Empresas / 9 de octubre de 2018

Qué mejoras prometen los tres consorcios que pujan por el subte

Roggio busca retener el servicio. En frente están la empresa estatal de trenes de Francia, aliada a Eurnekian, y la operadora del metro de París junto con Alstom.

Por

El mes próximo, con fecha aún por confirmar, se dará a conocer cuál de los tres consorcios presentados a licitación para operar los subtes de Buenos Aires se quedará con la concesión de la red a partir del 1º de enero y por los siguientes 15 años. Luego de la apertura de los sobres con los requerimientos jurídicos y con la documentación legal de las sociedades, realizada en agosto pasado en la sede de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE), se abrirán las ofertas económicas, paso previo a la adjudicación.

Entre los concursantes de este negocio que se estima en 60.000 millones de pesos se encuentra Metrovías, la empresa que viene manejando la concesión desde hace más de dos décadas y la única de la terna integrada en su totalidad por capitales nacionales. Pertenece a Benito Roggio Transporte y cuenta con el asesoramiento de la alemana Deutsche Bahn como asistente técnico, operativo y soporte en temas de tecnología. “Estamos convencidos de que nuestra propuesta es la mejor. El profundo conocimiento del usuario y de la red de subte que operamos desde hace casi 25 años nos diferencia claramente de nuestros competidores en este proceso”, señalan en las oficinas de comunicación de Metrovías. A la vez destacan la alianza con Deutsche Bahn: “Es una de las mayores compañías ferroviarias y de logística del mundo, líder en digitalización y nuevas tecnologías aplicadas al transporte. Aportará todos sus conocimientos para mejorar la calidad del servicio y la experiencia del usuario”.

(Lea también: “El subte de Buenos Aires es icónico, pero está saturado”)

Los otros dos consorcios en pugna comparten su matriz francesa: uno de ellos está conformado por Keolis SA  y Helport SA —la empresa constructora de Corporación América, de Eduardo Eurnekian—, con Transport For London, controlante de la red inglesa, como asesora. El otro grupo es encabezado por RATP, la operadora estatal del metro de París, que va en alianza con su compatriota Alstom.

“Con más de 1.500 millones de pasajeros al año somos uno de los líderes mundiales del transporte urbano”, exhibe sus credenciales Géraud Boursin, miembro de la junta ejecutiva y vicepresidente de la unidad de negocios de las Américas de RATP Dev, la empresa de transporte público del grupo. “Hoy confían en nosotros más de 430 ciudades en el mundo, entre ellas, cinco de las más grandes: Manila, Seúl, Hong Kong, El Cairo, Mumbai y acabamos de ganar el contrato para la operación del metro de Riad, en Arabia Saudita”, añade Boursin, que reconoce como fortaleza la sociedad con la filial argentina de Alstom, que desde 1993 es proveedora del subte porteño en materia de coches, sistemas de señalización, equipos y servicios para el sector del transporte.

Inteligencia digital. Si bien prefieren no hablar de cifras hasta la definición del contrato, los oferentes prometen inversiones y mejoras en este nuevo marco de condiciones. “La idea es lograr un subte inteligente, en línea con las smart cities de todo el mundo”, explican en Metrovías. “Trabajaremos en la transformación digital y en la incorporación de tecnologías que nos permitirán optimizar la información para el usuario, la calidad del servicio y reducir los tiempos de trabajos en mantenimiento del material rodante, para incrementar así la cantidad de servicios.”

(Lea también: El gran hermano que vigila el transporte público de Seúl)

Boursin, de RATP, destaca el valor de la conservación a largo plazo del material y del capital humano: “Por eso, la remodelación integral del taller Polvorín del subte de Buenos Aires es nuestra prioridad. En nuestra oferta proponemos aplicar las mejores prácticas internacionales, queremos ofrecer a la ciudad de Buenos Aires nuestra experiencia mundial y nuestras soluciones de transporte público diseñadas para satisfacer las futuras exigencias de las ciudades sostenibles e inteligentes”.

Tal como establece el pliego de bases y condiciones, todos los trabajadores actuales de Metrovías deberán formar parte de la compañía que asuma el control de esta red que cuenta con seis líneas, 60,8 kilómetros de extensión y una afluencia de hasta 1,3 millones de pasajeros diarios. 

En esta nota: , ,