Personajes / 3 de noviembre de 2018

Mariano Martínez: “Voy en camino a ser la persona que soñé”

Forma parte de “Mentiras inteligentes”, filma una película y producirá otra. Dramas de la infancia, fidelidad y familia ensamblada.

Fotos: Marcelo Escayola.

Cansado pero enérgico, así describe Mariano Martínez su estado actual. Además de ser parte de “Mentiras inteligentes” (Teatro Astros), arma el equipo para una película que nació de una idea original suya y que producirá el año próximo, una comedia familiar sobre el pasaje de la adolescencia a la adultez.

También comienza a filmar “Sola”, ópera prima de José Cicala, donde hará de un excombatiente que cayó en la indigencia después de recibir un disparo en la pierna. Salvando las distancias, Martínez vivió la imposibilidad física en carne propia. A los 9 era el “hombre araña” del barrio, primero en Villa Soldati, después en Avellaneda. Hasta que un colectivo le pasó por encima a su pierna y un yeso mal prescripto le ocasionó gangrena. Estuvo cerca de la amputación y recién a los 13 volvió a caminar. Aquel accidente, piensa ahora, le dio estirpe de guerrero. “La vida me frenó de golpe, me puso el límite que no estaba recibiendo”.

Noticias: ¿Qué recuerda de esos años?
Mariano Martínez: Dolor y sufrimiento. Y fuerza mental para saber que iba a salir. Nunca creí que me iban a cortar la pierna, aunque los pronósticos decían que sí. Cuando me salvan la pierna, había una certeza de que no iba a crecer como la otra, o sea que me mentalizaba como una persona con capacidades diferentes, y a su vez, no lo quería aceptar. Estuve mucho sin caminar y cuando uno está quieto…

Noticias: Puede observar.
Martínez: Exacto, y ya era observador. Terminé la primaria con una maestra particular que venía a casa, tenía un enfermero que me ayudaba cuando salí del hospital y mucho tema familiar intenso.

Foto: Marcelo Escayola

Noticias: Sus padres se separaron cuando se recuperó, ¿cierto?
Martínez: Sí, ahí se terminan de separar. Entre que no sabía si la pierna me iba a crecer y la situación familiar… Nada, la viví (sonríe).
Cuando a los 13 se animó a caminar sin muletas ni bastón, practicó sipalki, jugó al rugby y, a los 18, se hizo actor. La popularidad fue otro golpe, tan impactante como la quietud obligada de los años anteriores.

Noticias: Se habrá sentido invencible.
Martínez: Sí. Todo está en la cabeza, en lo que uno quiera que pase.

Noticias: Pero hay cosas que no dependieron de usted, como la detención de su padre en 2008.
Martínez: El tema de mi viejo, sí.

Noticias: ¿Hoy tiene buena relación con él?
Martínez: Muy buena. Cuando pasó eso, me salió ayudarlo, defenderlo, le puse un abogado, iba (a verlo). El distanciamiento fue por otra situación familiar que me enteré en ese momento. Me enojé y volví a tener esa bronca que me pasó algunas veces con la familia. Con los años necesité perdonarlo porque me pesaban más las cosas buenas. Me hizo bien acercarme, tanto a mi viejo como a mi vieja, porque también tuve temas con ella. Había una necesidad de perdonarlos para poder ser esa persona que quiero, si no tenés una cosa adentro que no te permite…

Noticias: ¿Se siente aliviado?
Martínez: Sí, cada vez más. Igual los cambios llevan un proceso e implican dolor. No doy cátedra ni quiero dar un consejo, sólo digo mi experiencia: para cambiar hay que ponerle, para decirlo en criollo, mucha garra, huevo u ovarios, y equivocarse. Como los animales que anticipan el tsunami, intuye las tormentas personales y hace un par de años sintió la misma energía que la que tenía previo al accidente del colectivo. “Tuve ese registro de que se venía, de que tenía que modificar algo en mi actitud, que tenía que ordenarme y decir que no a un montón de cosas”.

Noticias: ¿Tenía que ver con lo laboral o lo personal?
Martínez: Con todo, con tomar otras decisiones, otro comportamiento. Me costaba poner límites. Por suerte lo pude ver y lo modifiqué. Pero eso trae consecuencias en el entorno, amigos, trabajo y me hizo bien. Hoy, a semanas de cumplir 40, siento que llego como quiero llegar.

