Menú
On Demand / 18 de marzo de 2019

Ugetsu

Es por un lado una historia romántica, por otro, un cuento de fantasmas. Todo está ambientado en un Japón feudal que tiene la textura y la apariencia de un sueño, a veces de una pesadilla.

Por

***** Decir que esta película es una obra maestra es ocioso: salta a la vista que lo es. Es por un lado una historia romántica, por otro, un cuento de fantasmas. Todo está ambientado en un Japón feudal que tiene la textura y la apariencia de un sueño, a veces de una pesadilla. Mizoguchi se dedica a narrar con delicadeza, colocando la cámara donde es pertinente.

Es cierto que todo es bellísimo, que cada plano nos asombra gráficamente. Pero de ningún modo eso está por encima de la historia sino que se imbrica con ella. La cámara se mueve con una parquedad y una elegancia que pocas veces se encuentra en el cine, sin importar la época, y Mizoguchi deja de lado cualquier pretensión de ser metafórica o hablar de los males del mundo que le ha tocado vivir.

(Leer también: Cine: cuáles son las películas imprescindibles que hay que ver)

Al contar su historia y comprometerse en este melodrama con cada uno de los personajes, la dimensión metafórica se fija sola. Y sirve para cualquier época: eso es lo que demuestra la etiqueta de “obra maestra”, ni más ni menos.

(Japón, 1953) Drama. Dirección: Keji Mizoguchi. Con Masayuki Mori. Qubit.TV.