Monday 22 de July, 2024

COSTUMBRES | 22-05-2023 14:28

La vuelta de las cantinas: ¿Cuáles son las más recomendadas?

Un clásico que se convierte en tendencia en la Ciudad de Buenos Aires, por sus bebidas y, sobre todo, sus abundantes porciones.

“Una cantina es un lugar donde vas a tomar unas bebidas, pero también donde se pueda comer y se pueda ir “picando”, casi como si fuera un tapeo. Hay algunas cantinas donde te dan unos platos por la compra de la bebida, pero depende de la cantina a donde vayas”, sintetiza el concepto de este curioso espacio gastronómico el chef mexicano Antonio Bautista.

La denominación deriva del italiano cava de vino, es decir, “bodega” o “bóveda”, término procedente del latín “canto”. En ese aspecto, en la década del 60, las cantinas estuvieron en auge dentro del barrio de La Boca, cuna de la inmigración italiana porteña en el que el visitante recorría varios locales para ir probando su menú.

En Buenos Aires, existe un resurgir de cantinas con diferentes cualidades y estilos, muchos especializados en gastronomía étnica y otras en comidas de autor. Por supuesto, existen dentro de esta variedad cantinas para veganos y vegetarianos. Lo más visible y primordial de estos reductos culinarios es el vínculo entre la gastronomía y las bebidas que el visitante consume y, por supuesto, la aglomeración de personas deseosas de saborear el menú.

En la actualidad, existen un resurgir de lugares dentro de la ciudad que ofrecen distintas variedades y estilos, dentro del concepto de este curioso espacio. Por su propuesta y variedad existen tres sitios que llevan a la cantina a otro nivel.

Amador Cantina - José Antonio Cabrera 5995

Amador Cantina

Amador se especializa en el encuentro a través de comidas abundantes y grandes mesas con manteles, atención familiar y buen vino. El espacio esta creado por el equipo de Koko Bao Bar y tiene la destacable característica de ser una cantina exclusivamente basada en plantas, con un menú diseñado por el chef Ivan Moyano.

La idea del local es presentar y combinar platos familiares y sabores conocidos, con otros más novedosos, todos basados en plantas, pero sin buscar simular los derivados de la carne. Con platos que ya son clásicos como su papillote de hongos, sus conchiglioni de espinaca o el fantástico cremoso de chocolate.

Amador Cantina

Con algunos detalles de diseño como un muro de plantas nativas de la región pampeana, cuadros, un piano, un ventanal majestuoso y luz de vela, logra crear un ambiente cálido y a la vez especial, o festivo, para que todas las comidas tengan el gusto de la celebración. “Queríamos hacer un restaurante a base de plantas, para gente que no basa su comida en plantas”, cuentan sus dueños, refiriéndose a que buscan mostrar que la comida se puede comer abundante, tener platos principales y platos para picar.

Aurelia Cantina - El Salvador 5090

Aurelia Cantina

“Aurelia esta inspirado en las costas de México y decidimos llamarlo cantina porque queremos tener una barra mas amplia de bebidas, de mezcal y de tequila. No solo para venir a cenar sino a ir a pasarla bien y tomar algo. La cocina sigue inspirada en el estilo mexicano tradicional y sobre todo apuntar a bebidas de autor que se traen de México para que la gente conozca y les guste”, expresa el referente del espacio, Antonio Bautista, oriundo de Veracruz, que junto a Fredy Morales y Jesús Cabrera, crearon  Aurelia Cantina.

Aurelia Cantina

El experto de la cocina azteca, sobre el gusto del público local, destacó: “Aurelia nació el año pasado, inspirado en el nombre de una señora de las costas mexicanas. La gente que nos visita recibe muy bien los sabores, apostando a lo diferente. Hay muy buena recepción del publico argentino porque apuntamos a lo rico y Buenos Aires está abierto a ello”. Las empanadas de minilla, el taco de chicharron y el aguachile tatemado, son de los más solicitados del local.

Cacho Rotisería - Thames  1627

Cacho Rotiseria

Un cartel de luces de neón anuncia “Cacho Rotisería” en color naranja y celeste. Debajo, un toldo rayado de pvc, una heladera con platos a la vista y una balanza de carnicería completan la escena que parece recortada de alguna cantina porteña de la década del 80. Si bien el nombre hace referencia al concepto "rotisería", con un notable guiño retro, el local gastronómico ofrece comidas y bebidas para comer en el lugar. 

El espacio gastronómico de Sebastian Atienza ofrece abundantes platos, la especialidad son las tortilla de papas rellenas, las pascualinas de kale y las empanadas de berenjena ahumada y de fugazzeta. Por supuesto,el vermú, servido en vasos cortos, es el trago vintage estrella de Cacho. También, siguiendo la estética revival,  la soda viene en sifón y el vino en unos clásicos pingüinos.

 

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios