Martes 11 de mayo, 2021

ECONOMíA | 08-05-2020 18:20

Cuál sería el efecto económico de un default o un acuerdo por la deuda

Debe salirse de los análisis simplistas. Hay arreglos que pueden ser perjudiciales e impagos que pueden resolverse.

El ex secretario de Finanzas Daniel Marx rechaza los análisis “extremos” sobre las consecuencias de un arreglo o un default. “Si la oferta de Guzmán funcionase, la Argentina daría vuelta la página, pero por ahí no porque se la ve muy controvertida, que tira para adelante el ahorro fiscal. Si ofreciese mucho, en un año estaríamos reestructurando de vuelta. Si es una oferta razonable dentro de un programa que asegure el futuro de la Argentina, caería bien. Si hubiese un default agresivo sin un plan, no se sabría adónde quiere ir el Gobierno. Esto no se mide por unos puntos del PBI en los próximos meses”, advierte Marx.

Andrés Borenstein, profesor de la Universidad Di Tella, opina que “el default puede generar más problemas de desconfianza local y ser una especie de coordinador de expectativas negativas”. “Arreglar daría certidumbre respecto del tamaño de la deuda y, aunque no vas a conseguir financiamiento en el mercado en el corto plazo, empezarías el camino de la construcción de credibilidad. El tema es que el exit yield sea más bajo. La propuesta de Guzmán lo baja porque hay pocos pagos, pero no creo que genere la credibilidad suficiente si el Gobierno se relaja y cree que no tiene nada más que hacer”, analiza Borenstein. Su colega Oscar Ugarteche, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), advierte que un default abriría juicios de fondos buitre y cerraría el acceso a todos los créditos, incluso los de organismos internacionales.

En un banco del exterior evalúan que un impago parcial parece probable: “Afectaría a las empresas y haría más modesta la recuperación poscoronavirus, aunque no la impediría. Traería más costos de financiamiento, menos inversión extranjera y posibles defaults corporativos”. Un acuerdo aceleraría la reactivación y fortalecería la gestión de Alberto Fernández.

En otro banco extranjero especulan con que un arreglo despejaría la incertidumbre arrastrada desde 2018 y permitiría crecer 3% en 2021, tras caer 6% en 2020. Con un default se devaluaría más y se agravaría la crisis, pero no sería lo mismo si el impago es puntual y con visos de futuro acuerdo.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Alejandro Rebossio

Alejandro Rebossio

Editor de Economía y columnista económico de Radio Perfil.

Comentarios