Monday 22 de April, 2024

ECONOMíA | 16-01-2024 01:24

El retorno de las cuasi monedas

El anuncio del gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, que su provincia lanzaría su propia moneda para pagar gastos, muestra la fragilidad de las cuentas públicas.

No fue el primero y probablemente tampoco será el último gobernador que amenaza con una idea ya conocida: lanzar su propia moneda. La historia reciente dice que el primer mandatario de La Rioja, Ricardo Quintela (63) que va por su segundo mandato provincial, avisó luego de ríspidas negociaciones con el Gobierno nacional que emitirá una moneda de curso legal para hacer frente a las obligaciones provinciales en materia de proveedores, empleados y jubilados locales.

Si bien citó como antecedentes al riojano más ilustre, Carlos Saúl Menem, gobernador en tres oportunidades, Presidente en dos y luego senador casi vitalicio, como el primero que utilizó una cuasi moneda para cerrar la brecha fiscal en los '80, también la provincia fue una de las tantas que luego (en 2000) acudió a acuñar su propio signo monetario para eludir el corsé monetario de la convertibilidad, paradójicamente, lanzada por el propio Menem.

Hace unos días, el propio gobernador de la Provincia de Buenos Aires también anunciaba que el Banco estatal y en atención a “los pactos preexistentes” a la Constitución Nacional retenía el poder de emitir su propia moneda y así lo haría si se estancaba el trámite de pedido de auxilio financiero.

Lo que todas las provincias reclaman es que, en una economía recesiva, se flexibilice el envío de fondos para paliar los baches financieros o lo que en Economía transferencias discrecionales de dinero, para diferenciar de las automáticas generadas por la coparticipación federal de impuestos.

A diferencia de Buenos Aires, históricamente postergada en el cálculo de la coparticipación (según cálculos del propio ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López, la provincia más grande del país aporta del doble de producción que lo que le distribuyen en concepto de impuestos), La Rioja fue la provincia que en los últimos dos años pidió más auxilios en materia financiera al Poder Ejecutivo Nacional. Ahora mismo Quintela reclama $9.300 millones que obedecerían a una deuda correspondiente al año pasado.

Según el economista jefe del IERAL, Jorge Vasconcelos, señala que La Rioja “parece responder a un patrón de provincia extremadamente dependiente de las transferencias de coparticipación y discrecionales, sin holgura fiscal (comparada con el resto), con un perfil productivo de muy limitado sesgo exportador, fuerte dinamismo en la creación de empleo público y caída (en términos per-capita) del empleo privado, ocupando puestos de retaguardia en los rankings que miden el nivel de los salarios y la formación de los recursos humanos por provincia”.

Respecto del tema de una eventual “cuasi moneda”, el economista sostiene que, en caso de llevarse a cabo el anuncio, habría consecuencias significativas bastante previsibles:

a) como los agentes económicos buscarán desprenderse antes de esos papeles que, de otras monedas, la velocidad de circulación aumentará, potenciando el descuento impuesto por el mercado al valor de eso bonos;

b) consecuencia de los dos factores anteriores, la población local sufrirá un golpe inflacionario adicional al impuesto por la propia dinámica devaluatoria del peso;

c) las empresas instaladas en la provincia verán encarecerse los impuestos nacionales en términos de la cuasi moneda (que pasaría a ser la moneda en la que cobrarían buena parte de la venta de sus bienes y servicios), porque para pagar (los impuestos nacionales) deberán cambiar bonos locales por debajo de la par;

d) puede ser que esas empresas incurran en atrasos en el pago de esos impuestos nacionales, pero, dada la ponderación de La Rioja en el PIB total, ese efecto será marginal sobre el fisco nacional;

e) habría un impacto mayor sobre la rentabilidad de las empresas instaladas, debilitando aún más los incentivos a la creación de empleos privados en la provincia.

En conclusión, una “amenaza” de una eventual autonomía monetaria en momentos en los que se tiende a la convergencia de signos monetarios nacionales en otros regionales o se adoptan medidas universales.

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios