Wednesday 28 de February, 2024

CULTURA | 18-07-2023 08:02

Eduardo Sacheri: “Los 80 fueron fundantes para mi propia mirada del mundo”

En su última novela, el escritor lleva al plano familiar la violencia política de los setenta. Su intención: tratar un tema conflictivo, desde un punto de vista poco usual.

Entre Eduardo Sacheri y la historia hay una relación potente. El escritor es licenciado en esta materia y continúa aún hoy, a pesar de ser uno de los autores más leídos de la Argentina, dictando clases en una escuela secundaria. Pero, además, sus novelas siempre prestan especial atención al contexto temporal en el que se ubica la narración. Y el año pasado, Sacheri publicó su primer ensayo de tema histórico, “Los días de la Revolución”, con el que alcanzó rápidamente los primeros puestos del ranking de bestsellers.

Su nueva novela también tiene que ver con esta pasión del escritor. “Nosotros dos en la tormenta” (Alfaguara) narra la historia de dos amigos y militantes, uno perteneciente a Montoneros y otro al ERP, que intentan, cada uno por su lado, hacer la revolución. El resultado es un libro de casi 500 páginas, con una mirada diferente sobre los setenta y con el foco puesto en las organizaciones armadas, una cuestión que considera “incómoda” y sobre la que casi no se habla.

Nosotros dos en la tormenta

NOTICIAS: ¿Cómo fue la investigación para la novela?

Eduardo Sacheri: Le dediqué a la investigación un par de años, antes de ponerme con la escritura. Leí trabajos académicos sobre el funcionamiento de las estructuras guerrilleras. En las universidades argentinas el tema de los '70 está muy bien laburado. También me entrevisté con algunos miembros de esas organizaciones y con víctimas de sus acciones armadas. La idea era reconstruir una época y desprenderme del “sentido común”, que suele llevar a estereotipos.

NOTICIAS: Es un tiempo que genera muchas pasiones encontradas en la sociedad, ¿Tuvo en cuenta este dato a la hora de elegir cómo contar la historia?

Sacheri: Me parecía que la clave del asunto era el respeto, que nadie sintiera que no fue respetado. Y que atravieses la novela desde tu propia manera de pensar, que cuando la termines no sientas que el autor te bajó línea. A mí como lector me molesta cuando siento eso.

ERP

NOTICIAS: La novela muestra, entre otras cosas, como vive una familia el secuestro de uno de sus hijos, a manos de organizaciones guerrilleras ¿Por qué eligió esta situación?

Sacheri: Me interesaba ir a ese nivel microscópico de personas afectadas por la historia. La ficción es un buen ámbito para ir a esa pequeñez. El trabajo académico, en cambio, es sobre totalidades, categorías generales, necesariamente abstractas. El discurso político también utiliza categorías generalizantes, no está ni bien ni mal, es propio del discurso político y de sus amplitudes. Pero en lo que escribo me interesa la pequeñez de la vida humana individual. Además, lo que pasaba con las familias de los de los militantes o de los guerrilleros cuando esos jóvenes eran apropiados por la dictadura se ha mostrado mucho, sobre todo en ficción. En la novela hay un padre al que le secuestran un hijo los montoneros. Hemos sido, si se quiere, más testigos de padres que han abrazado las causas de los hijos, o que las abrazaron después a partir de su desaparición. Pero, ¿qué pasa con un padre que adora a su hijo, pero que no está de acuerdo con lo que su hijo está haciendo?

NOTICIAS: Justamente, en la novela hay un padre que ama a su hijo, que es montonero y no aprueba lo que su hijo hace. ¿Cómo se cruzan las diferencias ideológicas con las diferencias generacionales?

Sacheri: Yo creo que nos pasa a todos. Por más que los sueños de mis hijos no tengan nada que ver con los de esos jóvenes de hace casi 50 años, cada generación considera que el mundo es el propio, el de la propia juventud, sobre todo en ese momento fundante de su visión del mundo. Y a medida que envejecés te la pasás lidiando con otras visiones del mundo que ya no son la tuya, interpelado por visiones que necesitan otra cosa. Yo tengo 55, los '80 fueron muy fundantes para mi propia mirada del mundo: esos valores, la restauración democrática, la época de Alfonsín. El mundo de mis hijos es totalmente distinto. Es interesante ser representantes de un mundo que va dejando de importar. Pero también me parece que es importante que todas las generaciones lo sepan. No creo que haya, ni en el pasado ni en el futuro, una edad de oro sagrada. Prefiero una visión donde los que vienen ven el mundo de otro modo. Además, tienen derecho.

Montoneros

NOTICIAS: En una entrevista dijo que la guerrilla es un tema “incómodo” y que esa incomodidad se traducía en silencio. El historiador Hernán Confino tuiteó sobre su declaración diciendo que la guerrilla era motivo de “numerosas reflexiones, discusiones, escritos e intervenciones públicas”. ¿Qué piensa al respecto?

Sacheri: En casi todas las entrevistas que he concedido a lo largo de este mes vertiginoso sale la pregunta, ¿por qué escribir sobre este período? Que surja esa pregunta refuerza mi idea de que es un tema incómodo, más allá de los textos académicos que se publiquen al respecto. Pero, precisamente, no perforan hacia la discusión pública general, no hay ficciones que hablen de esto. Eso es lo que reclamo.

NOTICIAS: ¿Considera que su novela es crítica de la lucha armada?

Sacheri: A mí me resultaba interesante que un personaje estuviera ligeramente corrido del centro, precisamente para que viera las cosas de un modo diferente a las de su entorno. Los demás están absolutamente convencidos de lo que hacen y me pareció importante respetar su nivel de convicción. Los capítulos que están narrados desde esos personajes tienen la solidez de esa mirada y lo que están haciendo es coherente. Cuando hablaba de tener respeto hablo de que los personajes tienen que ser coherentes con su manera de ver el mundo. Después vos, como lector que tiene su propia coherencia, te aproximarás con simpatía o con sentido crítico. Pero desde mi mirada me parecía importante no ejercer una crítica. Creo que vos como lector tenés el derecho de pararte donde vos quieras y que mis perspectivas no sean un peso con el que tengas que lidiar durante la lectura.

NOTICIAS: El año pasado publicó “Los días de la revolución”, un libro de historia. ¿Se viene otro tomo?

Sacheri: Estuve laburando mucho en el segundo tomo, con el que voy a llegar hasta 1852, a la batalla de Caseros, un momento muy bisagra. La idea es seguir con dos libros más.

Guerrilla

NOTICIAS: ¿Cómo cree que nos encuentra la historia en este momento?

Sacheri: Me da la sensación de que se profundiza un panorama antitético de opciones: o una economía fuertemente capitalista, abierta al mundo y al mercado; o una economía donde el Estado es cada vez más grande. Sobre todo si separamos votantes de candidatos. Si yo analizo candidatos, daría la sensación de que hay más candidatos “pro mercado”, o de “centro derecha”, para decirlo de una forma más amplia. Serían claramente mayoría, aún dentro del espacio del peronismo. A nivel votantes, yo creo que la dicotomía sigue vigente y aunque no soy analista político, me resulta interesante esta tensión que hay en un espacio político fiel al kirchnerismo, por la mirada que tienen sobre el Estado y la economía ¿Cómo van a reconciliar estas ideas con un candidato que, se supone, tiene que representar esa mirada, pero da la sensación de que tiene otra?

 

Galería de imágenes

Tomás Rodríguez

Tomás Rodríguez

Redactor.

Comentarios