Domingo 16 de mayo, 2021

CIENCIA | 04-11-2020 09:48

Pandemia: el secreto estaba en matar la curva, no en aplanarla

Para el físico estadounidense y experto en pandemias Yaneer Bar-Yam los confinamientos son necesarios para reducir los contagios lo más posible. Las zonas verdes. Qué pasó con Argentina y Europa.

Yaneer Bar-Yam es doctor en Física por el mítico Instituto de Massachusetts, el MIT, y es fundador de un campo de análisis: el de los “sistemas complejos”, que trata de comprender las dependencias entre diferentes elementos, de saber cómo ciertos componentes interactúan con otros, cómo trabajan juntos, como se influyen. Así es como Bar-Yam publicó trabajos sobre temas aparentemente tan diversos como la crisis financiera global, la violencia étnica, el control de infecciones en hospitales y… las pandemias. Y es que en una pandemia hay relaciones de diverso tipo, desde vinculadas con la geografías hasta las que incluyen a las comunidades y las acciones de los gobiernos a diferentes niveles.

En este último caso, uno de temas principales de estudio de Bar-Yam ha sido la epidemia del Ébola. A poco de comenzada la pandemia causada por el coronavirus SARS-CoV-2, este físico estadounidense fundó la coalición Endcoronavirus.org, un esfuerzo multidisciplinario para terminar con la Covid-19 del que forman parte científicos del New England Complex Systems Institute (NECSI, que preside Bar-Yam), de Harvard, de la UCLA, del mismo MIT, y que tiene ya más de cuatro mil colaboradores en todo el mundo. Conoce la evolución de la pandemia en cada país afectado, incluyendo a la Argentina.

Yaneer Bar-Yam


Noticias: Usted estudió especialmente el caso del Ébola. ¿Qué lecciones nos deja?
Yaneer Bar-Yam: Dos cosas. La primera es que podemos derrotar a los brotes llegando a un punto cero de casos. La segunda es que el mayor esfuerzo es el comunitario. 

Noticias: Durante los meses de marzo y abril se habló mucho acerca de la necesidad de aplanar la curva. ¿Acuerda con este concepto? ¿O lo mejor es aplastarla?
Bar-Yam: Considero que fue un error gigantesco haber buscado solo aplanar la curva de transmisión. Si, en cambio, la Argentina se hubiera centrado en eliminar la transmisión del virus ya lo hubiera logrado. Hay que tener presente que es algo que se puede conseguir y que hay que enfocar la atención en ese objetivo. Y es que en realidad no hay mucha diferencia en el nivel de sacrificio que se precisa para cumplir uno u otro objetivo. Si uno trabaja para aplanar la curva el costo económico de sostener esa estrategia es mayor que el sacrificio que se debe hacer para terminar con la transmisión o, dicho en los términos que veníamos utilizando, aplastar la curva, que exige apenas un poquito más. 

Noticias: En este sentido, ¿son necesarias las cuarentenas? 
Bar-Yam: El concepto de cuarentena como el que la Argentina tuvo entre marzo y abril es productivo en tanto y en cuanto se lleve a cabo como una acción muy fuerte y se levante luego de un cierto tiempo. El problema surge cuando el aislamiento obligatorio dura mucho tiempo. También es difícil cuando la cuarentena se mantiene en lugares en los que no hay transmisión del virus. Cuando no hay casos hay que abrir, pero siempre asegurándose al mismo tiempo de restringir los viajes para que no se introduzcan nuevos contagios provenientes de otras zonas del país. Y bloquear aquellas áreas en las que todavía hay transmisión comunitaria del virus. 

Noticias: ¿Un ejemplo?
Bar-Yam: En China algunas zonas tuvieron cuarentenas estrictas de cinco semanas, hasta que los casos desaparecieron. Mientras que en Wuhan el aislamiento obligatorio se mantuvo por mucho más tiempo, allí es donde se concentraron los esfuerzos. Así vemos cómo la clave es enfocar la atención en regiones cada vez más pequeñas, protegiendo las áreas que ya no tengan nuevos casos, a las que denominamos “zonas verdes”. Esto se logra básicamente con la restricción a los viajes que no sean esenciales. La Argentina lo hizo muy bien al principio pero la ciudad de Buenos Aires primero y después el Gran Buenos Aires, se convirtieron en el centro del problema. Para el mes de mayo había que proteger muy bien a las provincias que no tenían casos. Y concentrarse en cómo detener la transmisión viral en el AMBA. Pero la dificultad fue que no se tuvo el control total de la situación, mientras que al mismo tiempo se flexibilizaba la movilidad

Cuarentena Buenos Aires

Noticias: ¿Por qué cree que no se pudo controlar la situación en el AMBA? 
Bar-Yam: Es muy difícil en áreas residenciales de alta densidad, gran parte de la transmisión ocurre en los hogares. Es mucha la gente que vive junta, y eso hace más difícil detener la transmisión del virus. De manera que para lograrlo hay que hacer las cosas muy bien. Argentina tomó varias buenas acciones. Pero hay dos cosas que era muy importante agregar, y faltaron: las zonas verdes por barrios y las restricciones de viaje locales. Y sumo una tercera, y es que los miembros de la comunidad se sientan parte responsable del trabajo para detener la transmisión. Todo el mundo tiene que participar, sentirse involucrado. Es preciso identificar líderes en cada barrio para que trabajen junto con el sistema de salud. La comunidad tiene que saber que está colaborando en detener el brote. 

