CIENCIA | 21-07-2022 15:51

El intestino: la clave del sistema inmunológico

Estudios demuestran que este órgano gravita sobre el funcionamiento de otros. Las defensas.

El intestino, raíz del bienestar o todo lo contrario. Nunca tan apropiada la frase que corrió sobre generaciones en cuanto a salud se trata: “Somos los que comemos”.

El médico griego Hipócrates, (460 a C – 370 a C) considerado el padre de la medicina occidental, sostenía que las enfermedades empezaban en los intestinos. Su enfoque, además, mantenía que el cuerpo tenía la propiedad de autocuidarse con una terapia basada en el poder curativo de la naturaleza. Este proceso natural se centraba en dieta, enemas y plantas.

Muchos años más acá, con demasiada intervención humana en la naturaleza, donde las plantas cosechadas a gran escala contienen agroquímicos y “venenos” no inocuos para el organismo, estudios actuales demuestran, como sostuvo Hipócrates, que el intestino y su funcionamiento determinará el bienestar general de los restantes órganos del cuerpo.

Una rama de la medicina alternativa asocia el mal funcionamiento del intestino no solo con enfermedades digestivas, sino también respiratorias, dermatológicas, distintos tipos de cefaleas, depresión, ansiedad, y fatiga crónica, entre otras.

SOLO LE FALTA PRENSA

El intestino es el responsable de procesar, transportar y absorber los alimentos. Hasta ahí lo conocido en términos generales, pero no solo es el órgano que absorbe los nutrientes, sino que además es un órgano clave del sistema inmunológico.

En las paredes de los intestinos delgado y grueso, debajo de la barrera mucosa, viven entre el 70 % y el 80 % de las células de defensa, llamadas leucocitos o glóbulos blancos.

Allí esperan para atacar todo lo extraño que se filtre mediante una secreción llamada citoquina. Estos elementos extraños pueden ser microorganismos, toxinas o alimentos mal digeridos, entre otros.

DEFENSA Y ATAQUE

La barrera mucosa en las paredes del intestino es débil y puede perder su capacidad de filtro. Ante esta situación, el agotamiento del sistema inmunológico, termina debilitando la capacidad de defensa.

Con este panorama pueden ocurrir dos cosas: por un lado, dejar expuesto al organismo a contraer infecciones y por el otro, la excesiva producción de citoquinas que ingresa al torrente sanguíneo, genera una cascada inflamatoria crónica silenciosa que produce irritación generalizada.

La pregunta es cuáles son los elementos o bajo cuáles circunstancias puede romperse la barrera mucosa del intestino.

“Las causas pueden ser el estrés, crisis emocionales, analgésicos, antibióticos, alteraciones hormonales en las mujeres, parto, embarazo, virus digestivos o tipo COVID, las cirugías, en especial, la de vesícula", responde a NOTICIAS, Facundo Pereyra, especialista en medicina interna, gastroenterología y endoscopía digestiva.

Causa y efecto. Pereyra, nacido en Cipolletti, completó su formación académica en España, Australia y Estados Unidos, pero encontró junto en su padre, Juan Carlos Pereyra, afamado cirujano gastroenterólogo santiagueño radicado en la Patagonia, la respuesta posible a diferentes problemas de muchos pacientes.

Una revelación surgida a partir de innumerables experiencias que obtuvo en el ejercicio de su profesión fue que muchas dolencias se disipaban si el aparato digestivo descansaba a través de una correcta alimentación.

Si algo funcionaba mal en el intestino, todo el cuerpo se vería afectado. Su padre lo había observado desde hace unos años, aunque poco y nada estaba escrito. “Vos sacale al paciente todo lo que inflama al intestino: harinas, azúcar, procesados, lácteos, legumbres y algunos vegetales durante dos meses en forma estricta y vas a ver que no tiene más problemas digestivos, y se le mejora todo, la migraña, la artrosis y hasta la depre”, cuenta que le dijo su padre

“Con el tiempo me fui convenciendo de algo muy real que la medicina aún no acepta: muchos de los problemas crónicos de la salud se relacionan con algún grado de mal funcionamiento del intestino y de la comunidad de microorganismos que habitan dentro de este, más conocida como microbiótica”.

Desde 2013 hasta 2019, Pereyra hijo abrazó esta búsqueda y desarrolló un programa de salud digestiva integral. Hoy es un influencer en salud con más de doscientos mil seguidores en Instagram, grupos de Facebook, de WhatsApp, consultas online, además de su clínica en Cipolletti y la atención en el hospital zonal.

Este año publicó el libro “Resetea tus intestinos”, Más de 25 síntomas y enfermedades pueden activarse cuando funciona mal el intestino, según su teoría. La solución que se indica es el denominado “reseteo del intestino”: “Eso significa que lo reparamos a un estado anterior a cuando empieza a funcionar mal”, explica el especialista.

por Adriana Vanoli

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios