NOTICIAS URUGUAY | 11-01-2020 21:07

Libros: críticas, recomendados y novedades

"Herido leve", "Máquinas como yo" y "El Caballero de Acuario", las propuestas de Jaime Clara.

La gran guía

“Herido leve”, Eloy Tizón. Páginas de espuma. 653 págs. $ 1.290.

Escribió Cervantes que “el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”. Otro autor también mencionó que una persona puede definirse por los libros que leyó. En definitiva, el libro en particular y la literatura/ lectura en general es una variable que permite definir a las personas. Eloy Tizón (1964) es un escritor e investigador madrileño, autor de varios libros de relatos y ensayos. Acaba de llegar a Uruguay una verdadera joya en el que repasa tres décadas “de memoria lectora”, como se define desde la tapa. El escritor repasa, en un centenar de textos, a diferentes autores, narradores clásicos, conocidos, desconocidos, emergentes, malditos y consagrados. Con gran pulso narrativo y la información justa y necesaria, retrata a personajes que por algún motivo han dejado una huella en su alma lectora. Los nombres son de los más variados: desde Murakami hasta Tolstoi, pasando por Colette, Mark Twain, Rimbaud y nuestros Juan Carlos Onetti y Felisberto Hernández. Tampoco faltan ejemplos como los de Truman Capote, Cortázar, Nabokov, o Chéjov.

Al ser artículos independientes, el lector puede comenzar por donde quiera. Y en una costumbre algo chauvinista, lo admito, al mirar el índice y encontrarme con Felisberto, esa fue mi primera lectura. Ese texto comienza diciendo que “en el mapa de la literatura escrita en nuestro idioma, la figura del narrador uruguayo Felisberto Hernández ocupa un lugar ciertamente peculiar y único, pues es tan excéntrico (en su doble acepción: fuera del centro y extravagante) como esencial.” A partir de allí, el pequeño ensayo es un recorrido erudito, conocedor, entretenido e informado que permite disfrutar al conocedor de la obra de Hernández, como fundamental para el que quiera iniciarse en la literatura de Felisberto. Y así sucede con cada uno de los autores sobre los que se escribe.

Se puede decir que Eloy Tizón es un escritor y narrador, que hace ensayos y crítica literaria como si escribiera de aventuras. Cada uno de los textos es, a su vez, radiografía, contextualización, retrato y descripción de las personas, que son creadores y que han aportado a la literatura. Cada uno de los textos logra entusiasmar al lector, que en otra época saldría corriendo a la librería a encontrarse con alguna de las obras citadas. En los tiempos que corren, comenzará por buscar datos en Internet, para luego hacerse, seguramente de algunos de los textos.

Durante su composición me ha sucedido algo que juzgo representativo del modelo cultural en que vivimos, sometido al relativismo. Al revisarlos, me he topado con obras de autores publicados en las mejores editoriales, jaleados como imprescindibles por los suplementos culturales hace apenas tres décadas que hoy hemos olvidado y fulminado del canon por completo: no están. Esas ausencias son llamativas. Y también me ha ocurrido resucitar títulos descatalogados que son tesoros artísticos de belleza y dignidad que merecerían estar aún disponibles en las librerías.

En su introducción, Tizón cuenta que “en treinta años, muchas cosas han cambiado.” Y agrega que él siempre ha amado la literatura, y eso se nota. “Dejar constancia de este amor me parece un empeño hermoso y noble”.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

EL RECOMENDADO

Tú robot, yo persona “Máquinas como yo”, Ian McEwan. Editorial Anagrama. 357 págs. $ 890.

El escritor británico Ian McEwan (1948) tiene un sexto sentido para hacer apasionantes los temas que trata y cómo los plantea. En su nueva novela aparecen los robots en la vida de las personas, que son casi humanos y que por momentos los sustituyen. En “Máquinas como yo”, muchas cosas son inventadas, como por ejemplo que Argentina ganó la guerra de las Malvinas. En su provoca dora historia, el autor hace alarde de una gran investigación sobre la tecnología, que da el marco para que se desarrolle el relato donde, por supuesto los humanos no son perfectos, pero las máquinas tienen sus bemoles.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

NOVEDADES

EL CABALLERO DE ACUARIO de Arturo Piñón Borrás, Fin de Siglo, 470 págs. $ 700.

Arturo Piñón (Montevideo, 1951-2019) fue contador pero tuvo una intensa vocación por la escritura. Fue un animador cultural a través de talleres literarios y de la Casa de arte Casablanca, de la Fundación Iturria. Trabajó durante casi un lustro para publicar una ambiciosa novela, pero murió un par de meses antes de su presentación, hace pocas semanas. Se trata de “El caballero de Acuario”, la historia del viaje de Don Pinote de la Florida, montado en su bicicleta Pampera a través del continente latinoamericano. Una parodia increíble, desafiante, llena de humor, ternura, crítica e ironía sobre el mundo que nos toca vivir. El longevo Pinote no deja de ser un romántico que cree que se puede vivir de utopías, en un mundo mejor. La forma narrativa elegida por el autor es la de El Quijote, lo que hace mucho más atractiva su lectura y transforma al libro en un verdadero acto de amor y admiración por la obra de Cervantes.

También te puede interesar

por Jaime Clara

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario