Menú
Personajes / 16 de abril de 2019

Romina Re: “Trato de reeducar varones en el deporte”

Es la única argentina que corre en circuitos de Europa y Asia. Cómo fue romper los mandatos y armar una empresa de sí misma.

Romina Re
"Cuando arranqué, quería que me miraran con los mismos ojos que a un piloto varón. Luego aproveché esa exclusividad que tengo de ser mujer como algo marketinero". Fotos: Marcelo Escayola.

Cuando era nena, a Romina Re le regalaron un auto de Barbie, fucsia metalizado. Cubrió la cara de la emblemática rubia con stickers y lo transformó en un vehículo de competición. A los doce, se subió a uno de verdad y voló por la pista a 190 kilómetros por hora. La pasión por los fierros la heredó de su padre Adolfo, ex piloto y durante décadas al frente (junto a su hermano gemelo Carlos) del equipo Re Competición, dirigente de la categoría Renault Argentina y fundador de la Fórmula Metropolitana. Él no estuvo de acuerdo con que su hija hiciera carrera dentro del automovilismo y tardó años en aceptar su decisión de irse a probar a Italia a los 18. A Romina nada la detuvo.

En 2005 juntó los ahorros logrados con su primera experiencia laboral en el departamento comercial de una revista de autos, pagó la selectiva para el equipo Minardi y sacó pasaje a Roma. Bajó del avión con lo que le quedaba, 700 euros, y sin hablar italiano. “En esa selectiva no anduve bien, eran auto y circuito nuevo, cosas distintas desde lo técnico, y los nervios de no poder comunicarme”. Pero la convocaron para una nueva prueba y le fue mejor. “Me dijeron que me consiguiera un sponsor porque no podían pagar mis gastos pero que me quedara en el equipo, aprendiera del automovilismo europeo y que me iba a subir a sus autos cuando uno quedara libre”. Durmió meses en el ático del taller, observó a los pilotos, se familiarizó con el auto y el circuito y, a los ocho meses, debutó en Ímola, San Marino.

Fue el comienzo de un carrerón: entró como piloto de desarrollo –lo que le permitió trabajar a la par de los ingenieros– en la fábrica francesa Beta Epsilon y la fueron a buscar desde China para que participara en la Fórmula Master Series de Asia. Ahora vive repartida entre Buenos Aires y Madrid y es la cara de Adidas Originals en Nueva York y Los Ángeles y de Pepsi Black en Argentina.

Noticias: Dice que en sus comienzos, mil veces pensó en volverse. ¿Cómo se contuvo para no hacerlo?
Romina Re: Era más fuerte lo que quería lograr que aquello por lo que tenía que pasar. Trataba de llamar poco a Argentina para no ponerme mal, después conocí a una psicóloga deportiva del equipo y entendí que tenía que vivirlo sola. Yo decía: “Si esto termina en un fracaso, me vuelvo y que mi mamá me dé un abrazo, pero me tengo que hacer sola”.

Noticias: ¿Cuánto pasó hasta que sintió que no iba a ser un fracaso?
Re: Siempre pienso que lo que hago tiene un 50% de probabilidades de fracaso, quizás es una forma de ponerme presión para conseguirlo. Si no hago algo mejor de lo que hice, siento que estoy fracasando. Pero al año de haber debutado en esa categoría, sentí que había pasado la prueba de fuego.

Noticias: Se fue con 700 euros y ahora maneja negocios con marcas internacionales.
Re: Sí, lo que me pasó fue impensado. Cuando era adolescente, era un lujo tener un par de zapatillas Adidas, mi familia no me las podía dar, y después ser la cara de esa marca en Estados Unidos, es un contraste fuerte.

Romina Re
INQUIETA. Además de hacerse un nombre en el automovilismo, montó una productora de música con la que trajo a Molotov a la Argentina. Tiene un equipo de competición en Europa y otro en Asia. Se la pasa viajando pero hace base en Buenos Aires y Madrid. Foto: Marcelo Escayola

Noticias: ¿Se siente poderosa?
Re: No. Sí me doy cuenta de que no tengo una vida normal de cualquier persona de mi edad, y que he logrado cosas por mí misma que no creo que el común de la gente logre.

Noticias: ¿Por qué se define como un multiproducto?
Re: No tengo el típico perfil del piloto, sino que desarrollo, muestro y vendo. Es mi plus respecto a otros, porque hay miles en todo el mundo, muchos por encima de mi nivel, entonces si no mostrás algo distinto, sos uno del montón; por más que no voy a ser nunca una más del montón porque soy una mujer corriendo entre hombres.

Noticias: ¿Elige estratégicamente no correr con otras mujeres?
Re: Sí, no hay categoría de mujeres pero me ha pasado que en alguna categoría había alguna mujer corriendo y preferí no correr. No me conviene ni a mí ni a ella. Ya estamos acostumbradas a ser el producto distinto dentro de una categoría.