Noticias: ¿Y cómo se logra comprometer a la comunidad?
Bar-Yam: Hay que llegar a las personas de los barrios y preguntarles qué necesitan para ayudar y estar preparados para proveerles el soporte que precisen. Porque hay muchos problemas en esos vecindarios, y no se puede resolver solo un problema e ignorar los otros. Entonces, si las personas necesitan auxilio financiero y alimentario hay que dárselos. Los vecinos deben saber lo que está pasando, deben sentirse considerados y saber que ellos mismos están ayudando a controlar la expansión de la pandemia. 

Noticias: ¿Países que han logrado manejar la Covid-19 del modo al que usted hace referencia?
Bar-Yam: La mayoría de los lugares que han tenido más éxito están en el Lejano Oriente y se tomaron esta pandemia muy en serio porque ya habían tenido experiencia con el SARS: Vietnam, Taiwan y China en particular. Australia y Nueva Zelanda, por ejemplo, tuvieron zonas verdes dentro de sus ciudades. Australia es un país muy grande y tuvieron casos en diferentes áreas, pero colocaron límites entre ellas, lograron tener provincias libres de contagios durante mucho tiempo y los protegen de manera constante. Luego hubo áreas que tuvieron brotes, como en el caso de la ciudad de Melbourne, en la provincia de Victoria. Lo que hicieron las autoridades fue restringir estrictamente la circulación, aislar la ciudad, aún cuando dejaron partes de la provincia abiertas. Lograron contener la transmisión del virus hasta tener muy pocos casos. 

Noticias: ¿Qué rol juega la cantidad de tests que se hacen, en este panorama? 
Bar-Yam: Todo es importante, pero eso es menos importante. Lo fundamental cuando hay muchos casos es aislar a las personas tanto como sea posible. Es imprescindible hacer primero el aislamiento y luego los tests. Porque es preciso aislar no solo a la persona que da positivo, sino colocar en cuarentena a todos los que la rodean o rodearon en las 48 horas previas al inicio de los síntomas. De esta manera se puede detectar asintomáticos también, e identificar cada vez mejor dónde están los contagios. Si logras reducir la cantidad de casos, habrá suficiente capacidad para testear y procesar las muestras. 

Covid-19

Noticias: ¿Y cómo ve la situación actual de la Argentina, con un promedio diario de 14.400 casos reportados en la última semana y cansancio por parte de la población?
Bar-Yam: Si la situación sigue empeorando se volverá cada vez más difícil. Insisto, una estrategia que ayuda en situaciones extremas es la de subdividir por zonas de transmisión y atacarlas hasta tener éxito. De ese modo es posible enfocar toda la energía en las zonas donde vayan quedando los casos. El truco es terminar con los contagios en todas partes excepto en el núcleo, para luego abalanzarse sobre él, y destruirlo. El cierto que cuando la gente está cansada hace menos, pero no tomar medidas empeora la situación. No queda otra: solo hay soluciones si se toman medidas. Veamos el ejemplo de Israel. Dijeron no cerraremos, varias veces. Pero los casos empezaron a aumentar, y entonces decidieron un aislamiento de cuatro semanas. Bajaron de 6.000 casos en promedio a menos de 1.000 casos. Y ahora, si continúan durante otras cinco semanas, estarán en cero. Así que en la Argentina deberían cerrar zonas, cuando lo hagan comenzarán a resolver el problema. Pudieron hacerlo antes, aprendieron, pueden volver a hacerlo, pero esta vez mejor.

Noticias: ¿Cómo se explica la Europa actual, con su segunda ola?
Bar-Yam: Tuvieron muchos contagios, tomaron medidas, los controlaron, bajaron hasta cierto límite. Y entonces dijeron está bien, tenemos pocos casos, así que intentaremos mantenerlos al mismo nivel. Y lo lograron, pero después quisieron abrir todo, porque estaban cansados y las economías muy lastimadas. Abrieron restaurantes, escuelas, viajes entre países. Así que no hay ningún secreto: aplanaron la curva de contagios, protegieron un tiempo, dejaron de proteger y la situación explotó de nuevo. Pero es claro, y Europa lo deja en evidencia: solo se puede abrir una vez que la transmisión esté en cero. Si lo haces antes, todo vuelve a empezar. 

Noticias: ¿Y Estados Unidos?
Bar-Yam: El gobierno hizo las cosas terriblemente mal. El problema es que se está librando una batalla política. Para salir adelante en una pandemia tiene que haber una misión compartida. Todos deben juntarse y hacer su parte. 

También te puede interesar

Galería de imágenes

Andrea Gentil

Andrea Gentil

Editora de Ciencia, Medicina y Tecnología. Coordinadora carrera de Comunicación Digital, UNaB.

Comentarios