Menú
Política / 31 de mayo de 2019

Quién es Jorge Ahumada, el psicólogo del Presidente

Esta semana en Noticias, contamos cómo vive Macri estos meses de crisis y campaña electoral. Su analista personal es un personaje clave.

Por |

psicólogo Macri
Ahumada el martes 28 de mayo, tras atender al presidente. Foto: eduardo Lerke

El secuestro que sufrió Mauricio Macri en 1991 cambió su vida en muchos aspectos. Fue el hecho que terminó de consagrar su amistad con Nicolás Caputo, el ejecutor del pago del rescate; pero también el trauma que lo obligó a empezar terapia. Ese año conoció a Jorge Luis Ahumada, el piscólogo al que ve desde ese momento, hasta ahora, dos veces por semana.

Ya no va a su consultorio en avenida Las Heras. Tras la tapa de NOTICIAS de agosto de 2016, donde se descubrió a uno de los hombres que más influyen en el Presidente, las sesiones se mudaron de locación: los martes por la tarde en la casa que era de su padre, en Barrio Parque, y los viernes en la Quinta de Olivos.

El psicólogo mantuvo hasta donde pudo su postura de no cambiar de lugar. Para él era importante recibirlo en su consultorio: “Desde ya no es lo mismo atender al Presidente que a otra persona. Pero yo trato de que sea absolutamente igual. Por eso lo espero en mi lugar y él viene, intento que la terapia no cambie y que mi vida tampoco lo haga”, le había dicho a NOTICIAS en su primera conversación.

(Te puede interesar: Macri nombró director del Enacom a un ex empleado de Socma)

Ahumada es un profesional prestigioso. Se recibió a los 22 años con Diploma de Honor en la Facultad de Medicina de la UBA. “Soy freudiano de los clásicos”, se describía.

En medio siglo, el terapeuta de Macri fue publicado en nueve idiomas, miembro de honor de la Sociedad Británica de Psicoanálisis y editor del International Journal of Psychoanalysis. Recibió el premio Mary S. Sigourney en Nueva York -ciudad donde vivió dos años- en 1996, el Konex en 2006 y el reconocimiento de la Universidad de Frankfurt durante los festejos de los 150 años del nacimiento de Freud, entre otras distinciones internacionales. “Es un muy riguroso psicoanalista. Un investigador, intelectual y sobre todo creativo. Es evidente que está preparado para tratar al Presidente sin que su cargo contamine el proceso”, aseguró el doctor Andrés Rascovsky, ex presidente de APA que trabajó con Ahumada.

(Te puede interesar: Cambiemos frente a las movidas opositoras: la nueva hoja de ruta PRO)

Durante mucho tiempo, el tema central en la terapia freudiana con el Presidente fue Franco, su padre, fallecido el 2 de marzo de este año. Cosas del destino, ahora realizan una de las sesiones semanales en la casa de quien fuera el jefe del clan. La explicación oficial es que ya no pueden ir al consultorio de Ahumada “por cuestiones de seguridad”.