Martes 6 de diciembre, 2022

EMPRESAS | 01-10-2022 15:04

El negocio del disfrute

La postpandemia modificó los hábitos de consumo e impulsa los productos relacionados con una mayor calidad de vida.

Si algo provocó la pandemia fue que la humanidad empezó a valorar lo que se perdió en aquellos tiempos de encierro y de crisis sanitaria: la libertad de movimientos y de decidir qué hacer. Esto tuvo un impacto directo en las prioridades que ahora marca la sociedad. Una de ellas es disfrutar, no dejar para mañana lo que se puede hacer hoy, así en el trabajo como en la vida. “La pandemia nos enseñó la importancia de contar con un espacio seguro para vivir, trabajar, estudiar… Estuvimos meses en nuestras casas en pleno confinamiento y tuvimos mucho tiempo para reflexionar sobre aspectos profundas y superficiales, mientras tratábamos de adaptarnos a la nueva realidad distópica que nos tocaba vivir”, analiza Ximena Díaz Alarcón, cofundadora y CEO de Youniversal.

Las investigaciones realizadas por la consultora, a través de encuestas nacionales como de focus groups con distintos niveles socioeconómicos, arrojaron que, en aquel momento, los consumidores de clase media y media-alta privilegiaron todos aquellos consumos y actividades que los hicieron sentir más seguros y en control de su cuerpo y de su vida, aprovechando mejor sus espacios hogareños: desde contratar mejores planes de conectividad, a crear pequeños lugares en los que pudieran hacer ejercicio, así como diseñar el ámbito propio para llevar a cabo el home office de manera confortable. “También se buscó aprovechar el ‘verde’, el aire libre, y transformar balcones y terrazas, además de incorporar plantas a la casa. Fue una búsqueda de conectar con algo fresco, vivo, abierto y natural, en medio de tanta preocupación. En esta búsqueda, en algunos casos incluso hubo mudanzas a barrios y zonas más alejadas, siempre que se contara con buena conectividad”, se explaya Díaz Alarcón.

Hábitos. Los estudios de mercado indican que el orden de prioridades parece haber cambiado de manera definitiva tanto en Argentina como en el resto del planeta. “Encontramos que 8 de cada 10 consumidores declaran que la salud es lo más valioso que pueden tener y que la postpandemia cambió sus prioridades”, subraya Díaz Alarcón. Los relevamientos arrojan, además, que, a pesar del actual contexto económico, los consumidores privilegian el “aquí y ahora”: 7 de cada 10 coinciden con que disfrutar de pequeños o grandes momentos aporta a una mejor calidad de vida, agrega el estudio.

A escala global, por caso, se observa un crecimiento del gasto en los cuidados estéticos de las personas del orden del 12,5% anual y se espera que, para 2026, el sector crezca otro 15%. “No es novedad que el mercado de la medicina estética no invasiva está en auge. Creo que es mayor la toma de conciencia sobre la importancia del cuidado y bienestar personal. Sentirse y verse bien no son dos factores aislados. En la postpandemia notamos un mayor interés en este tipo de servicios y productos”, señala Sebastián Navon Lemel, CEO de Clínica Lemel. El ejecutivo destaca que “existe una mayor aceptación a esta categoría por parte de un consumidor cada día más joven, que entiende el concepto de cuidado y prevención desde temprana edad a diferencia de generaciones anteriores”.

Productos de diferentes rubros ganan espacio en esta nueva tendencia. Por ejemplo, las bañeras térmicas también aparecen en escena como otro de los “gustos” que eligen los consumidores. Martín Lan, fundador y CEO de The Loop Pool, coincide con que se trata de un fenómeno que se relaciona con cambios en el estilo de vida por efecto de la pandemia. “Con la mayor presencia en el hogar, comienzan a surgir demandas que antes no existían con el fin de lograr un mayor bienestar en los ambientes de la propia casa. Aparecen esos nuevos espacios en los jardines en los que la gente armó un fogón para reunirse. En ese mismo momento es cuando surge también el éxito o la demanda de las bañeras nórdicas que vendemos”, amplia Lan.

Escenario. Este fenómeno trascendió el tiempo de encierro y también fue detectado por algunos cabañeros y hoteleros, quienes incorporaron el servicio como un valor agregado para sus clientes. “Nos llamaron para instalar bañeras nórdicas en el sur, en Mendoza, Misiones y en Entre Ríos, porque se volvió vital para el ocio, garantizar el disfrute con una buena experiencia de relax”, agrega.

Lo gourmet no podía quedar al margen de esta movida. América Latina, por primera vez, registró la mayor tasa de crecimiento interanual de Thermomix, la marca alemana de robots de cocina que combina 16 funciones de electrodomésticos en un solo dispositivo. Las operaciones de países como Argentina, Uruguay y Chile transformaron a la región como una de las más destacadas del planeta. “Los resultados alcanzados en estas naciones rompieron una tendencia histórica porque Europa dominaba en todos los segmentos. Sin dudas, el contexto de la pandemia fue una circunstancia especial que contribuyó mucho a impulsar las ventas en Argentina”, sostiene Beatriz Macaya, gerente general de Thermomix para Argentina y Uruguay.  A su juicio, el producto fue la solución en muchos hogares para “quienes asumieron la responsabilidad de llevar la tarea de cocinar para los miembros de la familia todos los días”.

No hay rubro que quede al margen de la nueva tendencia de consumo del segmento que cuenta con mayores recursos. En cada crisis hay una oportunidad, reza el viejo proverbio chino. Por eso, las empresas no dejan para mañana el negocio que pueden hacer hoy.

 

 

 

También te puede interesar

por Marcelo Alfano

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios