COSTUMBRES | 09-04-2021 12:30

Las mejores cinco barras porteñas para volver al gin tonic

El gin tonic evolucionó de "trago" a cocktail, y en su eterno revival vine ahora un auténtico boom mundial. Versiones tiradas, en lata, y con distintos garnish que lo elevan.

Más que una moda, el gin tonic es un eterno revival que ahora vive un auténtico boom con la tendencia del gin tonic tirado en las barras de todo el país. Una idea que surgió de los hermanos Bruno y Franco Moretti, que lanzaron hace 4 años los barriles para conectar directamente a una chopera convencional y fueron ganando primero espacio en las birrerías artesanales, y luego en los bares, que tunearon el gin tonic de Buenos Aires GIN con distintos toppins y sabores.

“Desde el inicio tuvimos muy buenas críticas y el producto gustaba mucho, pero no se veía un ritmo de ventas tan acelerado como se dio en el del último año”, marca Franco Moretti, fundador de la marca que desarrolló además su propia tónica “con las proporciones justas de azúcar y el gas perfecto”, y que acaba de sumar también el gin tonic en latas, que los bares abrazaron ante la llegada de la segunda ola y las nuevas restricciones horarias.

Los hermanos Moretti.

“El producto que enlatamos es el mismo que tenemos en los barriles, y le permite a la gente cuando se acerca la hora del cierre, comprarlo en el bar y tomar un último trago en sus casas o de camino. Es un producto que lanzamos en pandemia y funciona muy bien. Para los bares,en esta segunda ola es una buena opción para vender un poco más en un momento complicado”, explica el artífice de Destilería Moretti, cuyo producto es favorito de muchas barras porteñas (tienen 2 premios internacionales y una logística aceitada que garantiza la entrega del producto en 24hs). Aquí las mejores para probar gin tonic en Buenos Aires.

PLTZ. Un street pub de inspiración berlinesa recientemente inaugurado en los Arcos del Rosedal que tiene al frente a la reconocida bartender Inés de lo Santos detrás de la carta de cócteles y Martín Arrieta (ex chef ejecutivo de Gran Bar Danzón y Happening) en el diseño de los platos. Es uno de los pocos bares de Buenos Aires con canillas de cócteles tirados, entre ellos el Vondel Tonic, un gin tonic con eucalipto. Opción B: el Tinto del Rey, con vino Malbec, maracuyá, cítricos y especias. También tienen cócteles clásicos, cervezas y una carta de vinos variada.

Invernadero. Al pie de la Biblioteca Nacional, obra del genial arquitecto Clorindo Testa, está Invernadero, que tiene por especialidad los gin tonic. Tanto el gin como la tónica fueron creados especialmente para la casa, y la mezcla se encuentra almacenada en barriles con canillas como las de cerveza. Una vez dentro del copón con hielo, el trago se termina con una variedad de hierbas, frutos y pétalos de flores. Cada gin tonic está inspirado en un autor y obra literaria. Así, Edgar Allan Poe inspira El Cuervo, con jengibre y romero quemado; Julio Cortázar el Casa tomada, con pétalos de rosa y pepino; y Borges El Sur, con yerba mate y eucalipto.

Invernadero

Parque Bar. Nacido de las ganas de trasladar un parque neoyorquino a la noche de Buenos Aires, y es un verdadero oasis en la ciudad, cuya ambientación plena de verde, con jardines verticales, plantas por doquier, y hasta hamacas colgantes, se une a tragos inspirados en parques de todo el mundo. “Parque bar es como si fuese una barra en medio un bosque ,y cuentan con diferentes infusiones para poner a tu gin tonic que perfuman de una manera increíble”, apunta la bartender Carolina Fortuna.

Boticario. El bar que estableció una conexión entre el farmacéutico y bartender. Ideado por el reconocido Seba García, y ubicado en una antigua droguería de los años 30, con mapas de viaje, muebles vintage e instrumentos farmacéuticos en las vitrinas, ofrece tragos herbales, florales, refrescantes y vigorizantes, cada uno con una interpretación botánica muy bien pensada. Y hasta los platos que se sirven están inspirados en los supuestos viajes de los boticarios de principio de siglo. “Boticario es mágico, parece una vieja farmacia y tienen este gin tonic que es como un tónico de otra época que viene presentado en botellas que parecen remedios antiguos”, define Fortuna.

Trade Sky Bar. En el piso 22 del edificio Comega, con una vista imponente de Buenos Aires (entre el Obelisco y Puerto Madero) está la terraza de Trade Sky Bar, donde la coctelería está a cargo Lucas López Dávalos, que pensó una carta con el gin tonic como eje. “Tienen diferentes ingredientes, con pepino, con limón o frutos rojos”, señala la bartender Carolina Fortuna. El preferido: gin, torrontés, pomelo y agua tónica.

 

También te puede interesar

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios