. Estaban a punto a lograr la media sanción de la ley. Y se sentían hermanadas.

A menos de una semana de esa sesión histórica que comandaron durante 22 horas, las cuatro llegan a NOTICIAS por separado. Se maquillan entre ellas y comentan las repercusiones que tuvieron sus gestos de cariño dentro del recinto: “Las mujeres nos abrazamos más”, dicen mientras pasan, de mano en mano, un mate verde.

El color de la lucha por el aborto se volvió su uniforme durante los últimos dos meses. Las unió, les hizo olvidar feroces disputas y confundió a sus propios compañeros de bloque. Ahora, la tarea continúa en el Senado, donde Donda y Lospennato tienen la misión de que el proyecto se apruebe rápido y sin modificaciones.

El backstage. Las diputadas que integran la “mesa chica por el aborto legal” tienen su propio grupo de WhatsApp: L@s Sororas. Son once mujeres y un sólo varón, el diputado Daniel Lipovetzky. El nombre proviene del latín “soror” (hermana) y recrea la definición de fraternidad que sí aparece en la Real Academia Española para nombrar la “amistad entre hermanos”.

Victoria Donda: Todo empezó hace dos años, cuando me pidieron que fuera la primera firma del proyecto por el aborto legal. Ahí empezamos a buscar más firmas y a ver quiénes iban a ser los que estarían más comprometidos. Con mucho prejuicio, lo tengo que decir, pensamos que no íbamos a tener tantas firmas y la sorpresa fue que muchos diputados de Cambiemos firmaron. Entonces me di cuenta de que había posibilidades de trabajarlo y, naturalmente, se fue dando el grupo: necesitábamos hablar porque ninguna tenía las condiciones, desde su propio sector, de imponer una mayoría. Esta es una forma de trabajar de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que siempre fue un espacio transversal.

Noticias: ¿Cuánto tuvo que ver la transversalidad en el éxito? Mónica Macha: Fue la clave porque la agenda del feminismo es transversal a todos los espacios. El trabajo fuerte comenzó cuando presentamos el proyecto, antes del paro internacional del 8 de marzo. Fue una decisión política y cada cosa que sucedió fue por lo que logramos acordar: dos meses de reuniones informativas; que la sesión sea el 13 de junio como fecha límite porque veíamos importante que fuera antes del Mundial.
Romina Del Plá: Trabajamos para que no haya maniobras y para llegar a la sesión. Teníamos la responsabilidad de responder al enorme movimiento de lucha de la juventud, de los trabajadores y trabajadoras, que se materializó en ese millón de personas movilizadas. Sin esa movilización, no hubiéramos tenido la media sanción…

Noticias: ¿Por eso salieron a la calle y alentaron a la gente a quedarse?
Donda: Nuestra fortaleza estuvo en la calle.
Silvia Lospennato: Sin dudas, porque el proyecto llegó al Congreso desde la calle. Fue por decenas de mujeres que trabajaron mucho más que nosotras. Esa noche, algunos diputados miraban a la calle y entendían la dimensión de lo que estaban votando. Pero, para nosotras, que nos juntábamos cada una o dos horas en mi despacho que da a la calle, escuchar lo que pasaba, aunque estuviéramos muertas de cansancio, nos daba la fuerza para no resignarnos. En un momento vino Vicky (Donda) y dijo: “Salgamos a decirle a la gente que si se queda, esto sale”. Y ahí nos emponchamos todas, hacía un frío bárbaro…
Donda: Hay que subirse a un escenario a hablar con más de 700.000 personas… Nosotras nos subimos y la gente escuchó, nos aplaudieron, nos dieron fuerza y se quedaron durante una noche que hacía mucho frío. Fue una expresión de democracia. Y en eso, el diseño de la “Plaza espejo”, que a algunas no nos gustó al principio, nos terminó beneficiando.

Noticias: ¿Por qué no estaban de acuerdo con la separación?
Del Plá: Representaba una intencionalidad: que la paridad que se manifestaba dentro del Congreso tuviera una supuesta paridad callejera entre los dos sectores. Pero que haya habido un millón de personas y que hayan fracasado los sectores clericales y contrarios a la ley fue determinante para que los votos aparezcan de donde fuera.

Noticias: ¿Tiene futuro esta construcción transversal?
Macha: Es un ejercicio que estamos construyendo y si bien no hay un tema puntual a futuro, los temas de la agenda feminista vamos a tener que trabajarlos así. Hay que reformar una lógica muy patriarcal, piramidal y vertical que tiene la política.

Noticias: ¿Hubo alguna experiencia personal o cercana que revivieron en el debate?
Del Plá: Raquel, una compañera del Polo Obrero de La Matanza falleció por un aborto clandestino y me tocó vivir la desesperación de no haber podido asistirla. Dejó cinco chicos huérfanos. Fue tan clandestino que ni a sus compañeras se lo había contado.
Lospennato: Nunca hablé de aborto antes del tratamiento de esta ley, con nadie. Cuando empezó hice el ejercicio de preguntarle a todo el mundo qué opinaba y conocí un montón de historias. En todas habían podido acceder a los recursos y, en muchos casos, los padres se ocuparon. Por eso interpelé en relación con qué haríamos si nuestras hijas nos pidieran dinero para practicarse un aborto, si seríamos tan inflexibles como para plantearles una maternidad forzada con 16, 17 años. Un embarazo no intencional le pasa a cualquiera, no tiene que ver con el nivel educativo, ni económico.
Donda: Cuando hablamos de aborto también hablamos de deseo y a las mujeres se nos despoja del deseo para la mayoría de las cosas. Cuando recuperé mi identidad pensaba mucho en mi madre de crianza, que la considero mi mamá también. Tuvo que ver con su deseo de ser madre que pudo ser mi mamá. Y que yo la quiera como si fuese mi mamá y la extrañe tiene que ver con ese amor que me dio. Ella falleció en 2009 pero recuerdo que cuando era chica yo le preguntaba dónde nací y ella nunca me mintió, siempre me dijo “en mi corazón”. Estoy convencida de que la vida de tu hijo comienza cuando empezás a desearlo y si hay algo por lo que tenemos que luchar es por recuperar el deseo, en este caso de ser madres.

Macri, “Lilita” y el Papa. Cuando Mauricio Macri propició el debate del aborto en el Congreso dio dos instrucciones a los diputados oficialistas: que voten con libertad y conserven la unidad del bloque. “Hicimos todo lo posible”, dice Lospennato, que en la práctica se enfrentó a su par Nicolás Massot en la recolección de votos. Ella, para los verdes y él, para los celestes. El proyecto generó una división interna en Cambiemos que se vio reflejada en la votación, con 65 diputados en contra y 42 a favor. Y tensó la relación con Elisa Carrió, que se levantó de la sesión al grito de “la próxima rompo” y unas horas después tildó de “mugre política” al trabajo de convencer a los indecisos.

Lospennato: Yo hablé con Carrió el día anterior a la votación. Me contó que tenía un dilema que no tenía que ver con la religión, sino con una corriente filosófica sobre si somos o no dueños de nuestro cuerpo y hasta qué medida podemos disponer inclusive de nuestros órganos. Me dijo que otro argumento para no votar a favor era que ella no tenía mandato porque este no había sido un tema de campaña. Yo tengo absoluta tranquilidad de que no hubo nada malo, que haya estado por fuera de los parámetros democráticos, de cómo se consiguen votos en el Congreso. Hice lo que hago siempre: argumentación, tratar de convencer. Inclusive nos opusimos a copiar las prácticas de apriete de los sectores más radicalizados de los grupos “provida” que, por ejemplo, entregaron los celulares de los legisladores, violando su intimidad. No sé de qué habla la doctora Carrió, pero estoy segura de que esto no partió de nuestro lugar.
Donda: Tuvimos la inteligencia de modificar el proyecto en todo lo que hubiese que modificarlo para lograr más voluntades. Logramos los votos convenciendo pero también siendo permeables a las miradas de los otros. Hasta parece de mal perdedor salir a plantear sombras de dudas sobre la aprobación de un proyecto que tiene hoy la legalidad y legitimidad social para que sea tratado así en el Senado.

Noticias: ¿Cómo interpretan al Papa, que habló del aborto como una práctica nazi?
Del Plá: Es una presión directa sobre el Senado. Esto fue una sorpresa para algunos, incluso para Carrió, que están acostumbrados a un Congreso postrado ante el Vaticano. Hay que separar la Iglesia del Estado.
Donda: Respeto mucho a Francisco y su rol en cuestiones sociales a nivel mundial es fundamental, pero hay palabras con las que hay que tener cuidado por su peso para la historia de la humanidad. Así como no todo es dictadura, no todo es nazismo.
Macha: Quienes están en contra intentan construir la idea de que promovemos un aborto eugenésico para descartar a los menos aptos. Y eso está en las antípodas de lo que planteamos. Las situaciones en que el feto no puede sostener la vida extrauterina es algo que ya existe y la interrupción voluntaria no tiene que ver con patologías o malformaciones…
Donda: En concreto, no es para casos de síndrome de Down, porque no son incompatibles con la vida extrauterina. Dejen de mentir.
Lospennato: Me llamó la atención la oportunidad del Papa porque, hace menos de un mes, Irlanda, uno de los países más católicos de Europa, aprobó por referéndum la despenalización del aborto y celebré no haber escuchado ninguna crítica. Lo que pasó en Argentina fue igual y somos dignos del mismo respeto a nuestras decisiones.

Noticias: ¿Fue una respuesta del Papa al Gobierno?
Lospennato: No tengo el nivel de soberbia para ser exégeta de nadie. El Papa tiene derecho a hablar a sus feligreses, pero esta ley no afecta a quienes profesan esa religión ni ninguna otra. No obliga a nadie, otorga la libertad de decidir. 

Seguí a Daniela Gian en Twitter: @adanielagian