Saturday 18 de May, 2024

COSTUMBRES | 04-07-2023 07:11

Qué tan seguro es el aire de las oficinas

Es tendencia mundial la instalación de sensores de aire interior en oficinas y espacios de trabajo. ¿Qué inconvenientes pueden evitar?

Según los especialistas, los sensores de calidad del aire interior hacen visible lo invisible. Las empresas de diseño e ingeniería, que se encuentran entre las primeras en adoptar estos modelos, afirman que la pandemia despertó el interés en utilizar este tipo de tecnología para monitorear la calidad del aire del lugar en tiempo real, optimizar el uso de energía y proteger a los ocupantes de todo virus gripal circulante.

Sin embargo, sacar el máximo provecho de la nueva tecnología para mejorar la calidad del aire interior requeriría abordar varios obstáculos, incluido la infraestructura obsoleta de los edificios y la falta de regulación al respecto. Incluso, para los mismos diseñadores y constructores, el interés por mejorar la ventilación podría desvanecerse ahora que la fase de emergencia de la pandemia ha concluido.

Covid 19

En ese sentido, el portal de The New York Times describió de qué manera el control del aire mediante sensores puede mejorar cualquier espacio de trabajo en edificios de oficinas. Más allá del empleo sanitario para mejorar el corrimiento del aire, también sirvió en casos muy puntuales, como los incendios forestales de la zona de Manhattan. 

“Cuando el humo de los incendios forestales comenzó a cubrir New York en junio, los empleados de Skidmore, Owings & Merrill, una firma de arquitectura y diseño, tenían una vista panorámica de la crisis. Desde sus escritorios, a casi 30 pisos del suelo, vieron cómo el cielo se transformaba de un azul brumoso a un gris sucio. Pero dentro de la oficina, el aire frío salía ondulante de las rejillas de ventilación a lo largo del techo y las pantallas grandes tranquilizaban a los empleados con el siguiente anuncio: La calidad del aire interior es muy buena", describió el periódico neoyorquino.

“La evaluación se basó en las lecturas de los sensores de calidad del aire interior que rastreaban los niveles de contaminantes en tiempo real, incluida la materia particulada fina que hace que el humo de los incendios forestales sea tan peligroso. Los sensores se habían instalado durante la pandemia, pero ahora estaban demostrando su valor en medio de una nueva emergencia en la calidad del aire”, señaló el medio estadounidense.

Sistema de ventilación

Tanto en Estados Unidos como en Argentina, hay poca regulación de la calidad del aire interior, y una vez que un edificio de oficinas está en funcionamiento, los ocupantes generalmente tienen poca idea de si el aire que respiran es cien por ciento seguro. Para el caso, implementar un sistema de sensores no es una solución sencilla. El edificio debe estar adecuado para ese tipo de instalación e infraestructura.

Por otro lado, debido a que los humanos exhalamos dióxido de carbono, los niveles del gas pueden acumularse cuando las personas se reúnen en espacios interiores. Los niveles altos de dióxido de carbono que registran los sensores pueden ser una señal de que un espacio no está lo suficientemente ventilado, y, en caso de que una persona con Covid-19 está presente, las partículas de coronavirus también podrían acumularse.

Edificios

Los sensores están vinculados al sistema de ventilación, que responde automáticamente cuando cambian las condiciones. “Recibimos alertas cada vez que hay un anuncio que dice: ’Sus niveles de CO2 están llegando a su punto máximo’”, detalló Ojiakor Obinani, arquitecto de Skidmore, Owings & Merrill, que ayudó a evaluar y seleccionar la plataforma de monitoreo de la calidad del aire del edificio y añadió: “Cuando eso sucede, el sistema de ventilación se pone en marcha. En el incendio forestal del mes pasado, el sistema de ventilación extrajo el aire lleno de humo a través de filtros de alta calidad, que atraparon los contaminantes y mantuvieron bajas las lecturas de partículas en el interior”.

Finalmente, los estudios sugieren que una buena calidad del aire interior puede aliviar los síntomas del asma, reducir el ausentismo e incluso mejorar la función cognitiva. La implementación de estos sistemas también ayudaría a las empresas a responder a cualquier crisis de calidad del aire que pudiera surgir en el futuro, incluso si no tiene nada que ver con enfermedades infecciosas o esparcimiento de humareda en la zona.

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios