Domingo 22 de mayo, 2022

CULTURA | 05-02-2022 12:16

Isabel Allende: ¿Por qué es la autora en español más vendida del mundo?

Hace 40 años publicó su primera novela y acaba de lanzar “Violeta”. Claves del éxito perpetuo. La relación con el público y la prensa. La serie sobre su vida.

En 2022 se cumplen cuarenta años de la publicación de “La casa de los espíritus”, la primera novela de Isabel Allende. La cifra redonda de este aniversario, como no podía ser de otra manera, se celebró con la publicación de un nuevo libro, “Violeta”, presentado hace pocos días en una conferencia de prensa global, que reunió a 200 periodistas. Y es que, cuando se trata de la escritora chilena, todos dejan de lado los prejuicios que pudiera despertar su obra, para sentarse a dialogar con la mujer que ha sabido ganarse el respeto de la prensa con su sinceridad y sentido del humor.

Violeta, Isabel Allende

Veinticinco libros después de esa primera novela, Allende es hoy la autora en español más leída del mundo, bestseller asegurado en cada uno de sus lanzamientos y con lectores devotos en todas las lenguas. Historias de amor, libros de ensayo y textos en los que brindó el testimonio de su propia vida, todos son recibidos con idéntico fervor por su público. ¿Cuál es el secreto de su éxito? Aquí intentamos descifrarlo.

Su destino

Como la casa sobrenatural que supo imaginar en los años '80, la carrera y la vida privada de Isabel Allende han estado sujetas a eventos inesperados, que torcieron sus objetivos originales y la transformaron en la autora famosísima que es hoy.

El primero de esos eventos fue el exilio al que tuvo someterse después de la muerte de Salvador Allende, primo de su padre. El golpe de estado que derrocó al presidente en 1973, la obligó (como a toda su familia) a salir de Chile para poner a salvo su vida. Hasta allí, el periodismo era su principal ocupación. Isabel escribía columnas en la revista “Paula” y conducía programas en televisión. Pero, el exilio de 13 años en Venezuela la forzó a empezar de cero y a diversificar sus ocupaciones. “Lo que me hizo ser escritora es que no pude seguir siendo periodista. Era periodista en Chile y era muy feliz -contó hace pocos días en la presentación de “Violeta”-. En el exilio viví en una especie de silencio forzado hasta que, por una casualidad, terminé escribiendo 'La casa de los espíritus”. Me dio una voz como escritora, como mujer también. Eso no creo que me hubiera pasado en Chile”.

La casa de los espíritus

El éxito de ventas inmediato y la adaptación cinematográfica de “La casa de los espíritus” en 1993, con estrellas como Meryl Streep, Glenn Close y Jeremy Irons en los papeles protagónicos, le abrieron a Allende el difícil mercado estadounidense y la transformaron en bestseller internacional.

Su segundo libro, “De amor y de sombras”, también fue llevado al cine; cuando ya habían visto la luz otros textos muy exitosos como “Eva Luna” y “El plan infinito”.

En 1988 se estableció definitivamente en California; se separó de su primer marido, Miguel Frías, y se casó con el abogado norteamericano Willie Gordon. Pero en 1992, su vida dio un trágico vuelco cuando murió su hija Paula. El impacto de esa pérdida fue narrado en uno de sus libros más conmovedores, “Paula”, del año 1994.

“La isla bajo el mar”, “Inés del alma mía” y “El amante japonés” son otros de los muchos bestsellers que escribió a lo largo de 40 años, situados siempre en un país indeterminado, con muchos elementos de su historia familiar y de su “Chile imaginado”, tal como define a su patria tras 5 décadas de exilio.

Isabel Allende

Sombras 

Veinticinco libros traducidos a 42 idiomas y 75 millones de ejemplares vendidos, son los números exorbitantes que exhibe su editorial cuando describe el fenómeno de Isabel Allende.

