Menú
On Demand / 18 de diciembre de 2018

Esto no es un film

Por oponerse al régimen de Mahmoud Ahmadinejad, el realizador iraní Jafar Panahi fue encarcelado, luego puesto en arresto domiciliario, y luego impedido de filmar. Pero no lo lograron.

Por

***** Por oponerse al régimen de Mahmoud Ahmadinejad, el realizador iraní Jafar Panahi fue encarcelado, luego puesto en arresto domiciliario, y luego impedido de filmar. El caso dio la vuelta al mundo, y el hombre se las ha arreglado para seguir haciendo películas. La primera post condena es esta, cuyo título es revelador. Vemos a Panahi encerrado en su casa: si pone un pie afuera puede ser encarcelado.

Habla de la película que no le dejaron filmar –sobre la condición de las mujeres en el Irán actual, un gran tema en su filmografía– habla por teléfono con abogados y en cierto sentido maneja con humor la kafkiana situación en la que vive. Pero filma y, además, cuida una iguana (gran detalle casi cómico). La última parte de la película es inquietante: un visitante que bien podría ser un espía, alguien puesto allí para tentarlo a salir de la casa. La película es brillante, es emotiva y nunca aburre a pesar del encierro, a pesar de la opresión. Y sigue siendo un brillante ejercicio de libertar creativa.

(Irán, 2011) Drama. Dirección: Jafar Panahi. Con Jafar Panahi. Qubit.TV.