Menú
On Demand / 11 de diciembre de 2018

Carlos

Un gran autor del cine francés realiza, para la televisión, una miniserie sobre un mítico terrorista (mercenario, en realidad) llamado Carlos, romantizado por la ideología.

Por

****1/2 Un gran autor del cine francés realiza, para la televisión, una miniserie sobre un mítico terrorista (mercenario, en realidad) llamado Carlos, romantizado por la ideología. Logra una gran película cinematográfica y una obra maestra de la televisión al mismo tiempo. Assayas copia los modos del gran cine de los años setenta (ese punto brillante donde el realismo y el fantástico confluyeron en una visión apocalíptica del mundo) para narrar la diferencia sustancial entre el icono y el hombre, algo que por metáfora puede también aplicarse a muchos otros personajes de la segunda mitad del siglo XX.

La versión de Qubit es la que tuvo explotación cinematográfica, de menor duración que la miniserie original pero de igual –enorme– potencia narrativa. El trabajo de Edgar Ramírez, que mantiene durante todo el transcurso de la obra el rostro de un misterio (¿qué mueve realmente a este hombre: las ideas, el dinero, el afán de ver el mundo en llamas?) es extraordinario, justo complemento de una puesta en escena brillante. Probablemente sea lo mejor –seguro es lo más ambicioso e inesperado– de Assayas.

 

(Francia, 2010) Suspenso. Dirección: Olivier Assayas. Con Edgar Ramírez. Qubit.TV.