“Isabel representa nuestra autora marca, la mejor contadora de historias que conozco, nuestra escritora viva en lengua española más leída, la autora que desde su primera novela hasta la última ha publicado toda su obra en nuestro grupo -explica su editor en Penguin Random House, David Trías, desde España-. También una responsabilidad para mí y el equipo porque sus novelas luego son publicadas en decenas de países de todo el mundo. No conozco a ningún escritor que transmita tanta pasión por su trabajo como Isabel. Y eso al final los lectores lo notan”.

Las cifras inmensas se complementan con las decenas de premios y honores que ha recibido en su país y en el mundo. Desde reconocimientos mundanos, como aparecer en el show de Oprah Winfrey o en la telenovela “Jane The Virgin” o en la primera fila del último desfile pre pandemia de Dior; hasta obtener el Premio Nacional de Literatura en Chile, pasar a formar parte de la mesa directiva del Instituto Cervantes, recibir el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Harvard o ser nombrada miembro de la Academia de Artes y Letras de los Estados Unidos, entre muchísimas más distinciones.

Los honores, sin embargo, nunca alcanzaron (y ese es el mayor dolor de Allende) para quitarle de encima a su obra la mala consideración en que la tienen muchos intelectuales. A propósito de esto siempre se cita, hasta en la entrada de la autora en Wikipedia, la tajante opinión de otro chileno célebre, Roberto Bolaño, cuando fue nominada para el Premio Nacional de Literatura en Chile: “Ni siquiera creo que Isabel Allende sea escritora, es una escribidora”, dijo Bolaño. La deuda que su primera obra tiene con el realismo mágico de Gabriel García Márquez es otro de los tópicos recurrentes que utilizaron siempre sus detractores para poner en duda la calidad de sus textos.

Isabel, la serie

Sin embargo, la prensa no suele maltratarla. En parte, porque Allende es un excelente interlocutora, con un espíritu periodístico siempre despierto, atento a los principales intereses del mundo en cada época. A todo responde, no hay tema tabú para ella en las entrevistas y es capaz de hacer las delicias de periodistas y lectores contando intimidades de su vida sentimental, como su reciente matrimonio con el abogado Roger Cukras.

Con respecto a la miniserie sobre su vida que se estrenó el año pasado, dijo en la reciente conferencia de prensa: “Me halagó mucho. Mi marido y mi hijo sintieron que había demasiado expuesto de la parte mala mía. Pero no pusieron nada en esa serie que yo no hubiera escrito. No guardo ningún secreto. Uno es vulnerable por los secretos que guarda. Y yo no he hecho nada tan atroz en mi vida”.

Justamente, el amor por un músico argentino que la incitó a abandonar a sus hijos en Venezuela y seguirlo a Madrid, es el “secreto” develado por la serie que más dolor causó a la familia. Un error que Allende misma se ocupó de subsanar a los pocos meses, regresando al hogar y a la estabilidad de un matrimonio que terminó por derrumbarse años más tarde.

Isabel, la serie.

Política

Su apoyo a candidatos y movimientos de izquierda y su adhesión ferviente al feminismo son dos de los datos que suman puntos a su imagen a la hora de juzgar su figura. En su reciente conferencia de prensa alabó la decisión de Gabriel Boric de que la mayoría de su gabinete fuera ocupado por mujeres (una de ellas, ministra de Defensa, Maya Fernández; es nieta de Salvador Allende) y además, que todos fueran jóvenes: “Es una nueva generación que asciende al poder. Es hora de que los viejos carcamanes se vayan a su casa a jugar bingo”.

En cuanto al feminismo, su anteúltimo libro se llama “Mujeres del alma mía” y en él rinde homenaje a su madre, su hija y todas sus heroínas. A las mujeres justamente, se dedica la fundación que preside.

Isabel Allende cumple con todos los requisitos que debería seguir un escritor de éxito: lanzar periódicamente un libro de calidad (ella los comienza siempre los 8 de enero y publica una novela cada dos años), participar de los debates públicos, ser políticamente correcta, atender con amabilidad a la prensa y entender por dónde transita el ánimo del mundo. Lo demás -carisma, talento para el diálogo y una historia personal atractiva- es el plus que convierte a la chilena más famosa en un personaje siempre rico e interesante.

 

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios