Noticias Uruguay / 16 de octubre de 2018

Paulinho Moska: “Voy a Uruguay a pensar sobre mi propia vida”

Celebrando 25 años de trayectoria y su nuevo álbum “Beleza e Medo”, el músico se presentó el 9 de octubre en el Sodre.

Por

COMPROMETIDO. El artista brasileño dice que en su nuevo disco no ha podido evitar centrarse en la realidad sociopolítica de su país. //Foto: Majareta Producciones.

Noticias: ¿Qué significa Uruguay para usted?

Paulinho Moska: Para cantar fui más de diez veces pero también voy a pasear, vacacionar y encontrarme con amigos. Me gusta mucho porque es cerca, tengo muchos amigos y me siento un poco uruguayo, es diferente de estar en otro país. Ya es una segunda casa, un lugar al que voy para pensar un poco de forma introspectiva sobre mi propia vida.

Noticias: Entre esos amigos recuerda con mucha estima a Jorge Drexler.

Moska: Claro, ir a Uruguay siempre es encontrarme con Drexler. Fue el Cupido que lanzó su flecha uruguaya en mi corazón y con esa flecha estoy sangrando hasta hoy.

Noticias: ¿Qué tiene de especial esta visita?

Moska: Que voy a llegar con mi nuevo álbum que se llama “Beleza e Medo” con un concierto que celebra mis 25 años en la música.

Noticias: ¿Qué propone el nuevo disco?

Moska: Es un disco de canciones inéditas. Hice dos DVDs en los últimos diez años llenos de éxitos y canciones más viejas, pero ahora pensé que la mejor manera era empezar de nuevo y no celebrar ningún pasado, sino el futuro. Es un disco donde hablo del amor y del existencialismo. Es una propuesta más bailable pero siempre cuidando las letras. La canción tiene que transmitir algo textualmente. Ya no soy tan músico sino que me siento más compositor de canciones que son, necesariamente, letras cantadas con una melodía armónica.

Noticias: ¿Cómo fue el cambio en la producción discográfica? Ahora los discos tienen un proceso de maduración mayor.

Moska: Fue un cambio definitivo en mi vida. Cuando empecé, si no eras contratado por una discográfica se hacía muy difícil tener una carrera. Lo primero que pensábamos los artistas era en tener un contrato: grabar un demo, llevarlo a un sello y conseguir la firma. En mi caso fue con Sony y mi contrato estipulaba que yo debía editar un álbum nuevo, con canciones inéditas, cada ocho meses. Trabajé como un perro pero, cuando se es joven, no tenemos esta noción y hay ganas. No fue un sufrimiento pero cuando miro hacia atrás, me da pena aquel chico que vivía componiendo en hoteles para cumplir con sus responsabilidades. Cuando salí de la compañía hubo un redimensionamiento del tiempo. Empecé a desacelerar mi vida, no solamente con los discos, sino a tomar tiempo con mi familia y disfrutar.

Noticias: ¿Qué le aconsejaría a aquel joven?

Moska: No solo a aquel joven, creo que cambiamos todo el tiempo. A veces miro cosas de hace un año y no me reconozco, la vida es muy dinámica y cambia constantemente. De afuera parecemos siempre lo mismo, pero dentro de cada uno hay una máquina de transformación que no se detiene. Cambia nuestra química, nuestra mente, nuestros sentimientos y nuestra comprensión del mundo, es un proceso divino y muy loco. A aquel joven le reconocería que el esfuerzo valdría la pena pero que no se sobreexija, que la vida le irá mostrando nuevas prioridades.

Paulinho Mozca se siente como en su casa cada vez que visita Uruguay. //Foto: Majareta Producciones.

Noticias: ¿Contará con la participación de artistas invitados o colaboradores como en algunas otras oportunidades?

Moska: No, decidí que este show es solo mío (ríe).

Noticias: Pero con nueva banda…

Moska: Es una banda nueva y joven. Una baterista mujer y un tecladista que parece que tiene 13 años, esa juventud predomina. Tener una mujer en la banda es divino, nos sentimos muy abrazados por esta influencia femenina, muy vigorosa. Es una baterista de rock pesado, muy del estilo Led Zeppelin y Jimi Hendrix. Es una banda muy rockera que acompaña un disco que tiene, por primera vez, un discurso político y social.

Noticias: En un momento muy particular de Brasil.

Moska: Si, muy particular y muy lleno de miedo. Hay un completo desencuentro entre el poder público y la gente, se evidencia que esas dos cosas están muy separadas. El pueblo está en lucha y
se puede comprender el fenómeno desde varios lugares. Es una discusión enorme de un país enorme, con muchas verdades y muchas mentiras. No podía hacer un álbum nuevo que no hablara un poco de eso, porque también siento miedo de todo y quiero transformarlo en una fuerza de creatividad. Cuanto más miedo sentimos, más belleza creamos y más arte producimos. Creo que ahora con la tecnología de la información tenemos la chance de revelar al pueblo mundial cuáles son las cosas buenas y malas. Es un poder muy lindo y los artistas tenemos el privilegio de tener la antena y al mismo tiempo el altoparlante. Yo me siento muy comprometido con la idea de que mi música también sirva para luchar por un mundo mejor.

Noticias: ¿El miedo causó un compromiso?

Moska: Claro, es que los seres humanos somos los únicos que tenemos esa capacidad de crear un mundo de sensibilidad, entendimiento y percepción. Es nuestro deber crear ese mundo con los ojos de perfección que logramos tener. Tenemos que plantearnos cómo hacer que toda la gente llegue al mínimo de sus derechos, se sienta bien en el mundo y que por ser una minoría, no se sienta alejada ni menos que nadie. Yo siempre escribí por amor a la vida pero en este momento no podía eludir esta temática, por lo que el disco trae una carga pesada de pérdida, miedo, lucha y sangre. La tapa tiene como una pelota de sangre que soy yo. Hay sangre del amor y hay sangre de miedo, de corte, de vena.

Noticias: ¿Cuál es el desafío que plantea acercar el arte y la belleza a
estos conflictos?

Moska: Tenemos que acercarnos entre nosotros con empatía, para saber cómo el otro ve el mundo. Cada uno tiene su historia, su familia, su ciudad y su entorno. Tenemos que estar cerca hasta de nuestros enemigos para comprenderlos y poder dialogar con honestidad. A veces nuestro enemigo tiene tanta certeza de la verdad como nosotros porque la fue construyendo desde su lugar. Es necesario comprender la construcción del otro para tener un diálogo honesto y hablar el lenguaje del otro, intentando ubicarnos en su lugar por más difícil que parezca. Sino solo hay lucha y esta es buena en la teoría y la metáfora, nunca en la realidad.