Menú
Sociedad / 13 de febrero de 2019

Efecto crisis: famosos que lloran miseria

Por

En el imaginario colectivo, la vida de cualquier artista parece estar signada por la fama, el glamour y una abultada billetera. Aunque para ellos, no todo lo que brilla es oro, sobre todo cuando se trata de vivir en la Argentina. Con un 2018 que cerró con una inflación del 47,6%, la economía del país no sólo se volvió un drama para el argentino de a pie. También para actores y actrices que, escandalizados por la suba de precios y los tarifazos, pusieron el grito en el cielo y se quejaron de que la plata no les alcanza. La industria del espectáculo vive su propia crisis. En medio de la poca producción de ficción televisiva y una temporada teatral con bolsillos flacos, generar ingresos entre los pocos puestos laborales disponibles, resulta complejo. Y pagar las cuentas se hace cuesta arriba hasta para un artista tan prestigioso como lo es Enrique Pinti.

Fue justamente él quien empezó con lo que muchos medios bautizaron como el “Tarasca gate”, es decir, que los famosos lloren miseria. El humorista de “Al fondo a la derecha” dijo estar viviendo la peor situación económica de su historia. “Es la primera vez que el agua me llega al cuello”, dijo en una entrevista. Y detalló a NOTICIAS su situación sobre el servicio de salud que abona para enfrentar su diabetes: “Pagaba 12.000 pesos de prepaga, y de pronto 32.000.

(Leer también: Los famosos indignados por los tarifazos)

“Después, las expensas me subieron de 8.000 a 21.000. Soy un tipo al que le ha ido más o menos bien. Y la insulina, que es importada, cuesta 33.000 pesos las dosis para un mes. Aparte de diabético, tenés que ser rico”. Llorar miseria no le salió barato a Pinti, que debió enfrentarse a las críticas de Marcelo Longobardi, quien insinuó que el artista habría administrado mal su dinero; y colegas suyos como Alfredo Casero, que lo llamó “cagueta”, y Juan Acosta que opinó: “Lamento que tenga una situación económica difícil. Tarasca ganó”.

Sin embargo, Pinti no fue el primero en quejarse del impacto de la crisis en su economía. La actriz Ana María Picchio también dijo estar viviendo un drama, que en su caso, repercutió en tener que dejar de usar el auto para ir al teatro, y utilizar el subte. Algo normal para cualquier ciudadano, pero no para una famosa. “Gracias a Dios que estoy con la obra. Si no creo que me hubiera suicidado. Es muy triste lo que está pasando”, dijo una de las protagonistas de “Atracción fatal”, en una nota radial con Pablo Duggan. Y agregó: “No soy miserable. Pero ahora me compro la fruta, las verduras, todo lo justo”.

Las declaraciones de Picchio no pasaron desapercibidas. También se les sumaron otros colegas que manifestaron su preocupación por la volatilidad del dinero, como Violeta Urtizberea. “La plata no me alcanza, gasto más de lo que tengo, se me evapora y no sé cómo”, reveló la actriz en “Debo decir”. En las redes sociales no faltaron quienes la tildaron de “kirchnerista” por su postura. Algo similar pasó con Florencia Peña, a quien por su posición anti macrista, la acusaron de llorar miseria mientras su nivel de vida le permite irse de viaje a México. “Macri es hambre, con Macri no puedo pagar las tarifas de servicios y es imposible salir del país por el precio del dólar te dice Flor Peña. ¿Dónde está de vacaciones? En Playa del Carmen, Caribe Mexicano”, escribió un usuario. Otro, que se hizo pasar por su hijo Toto, la defendió. Y Peña, recogió el guante y contestó: “Mi hijo no tiene Twitter. Aplaudo al que se hizo pasar por él contestándole a un troll macrista famoso por su foto de perfil de modelo australiano que critica nuestras vacaciones. ¿Cuánto le pagará el Estado por defenestrarnos?”.

(Leer también: Cómo será la economía 2019, según una de las analistas que más acierta)

Profesión en crisis. “Es la historia de nuestras vidas. Siempre he tenido trabajo y dejé de tener. Todos los lapsos en los que no trabajás, nadie te pregunta cómo vivis. Es muy difícil sobre todo para quien ha elegido el teatro”, admitió Nacha Guevara. El trabajo de los actores se agravó en los últimos años por la crisis en la industria del espectáculo. El déficit en la ficción televisiva y la poca venta de entradas en los teatros, según los expertos del ambiente, genera que haya menos puestos de trabajo disponibles para los actores, que de por sí deben enfrentarse con contratos laborales temporales, y que dependen de la cantidad de tickets vendidos.

“El déficit en la ficción televisiva es una realidad que pega de lleno en la masa actoral. El teatro siempre fue – lo sigue siendo– una plataforma valiosa como fuente laboral. Pero una cosa es el brillo de las marquesinas, y otra es la cantidad de contratos laborales que genera”, explicó Carlos Rottemberg a NOTICIAS. El productor y empresario, además, indicó que esa falta de ficción está provocando la ausencia de grandes figuras que convocaban en el teatro. “Hoy, las grandes obras pueden ser reemplazadas por nuevos formatos, de pocas funciones a la semana y con protagonistas más volátiles. Ya no existe el actor de raza dispuesto a terminar sus días protagonizando la escena cumbre que siempre soñó. Una especie de mística que cada vez cuesta más encontrar”, finalizó Rottemberg.