Thursday 25 de April, 2024

CULTURA | 02-08-2023 06:00

Feria de Editores: 5 protagonistas hablan de los libros indepedientes

Del 3 al 6 de agosto tiene lugar uno de los eventos más esperados por los lectores. Las editoriales cuentan sus proyectos.

En muy pocos años, la Feria de Editores (FED) se transformó en uno de los eventos culturales más populares de la ciudad. Con una gran asistencia de público, que aumenta con cada edición, la producción de pequeños sellos editoriales, por fuera del “mainstream" de la industria del libro, lleva la voz cantante en cuanto a innovación, nuevos talentos y géneros de nicho en el mundo del ensayo y la literatura.

La edición 2023 se realizará del jueves 3 al domingo 6 de agosto, en C Complejo Art Media (Avenida Corrientes 6271), entre las 14 y las 22, con entrada libre y gratuita.

Feria de Editores

Más de 300 editoriales del país y del exterior participan de la Feria, con visitas internacionales como Peter Rock, Djamila Ribeiro, Isabel Zapata, Matías Celedón, Jazmina Barrera, Marcial Gala y Gabriel Payares. Por supuesto, también estarán presentes, firmando sus libros, los más importantes autores nacionales.

Para entender mejor lo que significa esta Feria para la industria del libro en la Argentina, reunimos a cinco editores con proyectos muy distintos entre sí y les preguntamos sobre su trabajo y lo que representa la FED para ellos. Las editoriales que participaron son: Alto Pogo, Mandacarú Editorial, Santos Locos, Pequeño Editor y Chai.

Estas fueron sus respuestas.

¿Cómo nació su proyecto?

“Alto Pogo nació en 2013, en una charla de bar con amigos, con los cuales salíamos a ciclos literarios y escuchábamos leer una literatura que estaba en el aire, que circulaba pero que no estaba publicada. Nació de esa necesidad de querer plasmar textos que nos parecían interesantes pero efímeros, que solo se podían compartir con la gente que estaba en ese mismo lugar, escuchando. Pensamos que era necesario publicarlos y hacerlos circular en formato libro”. Marcos Almada, Alto Pogo.

Alto Pogo

“Mandacarú se empezó a gestar en 2019 y nació en septiembre del 2020 con el libro de poesía 'Parque de las ruinas', de Marília García, presentado nada más ni nada menos que por Tamara Kamenszain en su cátedra de la UNA. Nació como un espacio para publicar libros que no tenían aún un nicho editorial que facilitara su publicación. Nos juntó la militancia feminista, un recorrido académico parecido y las ganas de publicar ciertas autoras de habla portuguesa que creemos que son claves para pensar los feminismos, las literaturas de habla portuguesa, la propia lengua portuguesa y la poesía contemporánea. Nació como un proyecto colectivo, impulsado por una agenda que hace rato teníamos pendiente para publicar y por la reunión de trayectorias de mujeres que ya veníamos trabajando en el mundo del libro. ¿Por qué ese nombre? Todos nuestros libros abren con el mismo manifiesto, donde explicamos lo siguiente: 'La palabra mandacaru proviene del tupí guaraní mãdaka’ru y hace referencia a la planta del cactus nativa de la región del sertón en el noreste de Brasil, una región cálida y profundamente seca. En ese territorio, donde la vida es un acto de resistencia, nace el mandacaru con su belleza, fuerza y el rojo intenso de su fruto. Esa es la imagen que nos inspira”. Lucía Tennina, Mandacarú editorial (Michelly Aragão y Rafaella Vasconcellos son también editoras).

“El proyecto nació de la necesidad de publicar libros y voces que intuíamos interesantes en la poesía contemporánea no veíamos que hubiese editoriales enfocadas en darles un lugar. La fecha de salida es incierta porque comenzamos como editorial puramente digital pero hace poco llegamos a un consenso de 2013 como fecha de partida, por lo que este año celebramos una década de existencia”. Marcos Gras. Santos Locos.

“El proyecto nació en 2002, cuando casi no había industria editorial independiente ni libros ilustrados, ni libros álbum en la Argentina. El proyecto nació del deseo y el trabajo de dos artistas -Ruth Kaufman y Diego Bianchi- de proponer un nuevo criterio de lectura: la imagen como un lenguaje autoral, como una capa de sentido que juega con el lenguaje verbal y profundiza la lectura. También de proponer nuevos criterios a la hora de publicar para las infancias, apostando a la capacidad lúdica, el humor y la curiosidad de los pequeños lectores”. Raquel Franco. Pequeño Editor.

