Jueves 9 de julio, 2020

CIENCIA | 15-05-2020 16:56

Covid-19 en niños, y el misterioso cuadro que los aqueja

Los chicos suelen tener cuadros más leves y hasta asintomáticos. Pero la ciencia aún tiene muchas dudas. Y una complicación arterial inflamatoria detectada en diversos países complica la situación.

Un nueve por ciento del total de personas infectadas por el nuevo coronavirus en la Argentina son niños y adolescentes de hasta 19 años. Mientras que los cuadros más graves de la enfermedad Covid-19 se ven en la franja etaria más añosa, ese nueve por ciento despierta una enorme cantidad de interrogantes. Lo primero fue la sorpresa: a diferencia de otros virus respiratorios, el coronavirus SARS-CoV-2 no parecía impactar con fuerza entre los más chiquitos. Y entonces se esparció la idea de que niños y niñas quedaban, tal vez, al margen de la pandemia.

Pero pronto se halló que muchos sí se infectan, y que pueden transitar la enfermedad sin síntomas aparentes. Con el paso de los meses, la pintura real va mostrando que niños y adolescentes se contagian (menos), que pueden requerir internación hospitalaria y, en las últimas semanas, se están registrando casos en los que podría haber una asociación con síntomas similares a los de un trastorno que todavía no tiene explicación entre los científicos. 

El South Thames Retrieval Service de Londres (Servicio de Recuperación del Sur del Támesis, en Reino Unido) brinda apoyo y recuperación de cuidados intensivos pediátricos a 2 millones de niños informó el 7 de mayo en la prestigiosa The Lancet: “Durante un período de 10 días a mediados de abril de 2020, notamos un grupo de ocho niños con shock hiperinflamatorio, que muestran características similares a la enfermedad de Kawasaki. El número típico es uno o dos niños por semana”.

La enfermedad de Kawasaki es rara en niños e involucra inflamación de los vasos sanguíneos, incluidas las arterias coronarias. “Todos los niños estaban, previamente, bien”, aclara el documento. Y advierte: “Sugerimos que este cuadro clínico representa un nuevo fenómeno que afecta a niños previamente asintomáticos con infección por SARS-CoV-2 que se manifiesta como un síndrome hiperinflamatorio con afectación multiorgánica similar al síndrome de shock de la enfermedad de Kawasaki. La naturaleza multifacética del curso de la enfermedad alerta sobre la necesidad de un aporte multiespecializado (cuidados intensivos, cardiología, enfermedades infecciosas, inmunología y reumatología)”, agregan los autores del documento. Un niño murió en Londres luego de sufrir este cuadro.

En la noche del 4 de mayo, funcionarios de salud de la ciudad de Nueva York, en los Estados Unidos, informaban algo que hasta ese entonces era un rumor: quince niños (de entre 2 y 15 años),  habían sido hospitalizados en las últimas semanas con ese mismo síndrome. De hecho, el departamento de salud neoyorquino describe la enfermedad como un "síndrome inflamatorio multisistémico potencialmente asociado con Covid-19". De los 15 pacientes, la mayoría había dado positivo para el coronavirus o se había descubierto que, a través de las pruebas de anticuerpos, habían estado infectados previamente.

En el último mes, diversos estudios muestran que el coronavirus SARS-CoV-2, causando de la enfermedad Covid-19, ataca a diferentes órganos, incluido el revestimiento de los vasos sanguíneos algo que, hipotéticamente, contribuye a la formación de coágulos en algunos pacientes con coronavirus. Los pediatras de varios países europeos, incluidos Italia, Gran Bretaña, Francia y España, han informado decenas de casos de niños que presentan este tipo de síntomas. No se han registrado muertes, y aunque muchos de los chicos dieron positivo para el coronavirus, otros no.

En la ciudad de Bérgamo, en el norte de Italia, un hospital tuvo 20 casos durante el mes de abril. En cuatro hospitales parisinos, 20 niños fueron hospitalizados con afecciones cardíacas inflamatorias, y en Gran Bretaña, más de una docena de nenes con esos síntomas tuvieron que ser colocados bajo cuidados intensivos. España registró unas pocas docenas de casos en todo el país, y Suiza y Bélgica también informaron haber tenido algunos pacientes con esas características.

Sin embargo, estos cuadros son raros (aún cuando se han descripto en varios países, ver Recuadro) y la realidad, a cuatro meses y medio del inicio de la epidemia mundial, es que cómo, cuándo y por qué la Covid-19 es tan diferente en los chicos, a comparación de los adultos, sigue siendo un rompecabezas al que le faltan piezas. 

Levedad

Varios estudios sugieren que los niños tienen menos probabilidades de contraer el nuevo coronavirus, que aquellos que enferman presentan cuadros leves y que, además, no siempre contagian a otras personas. Son datos alentadores aunque francamente escasos y poco concluyentes.  

Investigadores en Islandia, uno de los pocos países que realizaron exámenes de detección masivos, no hallaron infecciones en 848 niños menores de 10 años, en comparación con una tasa de infección de casi el 1% en las edades de 10 años o más. Un análisis estadounidense hecho sobre alrededor de 150.000 personas infectadas encontró que solo 1,7% eran menores de 18 años. En uno de los estudios más grandes, realizado por médicos chinos en Shanghai, el 94 por ciento de los niños con el virus tenían una enfermedad asintomática, leve o moderada. Una revisión realizada por el Instituto Karolinska (de Suecia) halló que los niños representaban menos del cinco por ciento de los casos diagnosticados de Covid-19 a nivel mundial. De los 2.572 niños infectados analizados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, de los Estados Unidos), el 5,7% fueron hospitalizados. 

Sin embargo, un ensayo llevado a cabo sobre 391 casos y casi 1.300 contactos cercanos en Shenzhen (China) muestra que los niños tienen la misma probabilidad de infectarse que los adultos. Un estudio publicado el 11 de mayo en JAMA Pediatrics (la revista de la asociación médica de los EE.UU, en su versión dedicada a la pediatría), reporta lo hallado en unidades de terapia intensiva de Norteamérica. En este estudio transversal realizado sobre 46 centros entre marzo y abril, muestra que el 83% de los chicos tenían condiciones médicas preexistentes, que un 73% de ellos presentaron síntomas respiratorios y que un 38% requirió ventilación invasiva. La tasa de mortalidad hospitalaria fue del 4,2%. “Este estudio temprano muestra que la Covid-19 puede provocar una carga significativa de enfermedad en los niños, pero confirma que la enfermedad grave es menos frecuente y que los resultados hospitalarios tempranos en los niños son mejores que en los adultos”, resume el paper publicado.  

Transmisibilidad

Otra de las grandes dudas que persiste es si los niños contagian tanto, menos o más que las personas de más edad. Tampoco en este terreno hay una sola voz. Un análisis reciente sobre cómo se propaga el virus en escuelas y hogares hecho en Australia dio como resultado que 18 alumnos positivos para Covid-19 no habían infectado a ninguno de los 735 niños y 128 empleados con los que estaban en contacto cercano en la escuela. Otro, realizado en China, encontró que los niños habían sido el índice, o primer caso, en menos del 10 por ciento de los hogares, en comparación con el 54 por ciento en un estudio comparable sobre la gripe H1N1. 

Al mismo tiempo, varios estudios sugieren que las nenas y nenes con Covid-19 contagian tanto como los adultos enfermos. Grupos de  investigadores lograron detectar que las muestras tomadas de las narices o gargantas de los chicos para detectar la enfermedad tenían las mismas cantidades de ARN viral que las de los pacientes de mayor edad. Un detalle: hallar ARN no siempre significa que una persona contagia, porque esos rastros también pueden provenir de restos virales que no son infecciosos. Sin embargo, un trabajo aún no sometido a evaluación de pares científicos (los que se denominan preprints), informó que 12 de 23 niños enfermos con Covid-19 tenían virus en su nariz o garganta capaces de atacar e infectar células humanas, una tasa similar a la de los adultos.

En Berlín (Alemania), una investigación de la Charité-Universitätsmedizin, uno de los hospitales universitarios más grandes de Europa, examinó miles de hisopos y concluyó que los niños "pueden ser tan infecciosos como los adultos". Y por eso el trabajo pone especial preocupación en el hecho de que haya chicos contagiados pero asintomáticos que no se ajusten a las reglas de distanciamiento físico e higiene. 

A pesar de eso, no está claro por qué niñas y niños tienen (en su gran mayoría) formas tan leves de la enfermedad. Sin embargo, la respuesta inflamatoria masiva de esa pequeña minoría de niños que desarrollan la enfermedad de Kawasaki parece contradecir la respuesta inmune relativamente benigna que se da en la gran mayoría de los chicos y chicas con la enfermedad.

or eso, la investigación en el área de la infectología infantil aumenta, en diversos países, y más cuando muchos se plantean reabrir escuelas.

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH), por ejemplo, acaban de anunciar que seguirán a 2.000 familias durante 6 meses. Algo similar están haciendo investigadores de Canadá, Holanda, China. Y es que las investigaciones de la vida real referidos a la frecuencia con que chicos y chicas se contagian y transmiten el nuevo coronavirus son aún escasos y nada concluyentes. La reapertura de escuelas y jardines de infantes no parece ser un tema resuelto desde el punto de vista médico, al menos por ahora. 

 

 

Galería de imágenes

Andrea Gentil

Andrea Gentil

Editora de Ciencia, Medicina y Tecnología. Docente.

Comentarios

Video

Efemérides, por Radio Perfil

Las principales fechas de la mano de la producción de Radio Perfil.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario