Menú
Sociedad / 21 de noviembre de 2018

Perros influencers: el nuevo negocio de los famosos

Las celebrities suman seguidores a través de las cuentas digitales de sus mascotas. Y, de paso, facturan. Los posteos rendidores.

Por

Que el perro es el mejor amigo del hombre no es ninguna novedad. Y si, además es un buen imán para los canjes, mejor. Son muchos los famosos que decidieron hacer de su can un personaje en sí mismo, creándoles cuentas de Instagram que cosechan miles de seguidores.

La mascota boom en Instagram es el recién llegado a la red, Bailey, el labrador de Mirko, el bebé de un año de Marley. En una hora ya había alcanzado 30.000 seguidores y hoy ya cuenta con 203.000. Bastante atrás en el podio, lo siguen Osvaldo Mónaco, el jack russell terrier de “Pico” con 50.000 y luego, desde Milán, los perros de Wanda Nara: Coco, Tano, Junior y Louis que entre los tres tienen un promedio de 30.000 seguidores.

(Lea también: La llegada del bebé de Marley: con el chivo bajo el brazo)

Perro dinamita. Todo lo que toca Marley, lo contagia con su ángel y su carisma, desde Mirko, el bebé que todos aman y ahora Bailey, el regalo de cumpleaños que recibió el pequeño y busca ser un nuevo Wiley, el labrador que acompañó a Marley durante 13 años y murió en el 2016. Dado que en su momento no había explotado Instagram, Wiley supo conquistar Twitter, superando los 30.000 seguidores y también protagonizó campañas de alimento para perros dentro de los programas que conducía su amo.

Bailey ya cuenta con una colección de fotos con famosos como Victoria Xipolitakis y Humberto Tortonese. Entre las cuentas de Marley, Mirko y Bailey se potencian en seguidores y es así como amplifican la fama de la mascota para que se convierta en un influencer.

Osvaldo Mónaco, el perro del ex tenista devenido en celebrity, Pico Mónaco es la cara de un producto alimenticio para perros, participa del spot en televisión y comparte posteos en su Instagram, muchas veces acompañado por su “papá” famoso. Todo lo recaudado por este trabajador de cuatro patas –se informa–, es donado a refugios para sus congéneres menos afortunados.

(Lea también: Mis novias son un clon: por qué los famosos las eligen tan parecidas)

Vida de perros. “La cuenta de Sasha la hice para poder almacenar las fotos en el Instagram y ahorrar el espacio en el celular y más adelante me empezaron a ofrecer golosinas y alimento a cambio de posteos y me pareció bien”, cuenta Angie Balbiani, la panelista dueña de la weimaraner de 4 años que supera los mil seguidores y ya tuvo su propia producción de fotos para una revista especializada en el mundo canino cool.

Por su parte, Wanda Nara y Mauro Icardi, que manejan a la perfección el mundo de la exposición y las redes, crearon una cuenta de Instagram para cada uno de sus perros: Coco, Tano, Louis y Junior, que tienen pocos posteos y están todos dedicados a mostrar la vida del clan Icardi.

Otro can volcado a las redes es Simón Lopilato, el perro de Luisana y Bublé que se abocó a Twitter y fue una de las mascotas pioneras en esa red. Mientras tanto, uno que busca escalar dando pequeños pasos, es Indra Juricich, el chihuaha del diseñador César Juricich que está por alcanzar los 3.000 seguidores y le pone el lomo al trabajo de panelista en Canal 9 y a postear fotos e historias a diario en su cuenta. Sin dudas, el rey de los perros famosos podría haber sido Jazmín, el yorkshire de Susana Giménez que sin tener la posibilidad de acceder a la potencia de las redes porque todavía no habían explotado en su época, fue la mascota más famosa del país por viajar debajo del brazo y acompañar siempre a la diva. Tal fue la fama del pequeño pichicho que hasta fue protagonista de una fake news, cuando se propagó el rumor de su muerte, hasta que finalmente falleció en 2006.

Alegres y rendidores, los leales compañeros ahora también anticipan el último ladrido de la moda.