Menú
Sociedad / 26 de febrero de 2019

Revés a Wanda Nara: mánager picasesos

Por

De ser una vedette del montón y hacerse famosa por su falsa virginidad, a los viajes de lujo por Europa en aviones privados; la vida de Wanda Nara parecía sacada de un guión cinematográfico. Pero quizás fue ese afán por estar en el candelero y generar polémica –y que más de una vez le funcionó–, el que hoy amenaza con destruir su historia digna de Hollywood.

Es que desde hace unas semanas, Wanda encabeza los titulares de la prensa italiana. Su marido, Mauro Icardi, pasó de ser el jugador estrella del Inter de Milán, a convertirse en un dolor de cabeza para el neroazzurro y en un villano para los hinchas, que sienten que desprecia al club que lo vio convertirse en ídolo. Y todos apuntan contra la rubia que hace tres años se convirtió en su representante: una mánager picasesos.

Según reflejan los medios europeos, una serie de declaraciones de Wanda sobre el club, su DT y hasta los jugadores, fueron el desencadenante para que la relación con el argentino se terminara de quebrar, le quitaran la cinta de capitán al delantero rosarino, y hoy tenga que negociar su continuidad en un contexto más que ensombrecido. Esto se suma a la imagen negativa que ya de por sí tiene Wanda para el Inter. A pesar de ser toda una celebridad en Italia, la mujer suele encabezar las revistas de espectáculos por hacer ostentación de su estilo de vida y sus gastos millonarios. Y el perfil alto, en las instituciones del fútbol, no cae nada bien.

El tiro por la culata. Si bien Icardi tiene compromisos hasta 2021, el plazo para decidir su continuidad está pronto a vencer. Y fue a raíz de eso que empezaron los problemas entre el Inter y Wanda. Primero la rubia se refirió a que había otros clubes interesados en el argentino, y que no descartaba un pase. Luego, la prensa europea se refirió que la suma de dinero que el neroazzurro ofrecía no cumplía con las expectativas de la ex mediática. Así como en los comienzos de su carrera se sentaba en el living de “Intrusos” a ventilar detalles de su vida íntima y sexual, siempre polémica, Wanda no se quedó callada e hizo una serie de declaraciones picantes que no cayeron bien en el Inter.

Wanda suele acaparar los medios italianos por su ostentación en su estilo de vida.

En su rol de panelista en el programa “Tiki-Taka”, hizo un pase de factura: “Me gustaría que Mauro estuviera más protegido por el equipo”. Después cuestionó las decisiones en la cancha del director técnico, Luciano Spalletti, y criticó al jugador Iván Persic.

Lo que la mediática jamás midió fue que el raid mediático le iba a salir caro y estaría a punto de llevarse puesta la carrera de su marido. El 13 de febrero, el Inter anunció a través de las redes sociales que el nuevo capitán del equipo sería el arquero Samir Handanovic. El malestar llegó a los hinchas que, furiosos con el matrimonio, primero repartieron unos panfletos en la cancha; en donde pedían “afuera los mercenarios del Inter”, y luego, según “La Gazzetta dello Sport”, apedrearon el auto en el que viajaba la rubia.

Al igual que cuando, años atrás, se sentó en los programas de espectáculos a llorar por la supuesta filtración de sus videos íntimos, Wanda recurrió a la tevé, esta vez como mánager, a hacer su descargo. “Está muy mal, Mauro. Algunos dicen que el brazalete de capitán no tiene sentido, pero para él es como quitarse una pierna más que un brazo. No es nuestra intención dejar el Inter”, relató entre lágrimas. Como si no faltaran protagonistas en esta historia, el ex mánager de Icardi salió a embarrar la canchay a cuestionar el rol Wanda. “A Mauro le irá mejor cuando se vuelva a destacar por lo que hace en el campo, y no por las insistentes llamadas de atención de su agente”, respondió Abian Morano Santana, responsable de la carrera del rosarino hasta el 2015.

Blanqueo. Lloró en la tevé y aclaró que su marido no tenía intención en dejar el Inter.

Tal como relatan a NOTICIAS quienes conocen de cerca el ambiente futbolístico, los escándalos personales de los jugadores disgustan a los clubes, y en ese sentido, resulta imprescindible que el mánager sepa cultivar un perfil serio, ya que es, en definitiva, el encargado de manejar los jugosos contratos. Tamara Alves es una de las otras mujeres que se hicieron un lugar en el mundo de la pelota como mánager. La ex modelo, si bien no representa a su marido, Patricio Toranzo, forma parte de la empresa “SR All Stars Argentina”, que trabaja con jugadores en la Argentina y Europa. “Hay una cosa de la que Wanda no va a poder escapar, y no sé si ella lo quiere hacer, que es la parte mediática. Yo trabajé en los medios y me abrí. Cuando se trata el tema plata, hay que ser cauteloso con lo que se dice”, opina Alves.

(Leer también: Los millennials: generación instantánea)

De manera similar opina Julia, la esposa del campeón del ’78 Mario Kempes. En su caso, ella es la encargada de negociar los contratos publicitarios de su marido. Para ella el rol de esposa y mánager son compatibles, pero hay que manejar ambas cosas con cuidado: “Siempre tiene que consultar al representado, y nunca divulgar cifras, ni el contrato en un show de televisión. Tenemos que ser serias y respetar todos los sectores involucrados: club, hinchas, familia y jugador”, remarca.

Claudio Destéfano es especialista en marketing deportivo, y para él, el factor familiar también juega de forma negativa a la hora de representar a un futbolista, algo que también se da en el caso de Lionel Messi con su papá Jorge. Como indica el especialista, los mánagers suelen ser los fusibles cuando las negociaciones con los clubes no salen como lo esperaban.

Además, hace hincapié en la importancia que los clubes no queden salpicados por los escándalos personales de los futbolistas. “Se unieron planetas complicados. Wanda es famosa y, a la larga, eso a Mauro le juega en contra. Cierre o no con el Inter, cualquier otro club va a tener que evaluar esta contingencia. Quieren escapar del conflicto”.

En medio de rumores de crisis entre Mauro y Wanda, y en medio de un contexto profesional más que negativo para él, ¿habrá aprendido el jugador que los negocios no se deben mezclar con el placer?