(Lea también: Barbas canosas, el look preferido de los hombres maduros)

Noticias: Habla de dos años, es más o menos el tiempo en el que terminó la relación con Lali Espósito e inició la de Camila Cavallo.
Martínez: Sí, pero no tiene que ver con eso. Cuando me reacomodé, estaba con Lali. No tenía que ver con el amor, tenía que ver con un tema mío, algo interno que siempre trabajé porque siento que me hice al andar. A la distancia, siento que lo que me pasó fue que mis viejos tuvieron la mejor intención, pero eran muy chicos (N.de la R.: Cuando él nació, su madre tenía 16 y su padre, 17). En mi casa no había autoridad, el límite era mío, sentía que hacía lo que quería.

Noticias: ¿Les pone límites a sus hijos?
Martínez: Sí, y no es fácil. Es una línea delgada entre el padre compinche y el que pone límites.

Noticias: ¿Con la mamá de Olivia (9) y Milo (5) tiene la buena relación que muestra?
Martínez: (Se ríe). Sí, claro, imagínate todo eso actuado es tremendo, es “La casa de las flores”.

Noticias: Trabaja en “Mentiras inteligentes”, ¿qué valor le da a la verdad?
Martínez: Es muy importante, hoy elijo la verdad. Digo hoy porque siempre es ahora, lo otro ya pasó, lo importante es el momento.

Noticias: ¿Sostuvo vínculos a partir de la mentira?
Martínez: Sí… aprendí un montón de cosas. Y elijo la verdad, elijo llevarme bien con la mamá de mis hijos que es una buena persona.

Foto: Marcelo Escayola

Noticias: Será una construcción.
Martínez: Fue una construcción de todos. Todos queremos lo mejor para nuestros hijos, ellos a sus hijos por adopción, lo digo por mi pareja que es una genia y la de Juli (Juliana Giambroni), que es un pibe de 10. Hoy estaba viendo las fotos del cumple de Olivia y hay una de ella abrazada a Matías que me emociona.

Noticias: ¿No le dan celos?
Martínez: No, me emociona. Confío mucho en la mamá de mis hijos, es centrada, no va a dejar que alguien los quiera mal. Lo mismo le pasa a Juli con Camila (Cavallo), Oli la adora a Camila, lo mismo Milo. Volviendo a lo de antes, siento que fui aprendiendo, que voy en camino a ser la persona que siempre soñé ser y eso es muy importante.

Noticias: En la obra, está en cuestión la fidelidad. ¿Se bancaría una infidelidad?
Martínez: ¡No!

Noticias: ¿Y abrir el juego a una relación abierta?
Martínez: No, no. Para mí la relación es de a dos.

(Lea también: El fin de la monogamia: ¿qué es el poliamor?)

Noticias: ¿Cómo fue conocerse con Camila al mismo tiempo que eran tres, porque Alma (15 meses) estaba “en proceso”?
Martínez: (Se ríe). Fue y es un desafío.

Noticias: Dijo que buscaron el embarazo.
Martínez: Sí, lo buscamos.

Noticias: ¿Fue osado hacerlo a poco de conocerse?
Martínez: (Se ríe). Sí, fue arriesgado. Hoy estoy feliz, me muero de amor. Camila es una compañera… Es mi amor, más allá de que nos llevamos 16 años. Es un tema, pero está viviendo sus 24 años diferente de otras chicas de su edad porque es madre y era uno de sus sueños, más allá de que tiene otros, como explayarse más en su ser artista, pinta muy bien y se prepara para eso, y le gusta actuar. Nos acompañamos pero es lo que decís: decidimos ser padres y nos fuimos conociendo en el proceso y tuvimos nuestros momentos. Pero siempre prevaleció el diálogo. El amor y la pasión están, nos amamos, nos gustamos, tenemos ganas de estar juntos, de construir la familia y seguir cada uno sus sueños. Eso es lo importante, tener ganas de que al otro le vaya bien y realice sus sueños.

Noticias: ¿Propicia el crecimiento de quien tiene al lado o antes era más “corta mambo”?
Martínez: Nunca me vi corta mambo. Maduré en un montón de aspectos pero corta mambo no porque tampoco me gusta que me corten las alas.

Noticias: ¿Cómo vive la situación del país?
Martínez: Tengo tres hijos y me preocupa poder dejarles un país que esté bien, consolidado y digno para todo el mundo; y está complicado. Me encantaría que las cosas funcionen, que los políticos gobiernen para el país y no para ellos, que la plata alcance y la gente no se muera de hambre. Como ciudadanos tenemos que tener conciencia de que debemos trabajar para que eso pase. Más allá de que somos víctimas de un montón de situaciones, también somos responsables de otras cosas.

Valeria García Testa
@valgarciatesta