Lunes 10 de mayo, 2021

ECONOMíA | 09-05-2020 00:02

Cómo prevé la economía 2020 la mayoría de expertos

Los pronósticos de las consultoras de Hernán Lacunza y Orland Ferreres, la fundación de Martín Redrado y los bancos JP Morgan, Goldman Sachs y HSBC.

La mayoría de los economistas anticipa una caída mayor a 5% y menor a 7% en el PBI argentino en 2020. Entre ellos está el ex ministro de Hacienda Hernán Lacunza, que prevé una inflación de 57%, mayor a 53,8% que dejó en herencia; un dólar a $ 95 y un desempleo de 13,5%. El consumo descendería 6,4% y la inversión, 22%.

“Será el tercer año consecutivo de recesión y probablemente el más difícil, producto de una crisis inusual a nivel global y una economía local muy débil para contrarrestarla, y que en su intento puede agravar aún más las cosas”, advierte un informe de Empiria, la consultora del ex ministro. Sin cuarentena, en el tercer trimestre del año “comenzaría una tenue recuperación que tomaría más fuerza en el último cuarto, sin llegar a alcanzar el nivel de principios de año”, continúa el reporte. Claro que la inflación se aproximaría a 6% mensual entre junio y agosto, según la misma fuente. En línea con esa presión, el dólar oficial comenzaría a elevarse y la brecha con el paralelo se ampliaría de 72% actual a 75%, es decir que cerraría el año en $ 166.

En este segundo trimestre, el consumo derraparía como nunca en 25 años y la desocupación se acercaría a 17%, según Empiria. La consultora de Lacunza basa sus cálculos en que “el Gobierno internaliza el alto costo de caer en default y llega a un acuerdo” con los bonistas.

Martín Redrado es uno de los economistas a los que escucha el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, que después desliza sus críticas internas en el Frente de Todos. También oye al ex secretario de Finanzas Daniel Marx, de la consultora Quantum, de las menos pesimistas, y al ex ministro de Economía Miguel Peirano, director del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE). Pues la fundación del ex presidente del Central anticipa una inflación del 45%, un dólar oficial a $ 90 y una brecha con el paralelo de entre 60% y 80%. O sea, la divisa sin restricciones costaría entre $ 144 y 162 a fin de año.

El déficit fiscal superaría 4%, el consumo caería 7,4% y la inversión, 22%, según la Fundación Capital. Su economista jefa, Irina Moroni, aclara que estos supuestos se basan en que se reestructura la deuda y la cuarentena se extiende durante mayo. Ferreres advierte que el PBI cayó en el primer trimestre 5,7%, se reducirá “mucho más” en el segundo, podría dar “cero o algo negativo” en el tercero y “estaría recuperándose” en el cuarto, “si es que no hay muchas empresas que hayan entrado en dificultades económico-financieras”. Aunque su previsión base es un descenso de 6% de la economía, tampoco descarta 8% si se entra en default externo. También advierte sobre posibles conflictos con la deuda local.

“La inflación de abril puede dar cero, negativo o menos de 2%, pero con la expansión monetaria que está habiendo va a dar 60% en el año”, alerta Orlando Ferreres. “Los valores del dólar oficial y paralelo son difíciles de saber porque dependen de la especulación y de lo que decida el Banco Central, pero el oficial está quedándose”, puntualiza.

El desempleo subiría a 14% o 15%, el consumo bajaría 6% o 7% y la inversión, “mucho más, especialmente por el parate de la construcción”, según el consultor. De todos modos, desestima un default: “Vamos a arreglar en la época que sea, quizá el 8 de mayo, mejorando un poco nuestra oferta, que en los primeros tres años no paga nada”.

JP Morgan, cuyo presidente local es Facundo Gómez Minujín y cuyo economista para el Cono Sur es Diego Pereira, también basa sus cálculos en un arreglo con los acreedores. Prevé un decrecimiento de 5,8%, aunque llegaría a 8% en caso de default.

Anticipa una inflación de 48,3%, un dólar oficial a $ 88 y un déficit fiscal que se ampliaría a 7,2%. El consumo retrocedería 5,3% y la inversión, 22%.

La consultora fundada por el senador Martín Lousteau, LCG, prevé una baja de 6,1% en el PBI (empeoró su pronóstico reciente del 5,7%), una inflación de 58,7%, un dólar oficial a $ 87,45 y elcontado con liquidación (CCL) a $ 139,91, con lo que la brecha se angostaría un poco hasta 60%. El desempleo llegaría a 12,1%, con el consumo descendiendo 6,9% y la inversión, 22,3%.

Melisa Sala, economista jefa de LCG, trabaja sobre la hipótesis de un acuerdo por la deuda. “De todas maneras, creemos que los costos más grandes del default ya están pegando ahora: tasas prohibitivas y no acceso a los mercados. Un default agregaría costos a mediano plazo, cuando comience la recuperación, y el sector privado no podría financiarse”, advierte la economista de LCG, que ahora dirige Guido Lorenzo.

El banco norteamericano Goldman Sachs prevé que la economía baje 5,4%, con una inflación de 35%, un dólar oficial a $ 95 y un déficit fiscal del 7,5%. El británico HSBC anticipa una contracción económica de 6,1%, con los precios subiendo también 35% y la moneda norteamericana a $ 100 en el mercado regulado.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Alejandro Rebossio

Alejandro Rebossio

Editor de Economía y columnista económico de Radio Perfil.

Comentarios