“Chai nació a partir de una serie de conversaciones a fines de 2018 cuando vinimos a vivir a las sierras de Córdoba. Publicamos nuestro primer libro en agosto de 2019, justo para la FED de ese año. Pensamos en todas las voces que nos gusta leer y que no encontramos en castellano, en las rispideces de ciertas traducciones que nos habituamos a recibir y cómo nos gustaría leer. Es una editorial de lectores por sobre todas las cosas y el proyecto esta pensado desde el deseo y el disfrute de los textos que elegimos”. Santiago La Rosa. Chai.

¿Qué géneros y autores integran su catálogo?

“Publicamos básicamente narrativa. Tenemos dos colecciones, Colección Novela y Colección Cuento. Dentro de esas colecciones incluimos narrativa argentina y latina. Hace dos años publicamos nuestra primera traducción del catalán, Los diques de Irere Solà, traducido por Paula Meiss. También nos venimos dando el gusto de publicar obras descatalogadas, como son los casos de Un poeta nacional de Feiling, Kincón de Briante, Setenta veces siete de Dalmiro Sáenz, y este año sacamos Una virgen peronista de Federico Jeanmaire. Hace unos años teníamos una colección de poesía que dirigía Nicolás Correa, pero dejamos de publicarla. Tenemos una colección que queremos mucho que se llama Colección Colección donde nos damos el gusto de publicar libros diferentes a los que venimos publicando, como es el caso del libro/disco de Pablo Grinjot e Infierno de Miss Bolivia”. Marcos Almada. Alto Pogo.

“Nuestras publicaciones se organizan en tres colecciones, ensayo, poesía y narrativa. Nuestra propuesta apunta a publicar mujeres cis y trans de habla portuguesa, partiendo de la base de que lo que más se conoce y se entiende como publicable son las personas blancas, de clase media y principalmente hombres, nosotras publicamos mujeres no solamente blancas, sino mujeres negras, trans y, en breve también, indígenas, con orígenes y trayectorias diversas. Publicar es, también, tomar las riendas de la reparación histórica”. Lucía Tennina, Mandacarú editorial.

Mandacarú

“El género es poesía. Hemos debatido mucho si abrirlo a ensayo, diálogos, diarios y crónicas porque nos interesa ese yo que se genera ahí y en un punto lo pensamos cercano a la poesía pero por ahora no nos decidimos. Si estamos incursionando en una colección de Tarot y Poesía que tiene una faceta más lúdica que nos seduce. Los autores son poetas actuales como Martina, Cruz, Tomás Litta, Inés Púrpura o Malena Saito por nombrar tan sólo algunos”. Marcos Gras. Santos Locos.

“Nuestro catálogo contiene libro álbum, narrativa, cómic, poesía, no ficción y una suerte de 'género híbrido', como nos gusta llamarlo: libros que combinan la narrativa, la información y los lenguajes visuales para abordar temas”. Raquel Franco. Pequeño Editor.

“No hay un género definido de antemano, pero pensando el catálogo prima cierto realismo atravesado por miradas y escrituras muy particulares de escritores contemporáneos de todo el mundo. Sí tenemos una colección de cuentos muy fuerte, dirigida por Federico Falco y en la que nos damos el lujo de publicar nombres centrales como Deborah Eisenberg, Ann Beattie o Donald Antrim”. Santiago La Rosa


¿Hay un libro especial para usted en el catálogo? ¿Cuál es?

“Creo que no podría elegir uno solo, porque el trabajo con cada texto y con cada autor y autora es especial y único, pero sí tengo como un orgullo particular en haber podido incluir en el catálogo la novela China es un frasco de fetos del tremendo escritor uruguayo Gustavo Espinosa, Cuaderno de faros de Jazmina Barrera, una escritora mexicana (que este año visita la FED, además de como autora, como editora con su hermosa editorial Antílope), y los dos libros de Sergio Gaiteri, un escritor exquisito”. Marcos Almada, Alto Pogo.

