Thursday 25 de April, 2024

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 02-06-2023 09:50

Créditos de consumo: cuáles son las ventajas y desventajas de obtener uno

La crisis económica empuja a numerosas personas que recurren a estas soluciones financieras.

Un coche que se rompe y se lleva al taller, momento en el que se recibe una desagradable sorpresa: la factura a pagar es de un alto número y no se dispone de ese dinero. No es el único imprevisto económico que puede surgir en la vida de casi toda persona. A la lista hay que sumar muchos más, sobre todo en una época como la actual en la que la crisis económica está afectando a millones de familias.

Cuando resulta del todo imposible pagar una factura, una cesta de la compra con los alimentos para pasar las próximas dos semanas o cualquier gasto imprescindible, algunos usuarios se plantean recurrir a un crédito de consumo.

Antes de hacerlo, conviene tener en cuenta las ventajas que traen consigo estas soluciones financieras a las que cada vez recurren más personas. También hay que valorar algunas desventajas que no conviene obviar. 

 

¿Cuáles son las ventajas de acudir a un crédito de consumo?

Entre los aspectos positivos, los cuales son numerosos, se encuentra la inyección de liquidez muy importante que permite a los ciudadanos hacer frente a los pagos que tienen pendientes o a los que deberán realizar en un futuro.

Conviene destacar que algunos de estos pagos surgen de repente. Es entonces cuando se agradece otra gran ventaja que tienen los créditos de consumo: la gran celeridad con la que operan algunas entidades que se dedican a concederlos, siendo un claro ejemplo las cooperativas de ahorro y crédito.

En ocasiones bastan unas pocas horas e incluso tan solo algunos minutos para que la solicitud sea aprobada. Esto traslada a los usuarios una impagable sensación de tranquilidad, sabiendo que dentro de poco esa delicada situación económica que estaban viviendo pasará a ser historia. Eso sí, más adelante habrá que pagar los intereses.

Algunas entidades plantean unos porcentajes de intereses que son bastante atractivos. De nuevo, las cooperativas de ahorro y crédito vuelven a ejemplificarlo a la perfección. Otra de las ventajas se resume en recibir un trato que es completamente personalizado.

Por ejemplo, supongamos que uno de los socios que forman parte de la cooperativa necesita un crédito de consumo que sea de una cuantía muy pequeña. Esto es debido a que cada mes se ve capaz de ahorrar poco dinero, el cual destinará a ir pagando el préstamo poco a poco. En este caso, a esa persona se le ofrece un crédito de consumo con un plazo que puede alcanzar un total de 84 meses.

A su vez, el trato personalizado se hace evidente con otros aspectos tan positivos como el período para hacer frente a la primera de todas las cuotas que habrá que abonar.

Las cooperativas de ahorro y crédito son conscientes de que, cuando un usuario recurre a un préstamo, en muchas ocasiones no dispone de ningún tipo de liquidez. Así pues, pagar la primera cuota puede ser realmente complicado. Es por ello que, ofreciendo un trato único a cada socio, si se encuentran con una situación así le plantean al susodicho pagar la primera cuota en un máximo de noventa días.

Independientemente de si se es socio de una cooperativa o se opta por solicitar un crédito a un prestamista o una entidad bancaria, en líneas generales se habla de una operación que resulta extremadamente sencilla. Además, puede realizarse a través de Internet con la comodidad y la rapidez que ello conlleva. Eso sí, también hay que valorar algunas desventajas.

 

¿Cuáles son las desventajas de acudir a un crédito de consumo?

La primera desventaja la evidencian los dos últimos tipos de entidades mencionadas: tanto los bancos como las empresas que se dedican específicamente al ámbito prestamista. Y es que en ambos casos, sobre todo en el primero, hay una importante desventaja que se resume en tener que cumplir unos requisitos. El peor de todos para muchas personas es el de no haber incurrido previamente en ninguna morosidad.

Por otra parte, si se produce un atraso a la hora de tramitar algún pago, sea cual sea el motivo que lleve a dicha situación es probable que derive en tener que abonar una mayor cantidad de dinero a modo de penalización.

Finalmente hay que describir otra desventaja: el uso recurrente de créditos de consumo puede acabar traduciéndose en endeudarse de manera excesiva, resultando inviable a posteriori abonar una deuda que será desproporcionada debido a los altos porcentajes de intereses. Sin embargo, recurriendo a estas ayudas con cabeza y de manera muy esporádica, las ventajas ganan por goleada a las desventajas.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios