Menú
Cumbre G20, Mundo, Política / 1 de diciembre de 2018

Macri-Putin: una relación tensa que se relajó con 1000 millones

El líder ruso fue siempre cortante con el argentino. Pero, en el último tiempo, cambió. Nuevo acuerdo duplicó las exportaciones argentinas. Fotogalería y video.

Por

Vladimir Putin llega a esta cumbre del G20 relajado. De hecho estaba más interesado en venir a ver la final de la Copa Libertadores (ese hoy es un chiste entre los periodistas que lo siguen). Afortunadamente su equipo de exteriores lo desaconsejó hace más de dos semanas.

El protagonismo de la cumbre pasa por Donald Trump y Xi Jinping. Y eso a Putin hoy le viene bien después de meses de ser el jefe del Eje del Mal que manipuló las elecciones norteamericanas que dieron por ganador al magnate inmobiliario, que hoy aprovechó la noticia de la muerte de George Bush para suspender la bilateral que tenían en Buenos Aires.

(La también: ¿Qué debería hacer China para conformar a Trump en el G20?)

El saludo que recorrió el mundo entre Putin y el príncipe saudí.

De hecho se mostraron en extremos opuestos tanto en la foto de familia como ayer en el Colón (habían estado en la misma mesa hace unos 15 día en París). Con quien sí interactuó Putin es con Merkel, con quien se entiende perfecto: y no solo porque la estadista germana hable ruso. Bromearon durante la segunda foto de familia que se armó en el teatro para tenerla a ella que había llegado tarde a la Cumbre.

Y con Macri, Putin se conoce bastante. Pero el ruso, que sabe bromear cuando quiere y hasta pone caras pícaras para la cámara (se lo vio muy atento al movimiento de los fotógrafos durante la cena de gala en el Salón Dorado ayer), ha sido siempre frío con el presidente argentino.

Macri rebotó siempre con sus chistes futboleros: le pasó en 2016 en China (en el primer G20 de Mauricio en Hangzhou) y nuevamente este año cuando visitó Moscú antes del Mundial. A Putin el fútbol le importa poco, y su interés en el deporte fue exclusivamente para hacerse ver como abierto al mundo. La primera vez le preguntó serio a Macri si lo estaba cargando. La segunda ni lo registró.

Vienen de bandos políticos opuestos, y Macri había congelado en sus primeros meses como residente el financiamiento de la represa Chihuido (Neuquén), acordada por el presidente ruso con Cristina Kirchner. También habían tenido cruces por las fuertes declaraciones de Macri contra la Venezuela de Nicolás Maduro, aliado del ruso.

Putin durante la cena de gala en el teatro Colón.

Pero la relación encontró un nuevo rumbo recientemente cuando el ruso ofreció ayuda a Argentina en la búsqueda del Ara San Juan. “El pueblo ruso también ha vivido tales tragedias muy graves y hemos respondido a la demanda del señor Macri de asistir en las operaciones de búsqueda y rescate”, señaló Putin en su declaración entonces.

Y en el marco del G20, llegan finalmente las mejores noticias: Argentina exportará a Rusia por 1.000 millones de dólares este año, el acuerdo duplica los 500 millones actuales y pone la balanza positiva para nuestro país en 700 millones (importamos por 300). Por eso se estima que la reunión de hoy será en otro clima, y luego habrá declaración conjunta en el Salón Blanco, y cena en honor al ruso en el Salón Eva Perón.

La foto familiar en el Colón: Putin hablando con Merkel.