Política / 10 de noviembre de 2018

Grieta interna: hace un mes que Macri no habla con Carrió

Desde que lo criticó por tener a Garavano en su gabinete, la explosiva diputada no le atendió más el teléfono al Presidente. El plazo que le impuso para cambiar.

Por

Es uno de los pilares fundamentales de Cambiemos. La diputada Elisa “Lilita” Carrió fue una barrera de contención para Mauricio Macri en momentos de debilidad del Gobierno y le impuso un manto de transparencia a la gestión. Pero algunos cortocircuitos fueron desgastando la relación y la última pelea parece haberlos distanciado demasiado, en un momento de sensibilidad extrema.

La disputa entre Carrió y Macri por las exigencias de la explosiva diputada no tiene, al menos por ahora, final. “Lilita” le pidió al Presidente que cambiara al ministro de Justicia, Germán Garavano, y que le solicitara a Daniel Angelici que se alejara de los tribunales. Hasta le puso un plazo: “Le doy seis meses para que eso suceda”, le dijo a principios de octubre. Y tiró una frase demoledora: “Perdí la confianza en él”.

(Lea también: El ultimátum de Carrió al Gobierno: el origen de su odio a Garavano)

Para calmar las aguas, Macri intentó comunicarse con la diputada. La llamó en tres oportunidades durante su ataque mediático de furia: ella eligió no contestarle.

Desde el 11 de octubre que se vieron en el CCK y se saludaron fríamente, no volvieron a cruzar palabra. “Me voy a amigar con el Presidente cuando lo saque a Garavano”, insistió ese día desde el escenario. Luego, tras la capitulación realizada con enviados del primer mandatario, bajó su intensidad en los medios y se recluyó en su casa de Exaltación de la Cruz.

(Lea también: “Pepín” Rodríguez Simón, el guardián de Macri que contiene las embestidas de Carrió)

Del plazo inicial, a Macri le quedan cinco meses para producir los cambios que le exigió. En el entorno de la diputada insisten con que no va a romper la coalición gobernante, aún si el Presidente no le hace caso a su pedido. Pero podrá presionar de otras maneras: ¿Y si elige no ayudar con todas sus herramientas en la campaña presidencial? ¿Si decide seguir poniendo palos en la rueda desde adentro? Sólo Carrió lo sabe. Por ahora, elige esperar.