ECONOMíA | 15-01-2023 00:03

Economía electoral: Trabajando para escenarios cada vez mejores

Para el economista que proyectaba los escenarios económicos para NOTICIAS, su rol ahora es materializar el éxito de las metas propuestas desde el Ministerio de Economía.

Mientras era consultor en macroeconomía, diseñaba escenarios y les asignaba probabilidades (subjetivas). Como funcionario público, todos los días trabajo para que los escenarios mejores sean los que puedan materializarse. Ya no puedo ver las cosas con “objetividad”. No me interesa hacerlo. Es como si fuera Lautaro Martínez por patear el último penal contra Holanda (Países Bajos con jugadores altos): sólo interesa hacer el gol, no analizar las probabilidades de errarlo o meterlo. Relatar un partido es una cosa. Jugarlo, otra bien distinta.

Jugando el partido, trabajo para que al ministro Sergio Massa le vaya bien, para que entonces al país le vaya bien. Y para que tanto el próximo año, como los años venideros, cualquiera sea el gobierno de turno, a la Argentina le vaya cada vez mejor.

Así como en el futbol de hoy, los delanteros ayudan en defensa y los defensores ayudan en ataque, en el Ministerio hay muchos temas a abordar. Pero los tema “macro” acaparan mi atención.

En nuestra hoja de ruta macro, al final del camino queremos llegar a una economía con crecimiento vigoroso e inflación bien baja (digamos, 5% anual), Y de manera “sostenida”. Es decir, sin reversiones a la vista, que tanto daño hacen.

Se podría bajar la inflación a pura represión: no sería “sustentable”. Se podría forzar crecimiento dándole con todo a la “maquinita” mientras se reprime a los que aumentan precios: no sería “sustentable”.

Por eso, para llegar al crecimiento sin inflación, el énfasis debemos ponerlo en la creación de incentivos correctos. Dejando de lado los incorrectos.

Una macro equilibrada, se logrará cuando al menos hayamos conseguido dos objetivos básicos: superávit fiscal primario y mercado único de cambios (sin brechas).

El superávit fiscal es fundamental para que no haya que emitir deuda, ni externa ni interna, ni emitir pesos, en un contexto muy débil de la demanda de pesos.  El levantamiento de las restricciones cambiarias, que posibiliten un tipo de cambio nominal estable (ya que tampoco habría emisión de nuevos pesos que alimenten la demanda de dólares y suba de su precio) y unificado, es fundamental para que los incentivos sean los apropiados. Cesarían así las importaciones sólo por brecha enorme. Y las maniobras de sobrefacturación de importaciones y subfacturación de importaciones.

Pero entre otras cosas, necesitamos contar de inicio, con un muy nivel de reservas netas en el BCRA, para garantizar que la apertura del cepo no sea inestable. Debemos despejar los riesgos de “reversión” (que vuelva a instaurarse el cepo como ocurriera en 2019).

Por eso, mientras el cepo no podamos levantarlo, deberemos seguir siendo “creativos” para conseguir dólares (dólar soja I y II), y para conservarlos (mejores controles, de ahí el SIRA).

Y mientras mejoramos las cuentas fiscales, con baja real del gasto (caída mayor del 10% en los últimos 4 meses), son también muy importantes las medidas para desacelerar la inercia inflacionaria (acuerdos de precios), de manera de acomodar la inflación a los fundamentos macro, que indican que debe estar en 2023 más cerca del 50% (igualmente altísima) que del 100% (lo que esperan las consultoras).

Orden fiscal, acumulación de reservas, mejora de la política monetaria, desacelerar la inercia inflacionario de acuerdo a los fundamentos monetarios y fiscales. Un camino de “mejora continua”.

Para que la “macro” se ponga en línea con una “micro” promisoria para años venideros (gas, petróleo, litio, cobre, agro, industria del conocimiento, etc., etc.).

Para que también, podamos bajar cada vez la probabilidad de escenarios malos. Y podamos aumentar entonces, la probabilidad de escenarios buenos.

 

(*) Vice Ministro de Economía

Galería de imágenes

En esta Nota

Gabriel Rubinstein

Gabriel Rubinstein

Director de GRA Consultora, ex Representante Ministro Roberto Lavagna en el BCRA

Comentarios