Menú
Política / 15 de noviembre de 2018

Elisa Carrió sobre Calcaterra y Macri: “Siempre me parece bueno que se audite”

Las presuntas irregularidades en una de las obras trascendentales de la Capital. Ya lleva más de un mes sin cruzar palabra con el presidente.

Por

Enojo. Carrió asegura que el límite con Macri es Iecsa. Hace un mes que no habla con el Presidente.

Hay una sola cosa que Elisa Carrió no negocia: manchar su caudal político que se basa en la transparencia con casos de corrupción.
“Las diferencias que tengo con Macri son clarísimas y las voy a seguir teniendo: Iecsa y Energía, ¿está claro?”, dijo Carrió en una entrevista con La Nación Más, a mediados de octubre, fecha en la que salió el informe de la Auditoría.

Por eso, cuando la diputada se enteró de las presuntas irregularidades en una de las obras trascendentales de la Capital, le puso otro freno a la gestión macrista: “Carrió está al tanto del pedido de auditoría de la obra del Paseo del Bajo”, dijeron en su entorno. “Siempre me parece bueno que se audite”, aseguró ella a NOTICIAS.

(Lea también. Grieta interna: hace un mes que Macri no habla con Carrió)

Si bien su alejamiento de la escena pública hizo bajar la intensidad de la última pelea, Carrió estuvo al borde de la ruptura con Macri. Todavía no volvió a hablar con el Presidente, quien al principio insistió con algunos llamados telefónicos que no fueron respondidos. Ya lleva más de un mes sin cruzar palabra. “En seis meses tiene que sacar a Garavano”, le puso plazo para la salida del ministro de Justicia.

El pedido de que se audite el Paseo del Bajo es apenas el último golpe de los que Carrió le viene dando al Presidente. “Yo lo quiero mucho. Y estoy herida en el alma. Él no tiene derecho a hacerme esto”, dijo en su última aparición.

(Lea también: El ultimátum de Carrió al Gobierno: el origen de su odio a Garavano)

Ahora espera cambios que probablemente no lleguen. El problema vendrá cuando se cumplan los seis meses de plazo, al borde del inicio de la campaña. Un movimiento de Carrió puede hacer impresionar a la coalición gobernante.