Jueves 26 de enero, 2023

COSTUMBRES | 26-11-2022 11:59

Burbujas en alza: una tendencia

Mientras el consumo de espumosos crece en el país, una etiqueta ultra premium lanza una edición limitada, sofisticada y muy elegante.

Haybuenas noticias para el mundo de las burbujas. En 2021 se vendieron 9 millones de litros más de vino espumoso que durante el año anterior y hubo un incremento del 42,4% en las exportaciones, según el informe del Instituto Nacional de Vitivinicultura. El 89% fue al mercado doméstico y un 11% se exportó mayoritariamente a Estados Unidos, Brasil, Chile, Ecuador y Uruguay. Estas cifras señalan la categoría de espumosos, como la de mayor crecimiento en términos relativos del último año. “Observamos una desestacionalización del consumo de espumante en Argentina. Antes, estaba más asociado a la celebración y aunque hoy lo sigue estando, hubo un cambio en el consumidor argentino: disfrutar una botella de espumante con la pareja o en reuniones sociales es ideal para cualquier momento”, explica Diego Ribbert, director de enología de Chandon Argentina.

En ese escenario, Baron B presentó una nueva edición de Héritage, el espumoso que rinde homenaje al legado del creador de la marca, el barón Bertrand de Ladoucette, un hombre que se caracterizó por su audacia, visión y espíritu pionero al dejar Francia en busca de nuevos horizontes donde elaborar espumosos. Después de viajar miles de kilómetros, encontró en Mendoza el lugar que buscaba. “Con Héritage, Baron B sumó un producto a su portfolio en un segmento más alto, generando una novedad ultra premium donde no hay tantos espumosos. Siempre es un desafío buscar la excelencia dentro de este segmento”, continúa Ribbert. Héritage es la máxima expresión de Baron B, son ediciones limitadas que el equipo enológico de la bodega decide compartir con los consumidores argentinos que buscan productos más complejos y sofisticados.

Baron B

BURBUJAS DE ALTURA. Para cada edición del Baron B Héritage se seleccionan cosechas que, por sus características excepcionales, se encuentran en su plenitud. “Esta edición 002 nace a finales de 2016 mediante el assemblage de un Chardonnay cosecha 2014, del Clos de Baron B ubicado en su finca Cepas del Plata (1550 m.s.n.m -metros sobre el nivel del mar-) y un Pinot Noir 2016, de

su finca El Espinillo (1600 m.s.n.m) en Gualtallary. Estas dos expresiones auténticas de altura, con características de cada año, se integraron y armonizaron durante 60 meses sobre lías de forma perfecta para crear esta nueva edición”, cuenta Ribbert. El Baron B Héritage Edición 001 había sido el resultado de la combinación de tres añadas excepcionales: 2001, 2011 y 2015 provenientes de las fincas Caicayén, Cepas del Plata y El Espinillo, respectivamente.

Baron B

Se denomina Clos en la Champagne Francesa a un sector que delimita un área que expresa algo inédito, que no es posible obtener en otra parcelas. El Clos Baron B es un sector de solo 1.9 hectáreas que pudo delimitarse gracias a muchos años de observación estudio y análisis. Hoy se trabaja de forma personalizada para lograr que exprese todo su potencial y calidad. “El Clos de Baron B es una parcela que entre muchos otros factores tiene una composición de suelo absolutamente particular. Es una porción con material de suelo muy antiguo, rocas metamórficas, calcáreos sedimentarios y otros elementos que nos describen su antigüedad -detalla el director de enología- frescura, elegancia y profundidad producen una tensión natural entre acidez y volumen, aspectos que se logran a través del desarrollo de los viñedos en esa zona de la Cordillera de los Andes”.

UN MARIDAJE DIFERENTE. El cambio en el concepto de estacionalidad del consumo también impulsó la idea de maridar las comidas con esta bebida que durante mucho tiempo quedó marginada al brindis. “Baron B Héritage 002 puede disfrutarse solo o se puede acompañar con diferentes platos como entradas frías, tapas de mariscos, salmón ahumado y pescados a la plancha con verduras asadas -aconseja Ribbert -también va muy bien con frutas frescas, un postre cremoso como el Lemon Pie o la Crème Brûlée”.

Solo o acompañado y en cualquier ocasión, para disfrutar con una comida o por el simple deseo de brindar, los espumosos ganan terreno en las preferencias de los argentinos. Larga vida a las burbujas.

Galería de imágenes

En esta Nota

Silvina Reusmann

Silvina Reusmann

Periodista.

Comentarios