“Es difícil elegir un libro de nuestro catálogo, pero creo que todas coincidimos que el libro Cuarto de desechos y otras obras, de Carolina Maria de Jesus, es uno de los más especiales, dado que su escritura inspira a varias de las autoras de nuestro catálogo, cruza también nuestras trayectorias y está traducido por uno de nuestros colectivos aliados, el Laboratorio de Traducción de la UNILA. Carolina Maria de Jesus fue una escritora brasileña habitante de una favela de São Paulo, mujer negra, madre soltera que con su trabajo como cartonera alimentaba a sus tres hijos y recogía papel para escribir. Cuarto de desechos fue un best seller de los años 60, no solo en Brasil sino en muchísimos otros países (en tan solo un año su libro se tradujo y publicó en 18 países, incluso visitó Argentina). Como hasta hace poco el cupo para este tipo de perfiles era muy limitado, murió olvidada y conocida solo por esa publicación. Nosotras publicamos el libro junto a otras obras inéditas hasta entonces en español, pensando en la importancia de mostrar la diversidad y complejidad de su obra. Y es uno de los libros que más viene interesando al público lector”. Lucía Tennina, Mandacarú editorial.

“No hay libros especiales pero si hay libros que uno quiere porque fueron puntapié inicial de un proyecto o crecieron junto con la editorial. Es el caso de Bardo de Nicolas Pedretti o Las canciones de los boliches de Gustavo Yuste”. Marcos Gras. Santos Locos.

Santos Locos

“Difícil definir uno, pero 'Abecedario: abrir, bailar, comer y otras palabras importantes' reúne rasgos que siempre buscamos en las publicaciones: humor, calidad artística y algo que no es tan usual en los libros para niñes -aunque parezca raro- que es un gran registro de la subjetividad infantil. Esto es: aquello que gozan niños y niñas porque interpela su mirada sobre el mundo, su curiosidad, sus intereses, su modo de leer”. Raquel Franco. Pequeño Editor.


“Creo que ¿Hay alguien ahí? de Peter Orner tuvo algo inaugural y que refleja de algún modo nuestro vínculo con los libros y la lectura: sin solemnidad pero profundamente intrincada en nuestra vida y nuestras relaciones. Un libro que habla de la ficción y del lugar que tiene en nuestras vidas de lectores pero también en la importancia de la materialidad de los libros, la memoria y la relación con los otros. En la FED vamos a presentar el segundo volumen de esta mezcla de memoria y ensayo, se llama Sigo sin saber de ti”, Santiago La Rosa. Chai.


¿Qué libro le gustaría tener y todavía no logró editar?

“Hay varios. Uno es La motocicleta de André Pierre de Mandriargues, otro es Los burgueses de Silvina Bullrich”. Marcos almada. Alto Pogo.

“Nuestras próximas publicaciones pretenden traer libros escritos por escritoras indígenas, hay mucho que viene publicándose en Brasil y todavía nada fue traducido. Apostamos a estas producciones en tanto modos de pensamiento y representación del mundo de manera alternativa a las epistemologías y estéticas hegemónicas, son fuentes particularmente ricas que puedan cuestionar el modo de pensar y sentir contemporáneo y a eso apostamos con mandacarú”. Lucía Tennina. Mandacarú editorial.

“Más que un libro hay poetas que me gustaría tener en el catálogo, a muchos de ellos los contacte y no logré seducirlos. Un editor que se precie tiene o lleva un listado de las voces que quiere en su catálogo. En la poesía se da algo que quizás es menos frecuente en la narrativa (es una suposición igual) que es que los autores y los poetas entablan un vínculo que a veces excede la potencialidad del sello. Traducido. Este libro de poemas se lo voy a dar a tal editor porque ya trabaje con el/ella y la pasé bien. Ese desprendimiento difícilmente suceda con un cuento o una novela. ¿A qué se debe? Nadie lo sabe”. Marcos Gras. Santos Locos.

Chai

“Cuando empezamos a pensar la editorial yo fantaseaba mucho la posibilidad de publicar a un autor contemporáneo que me encanta, Ben Lerner. Tiene libros de poemas publicados en Argentina y sus novelas están en España. Leaving Atocha Station siempre me pareció un libro perfecto que leo y releo. Más cerca en el tiempo, solemos insistir todos los años con Pastoralia de George Saunders, buena parte de cuya obra esta en un sello de un gran grupo y es un libro que falta en castellano”. Santiago La Rosa. Chai.

