Viernes 9 de diciembre, 2022

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 26-09-2022 13:06

"Sonrisas disfrazadas"

.

En el mundo interno de cada persona circulan variadas emociones, con diferentes intensidades, según lo vivido. Conectarse con esas intensidades emocionales y poder manifestarlas, constituye un gran desafío: “es de valientes animarse a sentir, y decir aquello que se siente”.

Pero no siempre que asoma una emoción, su expresión es acorde con lo sentido.

Según el contexto, teniendo en cuenta las características de los vínculos y el momento interno que atraviesan, algunos sujetos disfrazan sus expresiones, para adaptarse y sostener determinadas situaciones.

 

¿Qué sucede cuando una persona siente que si no cumple con los caprichos de otro, ese otro se puede enojar?

Se enfrenta a un dilema: “si hago caso a mis ganas, tendría que decir que no, pero ¿y si digo que no y me abandona?”.

En los vínculos no solo se juegan cuestiones de amor y deseo, sino también de poder. 

Si el poder queda solo de un lado, la otra parte no se dará cuenta y lo naturalizará, siendo arrastrada a padecer.

“Es muy importante esto para mi pareja, no puedo decepcionarlo”.

Frase que denota la creencia de un sujeto en la superioridad de otro, infravalorándose a sí mismo, dejando de lado el propio deseo.

Cuestiones de poder, pueden llevarte a renunciar a tu ser.

¿Cómo no evidenciar esta renuncia al propio deseo y el sufrimiento interno, ante esa mirada poderosa y juzgadora?

“Sonrisas encubren el sufrimiento interior, sonrisas disfrazadas de un alma dañada.

Máscaras tapan el sentir, siendo habitual el fingir.

Tu valioso tiempo vuela, entre sonrisas disfrazadas, tu vida va siendo desperdiciada”.

¿Cómo frenar la incansable repetición de los disfraces de tu alma?

Expresando una palabra simple, pero muy poderosa: ¡NO!

Ten en cuenta: “decir que NO a otro que pide renuncies a tu deseo, es decirte que SI a ti mismo”.

Deja de creer en esos “otros todo-poderosos”,  nunca es tarde para comenzar a elegirte, perdiendo el miedo. 

Da lugar a sonrisas genuinas, siente tu corazón latir, dejando de disfrazar tu sentir.

Respira profundamente, tomate unos instantes, vibra con tu deseo y pulsión de vida al decir: “¡Sí, creo en mí, y en vivir mi tiempo!”.

 

Texto: Lic Germán Rothstein.

 

Instagram: german_rothstein_psicologo

Facebook: Lic German Rothstein

Twitter: GermanRothstein

https://www.decir-es.org/

[email protected]

Celular: 2235211397

Instagram Fotógrafa: milcafotografa

 

 

 

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios