Menú
Economía, Empresas / 25 de julio de 2019

Economía del conocimiento: la apuesta por conquistar talento

Ya son el tercer complejo exportador de Argentina, detrás del agro y las automotrices, y el que más empleo genera. Nuevas inversiones.

Por

Al final los brotes verdes no están en el campo, ni en la industria, sino en la llamada “Economía del Conocimiento”. Este sector que incluye al software, robótica,  inteligencia artificial, producción audiovisual, biotecnología, nanotecnología e impresión 3D, entre otras, emplea a más de 450 mil personas y es, con u$s 6.500 millones al año, el tercer complejo exportador argentino, detrás del agro y la industria automotriz.

“En todo el mundo desarrollado, los servicios basados en conocimiento generan más empleo y de mayor calidad que las industrias tradicionales”, afirma Sergio Kaufman, CEO de Accenture. “Argentina está muy bien posicionada, por el buen nivel educativo de nuestros profesionales, muchos de ellos bilingües o trilingües. Además nos ayuda el uso horario y la afinidad cultural con Europa y Estados Unidos, principales demandantes de estos servicios”, destaca.

(Te puede interesar: El avance de las fintech: los bancos online pisan fuerte)

La firma mudó a comienzos de este año sus oficinas desde el microcentro porteño hacia un “edificio inteligente” en el distrito tecnológico de Parque Patricios, con una inversión cercana a los US$ 100 millones. “En este predio antes funcionaba una fábrica metalmecánica, que en su mejor momento empleó a 50 personas. Hoy trabajan 4.000”, ilustra.

sector en alza. Sergio Kaufman, CEO de Accenture, resalta la capacidad de creación de empleo de calidad del rubro.

A medida. Para impulsar al sector, el Congreso sancionó recientemente una Ley de la Economía del Conocimiento, que reemplazó a la Ley del software ampliando beneficios impositivos a otros rubros tecnológicos y de diseño.

“No es una ley cualquiera, sino una oportunidad histórica de dar previsibilidad e incentivos para que se creen en Argentina más empresas globales que salgan a exportar talento local”, comenta Martín Migoya, socio de Globant, uno de los cuatro unicornios argentinos (empresas que valen más de US$ mil millones).

(Te puede interesar: Ciudades del futuro: la movilidad como un eje central)

Para Roberto Alexander, presidente de IBM Argentina, “la clave de la exportación de servicios de calidad son los profesionales altamente capacitados en las tecnologías y metodologías más modernas, y Argentina tiene profesionales con mucho talento, conocimiento y experiencia”.

economia del conocimiento
formación. Martín Migoya, de Globant, destaca la nueva Ley de Economía del Concimiento.

Desde su Centro Tecnológico en Martínez, IBM Argentina brinda a clientes locales e internacionales diferentes servicios informáticos y de negocios para apoyar a las empresas en su transformación digital: gestión de entornos de nube híbrida, recuperación de desastres y adopción de tecnologías disruptivas como inteligencia artificial, blockchain e internet de las cosas.

El futuro. Para Kaufman, “este es un sector con amplias perspectivas de crecimiento. En nuestro caso, el único límite es nuestra capacidad de tomar personas capacitadas. Hoy tenemos 850 posiciones abiertas entre las oficinas de Buenos Aires, Rosario, La Plata y la que abriremos a fin de junio en Mar del Plata. Uno de nuestros compromisos es generar impacto y desarrollo local”, destaca.

Migoya, de Globant, afirma: “pensamos seguir expandiéndonos y contratando talento tanto en el país como en el mundo”. La firma tiene hoy presencia en diez países incluyendo Estados Unidos, India, Luxemburgo, España, México, Perú y Brasil; además de Argentina.

Economia del conocimiento
Para Roberto Alexander, de IBM, es vital repensar e impulsar las carreras terciarias.

En cuanto a inversiones, IBM Argentina desembolsó el año pasado US$ 15 millones para expandir la innovación digital e impulsar la transformación tecnológica de clientes, startups y universidades.
“La educación es una pieza fundamental en esta economía del futuro, y para esto, las empresas, el sector público y las universidades deben trabajar en la adopción de un modelo educativo ágil”, señala Alexander. “En un mundo cada vez más conectado y dinámico constantemente surgen nuevos paradigmas, tendencias y prácticas emergentes que requieren revisar currículas y materias”, dice el CEO de IBM y agrega: “también es vital repensar e impulsar las carreras terciarias, que hoy son tan vitales como las universitarias”.

En la nueva Economía del conocimiento el gran desafío es contar con suficientes profesionales y técnicos en las llamadas disciplinas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática).

Según un estudio de Accenture, los servicios basados en Conocimiento representan hoy el 22% del PBI para que alcancen el 30% del PBI en los próximos tres años hará falta formar e incorporar al mercado laboral 9.500 técnicos, ingenieros, matemáticos y científicos.