¿Es su proyecto rentable?

“La editorial siempre se mantuvo y mantuvo los gastos que produce. Nunca pudimos sacar un sueldo, pero si pagar los honorarios de la gente que trabaja con nosotros. Desde hace dos años se viene haciendo mucho más difícil por la coyuntura económica y por los altos costos que lleva hacer un libro”. Marcos Almada. Alto Pogo.

“Es un proyecto en el que venimos invirtiendo mucho trabajo y algunos recursos. Todavía estamos en la etapa de inversión y de armado del fondo editorial y esperamos que el público hispanohablante sepa apreciar estas obras y que en algún momento el proyecto permita su sustentabilidad”. Lucía Tennina. Mandacarú editorial.

“En términos de poder vivir de él, no lo es. En términos de que se autosustenta, paga a los autores, diseñadores, ilustradores, imprenta y prensa. SI. Si lo es o por lo menos lo intenta”. Marcos Gras. Santos Locos.

“Tuvimos la suerte de llegar a muchos lectores desde el comienzo y en los momentos de más dificultades en Argentina, tener un catálogo que funciona bien en otros países de habla hispana. Creo que eso, sumado a una buena red de distribuidores que fuimos encontrando con el tiempo, nos permitió ser rentable (o al menos no perder en los momentos más desafiantes) y atravesar mejor las complicaciones que siempre amenazan y obligan a repensar dinámicas en el sector”. Santiago La Rosa. Chai.

¿Qué representa la Feria de Editores para su sello?

“La FED es nuestra casa, ese lugar donde nos sentimos cómodos y a gusto, rodeados de colegas que admiramos. Si bien con Alto Pogo y con La Coop, que es nuestra distribuidora y con la que participamos de muchas ferias, más de 50 al año, recorremos todo el país, además de participar de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, la FED es el lugar donde encontramos un público lector curioso, que busca novedades y que está atento a lo que se publica. Es un público ideal, que hace una cola de dos cuadras para poder comprar un libro, con el esfuerzo que requiere hoy hacerlos, pero también comprarlos. Estamos orgullosos y felices de pertenecer a un acontecimiento cultural como la FED. Y agradecemos mucho la cuidada organización, que tiene en cuenta cada detalle”. Marcos Almada. Alto Pogo.

“La FED para nosotras representa un espacio de encuentro con colegas, una posibilidad de diálogo con nuestro público y con públicos que aún no nos conocen y en cada edición, la oportunidad de poder traer autoras brasileñas que aún no son conocidas por les lectores argentines. En esta oportunidad, tenemos el lujo de traer a nuestra más reciente autora, Djamila Ribeiro, de quien publicamos dos libros, uno en la colección ensayo, Pequeño Manual Antirracista y Cartas para mi abuela, de la colección narrativa. Djamila es un best seller del feminismo negro brasileño muy reconocido en Brasil como cuadro cultural, político y académico y elegimos la FED como el espacio para presentarlos. Además la FED permite que las editoriales como la nuestra puedan recuperar un poco de la inversión que hacen para mantener la bibliodiversidad, ya que es un lugar ya instalado en el público de Buenos Aires que se acerca con ganas de ampliar sus bibliotecas”. Lucía Tennina, Mandacarú editorial.

“La FED es un espacio de encuentro y de camaradería entre editoriales afines y con intereses diversos pero problemas comunes. Una feria curada por personas enfocadas en hacer que todos crezcamos y que saben (por experiencia propia) de las idiosincrasias del sector. Un lugar donde poder encontrarse com colegas pero sobre todo con lectores. Casi que diría que la FED es como una segunda casa”. Marcos Gras. Santos Locos.

Pequeño editor

“A la FED nosotros solemos llevar aquellos libros que en otras ferias no reciben atención, porque tenemos la oportunidad de hablar sobre ellos, contar su gestación, sugerirlos en detalle, interpelar a los visitantes con sus características particulares. En la FED disfrutamos especialmente de hablar de libros”. Raquel Franco. Pequeño editor.

“Es un momento central del año para la editorial, un momento de encuentro con lectores y colegas y un evento fundamental para las ventas. Al coincidir con el cumpleaños de la editorial siempre resulta un fin de semana especial y lo disfrutamos mucho”. Santiago La Rosa. Chai.

 


 


 

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios