Menú
Sociedad / 6 de febrero de 2019

Gerardo Reyes: el periodista que le dijo “no” al “Chapo” Guzmán

Por |

Gerardo Reyes atiende su celular. Conocía la voz del otro lado del teléfono. Le advirtió que tenía orden de asesinarlo. La directiva venía de una poderosa narcotraficante a la que él estaba investigando. Pero para suerte del periodista colombiano, el sicario que lo iba a matar era su fuente.

Su vida podría ser una serie de Netflix. Hasta el momento, nunca fue el protagonista, pero colaboró en el guión de “El Chapo”. Su trayectoria profesional estuvo dedicada a sacar a la luz las historias de los narcos más peligrosos de Latinoamérica. Investigó desde el Cartel de Medellín de Pablo Emilio Escobar Gaviria hasta al temible “Chapo” Guzmán. El Chapo actualmente espera una sentencia en Estados Unidos, que podría ser de cadena perpetua, luego de que entre en su etapa final el “Juicio del Siglo”. Está acusado de traficar más de 155 toneladas de cocaína, heroína, marihuana y metanfetamina. Su figura aún toma más relevancia gracias a la serie taquillera “Narcos”. Hasta el actor que lo interpreta, Alejandro Edda, fue a verlo a la Corte.

(Leer también: La actriz que sedujo al Chapo: “Sentí miedo a morir”)

Reyes tuvo un raro privilegio. Haberle dicho que no al “Chapo”. En una oportunidad, recibió un llamado confidencial para avisarle que el narcotraficante aceptaba la propuesta de ser entrevistado por él. “Me entusiasmé y preocupé a la vez”, cuenta en diálogo con NOTICIAS. No por temor sino por la condición que había puesto: modificar el reportaje después de editado. “Eso no se lo acepto ni a un presidente”, contestó él y rechazó la entrevista con quien entonces era la persona más buscada del planeta.

Días más tarde, se enteró de que el “Chapo” se juntaba con la actriz mexicana Kate del Castillo para diagramar la película sobre la vida del narcotraficante. Fueron varios encuentros que terminaron en un affaire. “Fue un episodio de mi vida del que no me arrepiento. Fue una experiencia que mantendré en mí y durará por siempre. Lamento no haber seguido mis instintos de muchas maneras”, expresó la protagonista de “La Reina del sur”.

Lo que siguió fue una historia conocida. El reportaje fue realizado por el actor Sean Penn, en un polémico y actuado encuentro que fue publicado luego en la Rolling Stone. Por esa entrevista, Guzmán cayó preso gracias al contacto que mantenía el procurador de México con el equipo de filmación.

Reyes logró realizar en Sinaloa una investigación impecable sobre los manejos del cartel mexicano. Para eso viajó junto a dos colegas al corazón del reino del “Chapo”, en el oeste de México, donde abundan los pueblitos de montañas, cruzadas por grandes selvas y caminos de tierra. En su recorrido pudo encontrar varios hoteles a nombre de diferentes testaferros y sociedades anónimas fantasmas utilizadas para lavar la fortuna del narco mexicano, que se calcula en más de 3 mil millones de dólares. Uno de los hombres más sanguinarios de los que se tenga memoria. Un ex sicario del Cártel de Sinaloa, Isaías Valdez Ríos, alias “Memín”, contó detalles de cómo fueron torturadas dos víctimas. “Durante horas, Guzmán los golpeó con un tronco. Tenían todos los huesos rotos, no podían moverse”. Luego, por orden del líder narco, fueron colocados en una hoguera para que se quemaran vivos. Mientras se escuchaban los gritos de sufrimiento, el Chapo los remató con un tiro en la sien al grito de “A chingar tu madre”.

Noticias: ¿Qué siente un periodista que en determinado momento debe optar entre su vida y su trabajo?
Gerardo Reyes: Los periodistas son más útiles vivos que en un cementerio dentro de un mausoleo de héroes. No creo que una historia valga la vida de nadie, ni del periodista ni de la fuente. Hay un punto en algunas investigaciones en el que el reportero intuye un peligro inminente. Ese el momento de hacer una pausa de supervivencia.

Noticias: ¿Cómo se hace esa “pausa de supervivencia”?
Reyes: Por ejemplo, se puede compartir la información con otros medios y de esa manera diluir la responsabilidad del reportero original. También están los colegas que piensan que deben llegar hasta las últimas consecuencias, sin importar el alto riesgo de poner su vida en juego. Es otra opción respetable.

En su amplia trayectoria, obtuvo los premios soñados por cualquier periodista. Es el primer colombiano en obtener el Pulitzer. Fue gracias a una investigación que realizó junto a dos colegas para el Miami Herald en 1999. Revelaron el fraude electoral del estado de la Florida que le terminó costando el puesto al alcalde de Miami. También obtuvo dos premios Emmy, el María Moors Cabot, el Ortega y Gasset, un IRE Awards, el Peabody y el Premio de Periodismo Planeta.

Noticias: ¿Por qué cree que el caso de José Luis Cabezas estuvo presente durante tanto tiempo en la sociedad?
Reyes: El caso de José Luis rompió el dique de una represa desbordada de indignación en un momento muy oscuro de la historia argentina. En ese homicidio se delató sin escrúpulos el poder de una mafia de políticos y empresarios que gobernaban por aquel entonces.

(Leer también: 22 años sin José Luis Cabezas: el presente de sus verdugos)

Reyes tuvo la oportunidad de conocer en Miami las ramificaciones internacionales de las mafias del cubano Ramón Puentes, ex vendedor de automóviles de lujo en la ciudad norteamericana, acusado de lavar dinero y traficar cocaína a la Argentina. También investigó la valija de Antonini Wilson y los contratos fantasmas de la constructora brasileña, Odebrecht. En 1992 se encargó de cubrir el juicio al general panameño Manuel Antonio Noriega. También descubrió cuentas millonarias vinculadas a Humberto Ortega, ex general sandinista y hermano del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. Actualmente, con sus 61 años lidera el grupo de investigación en el canal norteamericano Univisión, para seguir con la caza de narcos. Un hombre que no le temió ni al “Chapo” Guzmán.