Martes 2 de marzo, 2021

CIENCIA | 13-12-2020 13:23

La pandemia potenció e instaló la telemedicina

Es de gran utilidad para enfermedades crónicas, primeras consultas, psicoterapias y demanda espontánea. El billonario negocio que se mueve entre aplicaciones y dispositivos.

La pandemia incentivó la telemedicina, de gran utilidad para enfermedades crónicas, primeras consultas, psicoterapias y demanda espontánea. La tecnología digital permite realizar intervenciones efectivas dirigidas a los pacientes de todo el mundo. Evoluciona a partir de una ciencia clínica respaldada por datos hacia una ciencia de datos respaldada por médicos clínicos, dijo Pamela Spencer, de la consultora EY a la revista The Economist del 2 de diciembre último. El negocio que se mueve entre aplicaciones y dispositivos alrededor de esto es billonario en dólares en USA.

 Las tecnologías como sensores, computación en la nube y data analytics se han  medicalizando y a raíz de la pandemia esto se hizo más atractivo que nunca, ya que el paciente no  se mueve de su casa y se evitan las pérdidas de tiempo sobre todo si vive en lugares apartados. Es como el Homebanking: uno va cuando es necesario.

Que significa Telemedicina?.El paciente Juan Perez desea consultar por molestias de reflujo gástrico. No tiene más que pedir un turno virtual a su hospital, por email o teléfono y se le adjudica un horario con un especialista. Luego del interrogatorio o anamnesis, éste le diagnostica gastritis por reflujo y prescribe Omeprazol. Le hace una receta que escanea y envía por whatsupp. Nadie tuvo que moverse de su casa. En nuestro país hay muchos sistemas de teleconsultas, dice el coordinador del programa de Telemedicina del Hospital Italiano de Buenos Aires ( HIBA), Dr Fernando Plazzotta, por ejemplo:  “ Hola Doctor”, “Doc24”, “Cita al Doc”, “MOL médicos online”, que muchos médicos particulares contratan por un porcentaje de la consulta o un fee mensual. Dentro de ese sistema, en el horario fijado, se encontrara por videollamada con su  paciente. Ambos deben contar con PC, o Notebook, un  acceso remoto como Google Chrome y buena señal de internet. Si es paciente hospitalario, el medico  entra en la historia clínica con la aplicación de Intranet y un código o password; el paciente lo hace desde Internet y su portal personal de salud donde figura también su historia clínica. Es como estar en el consultorio. Sirve tanto para atención programada como no programada. Las Obras sociales adheridas al formato de telemedicina ya pagan este tipo de consulta a raíz de la pandemia. La Directora General de Sistemas de Información Sanitaria de la CABA, Dra Analia Baum informa que  la CABA no tiene aún el portal personal de salud. El paciente llama al 147 y solicita turno virtual, el medico lo ve en la historia y si el paciente eligió llamado telefónico o videollamada como contacto, el medico procede a la consulta llamándolo por teléfono o accediendo a la sala de videollamada. Cuando la consulta no pueda ser evacuada de este modo, el paciente concurre a su  hospital.

La Dra Claudia Marchitelli, Jefa de Ginecología del Hospital Italiano usa frecuentemente este sistema y le resulta satisfactorio para todo lo que no requiere un examen ginecológico; hay  incluso pacientes que le envían fotos de patología vulvar y se puede decidir si debe concurrir o no al hospital. “Se reducen muchas consultas, sobre todo en patologías crónicas, consejos en adolescentes o problemas hormonales”.  El Jefe del Servicio de Informática del Hospital Italiano de Buenos Aires, Dr Daniel Luna escribió en agosto sobre “ El futuro de la Medicina”. Dice que el paciente pasa a ser el protagonista de su cuidado, se empodera y puede consultar su portal personal todas las veces que desee y hasta comentarlo con cualquier otro consultor fuera de donde habitualmente se atiende. El HIBA desarrolló  el SIS, Sistema de informática en Salud, que cuenta con Historia Clinica electrónica en línea y que llego al mas alto nivel (7) de la Healthcare and Information and Management System Society.

