Menú
Política / 14 de diciembre de 2018

Diego Cabot: el peligroso oficio de hacer confesar

Su vida anónima de periodista gráfico se trastocó. Ya no maneja la privacidad como antes. Escribe María Fernanda Villosio.

Por

Foto: Juan Obregón

Cuando el fiscal Carlos Stornelli se recuperó del impacto, lo miró fijo y le dijo: “Si vas a ir en contra del poder tenés que saber una cosa: a los seis meses te vas a quedar solo”. Diego Cabot estaba dispuesto a correr el riesgo. Tenía en sus manos un puñado de fotocopias que quemaba: los ocho cuadernos de la corrupción K, que luego se convertirían en la trama más apasionante de traiciones políticas y empresariales de la que tenga memoria la Argentina.

Hoy, sentado en un bar, con la gente que lo saluda del otro lado de la ventana, no se siente tan lejos de aquella advertencia de Stornelli. Su vida anónima de periodista gráfico se trastocó. Ya no maneja la privacidad como antes. Firma autógrafos en la calle. Sin embargo, la fama no lo protege lo suficiente. En algunos momentos, empieza a percibir la soledad de haber obligado al poder a hacer algo que no se perdona: confesar.

Una noche, no hace mucho tiempo, le preguntaron desde un auto por una dirección que él conocía. La esquina en la que, esa misma mañana, se había encontrado con una de sus fuentes. Cabot entendió el mensaje. Y supo también que sus nuevos enemigos no eran necesariamente aquellos a los que había obligado a pasar por Comodoro Py. Los más peligrosos podían ser los que no tenían rostro.

(Lea también: Aniversario de NOTICIAS: los personajes del 2018)

De enero a esta parte, cuando el ex sargento Jorge Bacigalupo le entregó una caja con documentos que él procesaba de madrugada y en secreto, tuvo muchos miedos. A que lo mataran, a ser víctima de una extorsión, a no poder probar lo denunciado. También el escalofrío de saber que su investigación iba a pasar a la historia con una prueba conmocionante. El diario íntimo de la corrupción. Cómo se paga una coima en la oscuridad de un estacionamiento.

Hace 15 años, tuve sensaciones similares. Mario Pontaquarto me confesaba que había llevado las valijas de los sobornos del Senado. El primer arrepentido de la política fue absuelto luego, junto a otros tres funcionarios y cuatro senadores, en una situación absurda: él se decía culpable, pero la Justicia lo declaraba inocente. Hoy, la causa de los cuadernos K tiene 27 arrepentidos, 29 indagados y 23 detenidos. Que el sentimiento de soledad de Cabot y su valentía, esta vez, valgan la pena.

*Editora de Información General de NOTICIAS.