Noticias: Pero es piloto, ¿está bueno distinguirse por el hecho de ser mujer?
Re: Cuando arranqué, quería que me miraran con los mismos ojos que a un piloto varón y destacarme por la parte deportiva. Con el tiempo aproveché esa exclusividad que tengo de ser mujer, usé esa mirada distinta a mi favor, como algo marketinero. Pero no me quedo sólo con correr e irme a casa. Tengo un interés nato por lo comercial. Cuando representaba a una fábrica francesa que hace chasis de autos de carrera, me bajaba del auto y trataba de venderlo, ya sea haciéndoselo probar a otros pilotos o provocando un efecto rebote de marketing, que la fábrica tuviera otros beneficios, no sólo que le pusiera el auto en la punta o demostrara que era más rápido que los demás sino también intentando introducirlo en el mercado.

Noticias: Dice: “Eduqué a mis sponsors para que entiendan que puedo darles un rebote más allá de los resultados”. ¿Se saca la presión de estar en la punta y arma otro juego?
Re: Sí, les hice ver que no todo dependía del resultado. No es sólo por sacarme presión, ganar una carrera o estar adelante depende de un montón de variantes, no sólo de mí. Me parecía que tenía un montón de cosas para ofrecer y los eduqué para que no sean sponsors de un auto de carrera ganador, que sean sponsors míos, de Romina.

Noticias: ¿Y quién es Romina?
Re: Qué pregunta, no sé cómo responder… Mi carrera se inició netamente en el deporte y luego muté a una miniempresa. Fui mudándome de país y en cada uno generaba negocios, con campañas, promoción de marcas, involucrándome en el trabajo de los sponsors, no me quedo con que sólo me pongan la publicidad.

Noticias: ¿Lleva adelante las negociaciones?
Re: Nunca tuve manager porque al principio a nadie le interesaba representarme y cuando fui conocida en el deporte, ya estaba empapada en el tema y nadie mejor que yo para venderme.

Fotos: Marcelo Escayola

Noticias: ¿En los primeros tiempos trataba de disimular su cuerpo?
Re: Tal cual. Lo que pasa es que los varones dentro de mi ambiente, si no pueden descalificarte deportivamente, intentan hacerlo por la parte personal o con el físico. Siempre quise pasar lo más desapercibida posible, entonces iba fajada a los autódromos y eso era una presión psicológica para mí. Después entendí que no tenía por qué hacerlo. Cuando ya había demostrado quién era deportivamente, me pareció que era un momento de volver a ser yo.

Noticias: ¿Se identifica con la revolución feminista de los últimos tiempos en Argentina o lo ve como algo más lejano?
Re: Tengo una postura neutral, estoy a favor de algunas cosas y de otras, no. Trato de reeducar a los varones desde mi deporte, donde es fuerte el machismo, pero desde el respeto. Siempre voy a defender a mi género. Todos estos años trabajé para eso, pero no me gustan los excesos.

Noticias: ¿Qué siente cuando corre?
Re: Liberación absoluta, no creo que haya otro deporte o actividad que te dé la misma sensación. Correr en parte es querer controlar algo que es difícil de controlar, el riesgo, estás asumiendo que te puede pasar algo y eso, aunque suene morboso, tiene una parte de placer.

Noticias: ¿Ganó muchas carreras?
Re: No, muchas no.

Noticias: La principal quizás fue respecto de su padre.
Re: Hice casi toda mi carrera en Europa porque uno de mis objetivos era despegarme del apellido, si no siempre iba a ser la hija de mi papá y en Europa lo mucho o poco que lograra, iba a ser mi nombre. Él no estaba de acuerdo y pasó tres o cuatro años sin hablarme. Creo que las ganas de desafiar a mi padre fueron las que me hicieron llegar adonde estoy. Si él no me hubiera soltado la mano como lo hizo, no hubiera tenido esa necesidad de demostrarle que podía.

En los últimos meses, había empezado a trabajar con su padre y con su hermano Claudio en el armado de un equipo de competición familiar al que bautizaron Re Performance. Antes su papá había disuelto la sociedad comercial que lo había unido profesionalmente durante décadas a su gemelo.

Si los circuitos son desafiantes y quien los transita asume el peligro que conllevan, la vida tiene sus propias trampas disfrazadas de cotidianidad: el 20 de marzo, Adolfo Re trabajó toda la mañana en su taller preparando un auto que corrió el 7 de abril en La Pampa, la primera carrera de Re Performance. Fue a comer con un amigo, se atragantó con un bocado y murió. “Con la soberbia que uno tiene a veces, hasta hace poco yo pensaba que lo había superado pero después de su muerte y hablando con la gente que lo conoció, es tanto lo que él construyó que dudo que así sea”. Por boca de los amigos de su padre, se acaba de enterar de lo orgulloso que él estaba de tenerla como hija. Y la alegría por esa victoria no se la saca nadie.

Valeria García Testa
@valgarciatesta