El Dr Plazzotta,  con una maestría en Telemedicina en la Universitat Oberta de Catalunya, comenta que el programa en el HIBA comenzó en 2016, desarrollándose como una herramienta de videoconferencia. En 2018 se terminaron con 1500 consultas, llegando a 4000 en 2019 y con la pandemia “nos agarro muy bien parados”,  incrementándose la demanda no solo por parte de los pacientes sino de los médicos que están en situación de riesgo. Hubo picos de mas de 1000 consultas en canales no programados, y hasta 4000 por día, llegando a 100.000 mensuales desde abril a octubre, disminuyendo en noviembre. En Psicología esto ha sido un boom, y ya hay pacientes que primero tenían problemas y actualmente no quieren regresar a la consulta presencial, dice la Psicóloga Norma Zutelman. Un estudio de 16 millones de estadounidenses publicado recientemente en el JAMA reportó que el uso de la telemedicina aumentó  30 veces entre enero y junio. En Alemania, la Revista Welt informó  en octubre que las teleconsultas lo hicieron un 350%.

La efectividad de la consulta online depende por un lado de la conectividad, siendo del 90 -95% si se usa una  PC de hospital. Considerando la efectividad clínica, se puede hacer una muy buena anamnesis y sobre todo seguimientos y guiar con estudios previos de laboratorio o ecografía una consulta personal, por ejemplo en Cardiología. En Cirugía Vascular, ha sido interesante el envío de fotos de pacientes de sus lesiones tróficas en los pies y análisis y seguimiento; lo mismo que en dermatología. Sin embargo la efectividad no es comparable a la presencial, dicen Plazzotta y Marchitelli, se complementan. En Psiquiatría, no es conveniente para adictos o psicóticos. Para consultas banales, o  la gripe, los indicadores fueron muy positivos si el paciente no era de población de riesgo.

 En cuanto a aplicaciones el New Eng Jour Med  publicó  un trabajo el 14 de noviembre sobre una móvil  con el Applewatch, que reclutó  419297 participantes durante 8 meses. Mostró beneficios para los pacientes que sufren de arritmias usando la  ECG electrocardiogram (que el ANMAT no acepta), registrando la imagen en el celular, y se puede enviar por Whatsupp. Una paciente de Traful, en el Sur, tuvo dos ablaciones por arritmia en una institución en Buenos Aires, y su cardiólogo la controla por esa aplicación desde aquí.  Plazzotta agrega que existe una movida enorme de nuevas tecnologías en este sentido, como foto pletismografia  que permite  iluminar los capilares de la sangre y detectar enfermedades. Los oftalmólogos también tienen una para hacer fondo de ojo a distancia. Amazon tiene un asistente digital, Alexa, que parece poder analizar el timbre de la tos y diagnosticar si es tipo Covid. Al respecto de estas aplicaciones, la Dra Baum sostiene que estas aplicaciones facilitan el trabajo profesional y del paciente, porque hay muchos datos que se analizan automáticamente y pueden alertar un desvío, por ejemplo el monitoreo de la glucemia en diabéticos, pero que para diagnostico el nivel al que llego la tecnología no define sino sugiere y aporta datos para que el profesional tome la ultima decisión.

Faltan definir estándares de seguridad de estas herramientas. Estos aplicativos deberían estar certificados y se esta trabajando en la ley de telemedicina y receta digital. Desde abril, se permitió por ley la utilización de medios digitales para la consulta   La pandemia evidenció inicialmente una falta de lógica en la emisión de recetas digitales, y luego modificó la ley que impedía avanzar en esa línea, como se hace en España, logrando enormes ahorros. La ley anterior de ejercicio de la Medicina 17.132  impedía que las recetas médicas fueran confeccionadas en forma no manuscrita en papel y fue modificada por la 27553 de julio de este año.

La parte económica es impactante. La consultora McKinsey comentó  a The Economist que las ganancias por telemedicina, farmacias online, y aplicaciones crecerá de 350 billones de dólares en 2019 a 600 billones en 2024. En España La Vanguardia habla de un negocio millonario en aplicaciones de salud que llegara a más de 200.000 millones de Euros para 2026, según la misma consultora. En junio, la Mayo Clinic se asoció con una start-up llamada Medically Home para brindar atención hospitalaria domiciliaria, desde colocar infusiones endovenosas hasta realizar imágenes ecográficas y rehabilitación. Y en nuestro país?. Zoom cobra por minuto de teleconferencia, necesitábamos  en el HIBA 5000 minutos por día, un costo inviable, dice Plazzotta. El Meet es gratis hasta cierta cantidad de usuarios, así que el sistema en el HIBA lo organizamos nosotros  Finalmente, todo esto resalta la importancia de tener buenas conexiones de Internet y Wi-fi en todo el territorio nacional, obligación sanitaria de los gobiernos; además de resolver los baches administrativos y legales que hay que solucionar. 

También te puede interesar

por Roberto Battellini

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios