Lunes 30 de marzo, 2020

CULTURA | 16-01-2020 09:32

Anish Kapoor: las formas del misterio

La muestra en Proa traza un recorrido histórico por la obra de uno de los escultores centrales del arte contemporáneo.

El conjunto de bellas y enigmáticas obras reunidas en “Anish Kapoor. Surge” ocupa todas las salas de Fundación Proa, en La Boca. Con esta extraordinaria muestra, la institución reconfirma su vocación de exhibir lo mejor del arte contemporáneo y los movimientos artísticos del siglo XX. 

Anish Kapoor (India, 1954) es figura central del arte contemporáneo global y uno de los principales representantes de la llamada Nueva Escultura Británica. Hijo de padre hindú y de madre judía iraquí, Kapoor fue criado en la India, vivió en Israel en su adolescencia y se formó como artista en Gran Bretaña, a dónde llegó en los años ’70; su primera exhibición fue en 1980 en Londres, donde vive. Entre otros, recibió el Premio Duemila por su participación en la 44° Bienal de Venecia (1990), el Premio Turner (1991), el Premio Génesis (2017) en Israel; fue condecorado dos veces por la reina Isabel (en 2003 y 2013) recibiendo incluso la distinción de Caballero. Sus obras fueron exhibidas en 2017 en Parque de la Memoria.

La muestra. La notable exhibición “Anish Kapoor. Surge”, curada por Marcello Dantas, presenta obras tan reveladoras como misteriosas, producidas de 1992 hasta hoy. Las esculturas emergen, brotan, afloran, seducen con formas y materiales inusuales, con medios y pigmentos que conquistan los sentidos; dan ganas de tocarlas. El artista trabaja la dualidad, establece nuevos espacios y corporiza el vacío, juega con el interior y el exterior, anuncia presencias y ausencias, alude a lo tangible y a lo etéreo, cuestiona la relación entre materia y percepción.

Anish Kapoor en Proa

Su trabajo ofrece una experiencia estética que, incluso, induce a cierto pensamiento místico. Se manifiesta con libertad, la misma que el artista otorga a los visitantes para interpretarlas. De modo que -según el ánimo, la sensibilidad y la base cultural de cada uno- cada observador verá y sentirá algo distinto. Pero todos habrán de escuchar el mismo ruido -cada hora, a las y cuarto- si permanecen el tiempo suficiente en la Fundación, que cuenta con atractiva librería y un café que mira hacia el Riachuelo, donde siguen creciendo las plantas alrededor de los anillos de la obra de Michelangelo Pistoletto en las que anidan muchas aves. 
Seco pero potente, el estruendo es el disparo de un cañón en sala 3. La pieza es “Shooting into the Corner II” (Tirando hacia la esquina) que posee claras referencias a lo masculino y a lo femenino. Sin embargo, las obvias connotaciones eróticas del cañón, disparando pesados cartuchos de cera roja y la pasiva esquina de la sala que los recibe, dejan lugar para hacerse otras preguntas y, quizás, encontrarles otro sentido.

¿Qué significa el instante del disparo, qué hay del material rojo que se desparrama y se asienta en el rincón? 

Lo primigenio también está sugerido en el rojo sangre de “Svayambhu”, que en sánscrito significa “autocreado”. Sala 2 alberga la monumental instalación que con sus movimientos se asemeja a un rito de pasaje. Una inmensa masa de cera roja se adelanta y retrocede sobre rieles y es modificada constantemente; en su andar la cera va desprendiéndose y va dejando huellas en las columnas que la circundan. En contraste, el azul más azul asalta la mirada y la sensibilidad del visitante al ingresar en la primera sala. Es el azul profundo, el azul del sueño que tiñe las ocho piedras calizas de la instalación "Dragon" (Dragón), que por la intensidad de su coloración parecieran estar flotando sobre el piso.

Luego de vivenciar esos pigmentos cargados de sentido y sensualidad, el artista conduce al espectador hacia el no color, lo enfrenta a una experiencia de tinte chamanístico con obras de espejos. Los espejos curvos y alargados de “Double Vertigo” (Doble vértigo) y el paralelepípedo de “No-Object (Door)” (No objeto, Puerta) son paneles de acero inoxidable, que trabajan sobre el espacio y la apariencia, distorsionando a las figuras que se plantan frente a ellos; por momentos la sensación de dislocación resulta acuciante. ¿Qué es lo que se ve exactamente? ¿Cuánto hay de mentira y de verdad?

Anish Kapoor en PROA

Sorprendente atracción óptica, “When I am pregnant” (Cuando estoy gestando) es un volumen redondo que “surge” de una pared blanca. De cerca, se asemeja al vientre de una mujer en estado de gestación; observada a distancia la forma se desvanece. Firme está el círculo de pigmentos oscuros sobre una pared en pendiente erigida desde piso. ¿Negros o azules son sus pigmentos? Tan enigmático como su nombre es el color de “Apep”, el “site specific” (una obra realizada especialmente) para Sala 4. ¿Su título alude a una deidad egipcia, a un sistema estelar? El misterio acrecienta el deseo de sumergirse en ese redondel que aparece como infinito.

Con actividades educativas para niños y adultos, la exhibición es organizada por Estudio Anish Kapoor, Londres - Magnetoscopio, San Pablo - Fundación Proa, Buenos Aires, la exhibición cuenta con el apoyo de la Embajada Británica en Argentina y British Council y el auspicio de Tenaris – Organización Techint y puede verse hasta marzo 2020. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Victoria Verlichak

Victoria Verlichak

Crítica de arte.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario